Retrospectiva: Highly Evolved, el tercero en discordia

Se encargaron de probar que la actitud y la necesidad de marcar siempre un lenguaje nuevo para cada generación que aparece no morirá mientras la locura y la valentía vayan de la mano.

A The Vines los conocí mas o menos en décimo de bachillerato, por lo que estaríamos hablando del 2008. Evidentemente fue mucho después de su “cuarto de hora”. Es hasta gracioso, porque fue por un trabajo de ingles en el que estaba con un amigo que es un conocedor mas consumado en estas cosas que yo. Debíamos hacer una cartelera con un interprete musical en ingles, y luego de descartar a Franz Ferdinand “para que no se lo putearan” y a Muse por razones similares, mi amigo sugirió que la cartelera en cuestión tratase sobre ellos.

Muchos o escogían bandas clásicas de rock, o bien escogían cosas tipo Madonna o Michael Jackson. Por eso es que ese episodio fue tan especial. Cuando expusimos la cartelera (ese día expuse de forma casi automática porque ni siquiera sabia de quienes estaba hablando), la curiosidad me mató y decidí investigar un poco. Fue en esos días que conocí “Get free”, “Ride” y “Outtathaway”, iniciando así un respeto hacia esa banda, y algún momento de locura solitaria en mi cuarto mientras sonaban las guitarras de cualquiera de esos temas… Varios años después una vieja amiga me dijo que había visto el disco protagonista de esta Retrospectiva en rebaja (creo que con un 10 o 15% de descuento), con lo que no me lo pensé dos veces y ese mismo día lo compré.

Cuando inicié estas Retrospectivas, lo volví a recordar hace unos días mientras movía algunas cosas de mi cuarto. De hecho la iba a publicar primero que la de Van Halen, pero por cuestiones de tiempo debí cambiar de planes. De cualquier forma cuando me volví a internar en su escucha, simplemente cedí a la inspiración para que hiciera su trabajo.

Así llega una nueva retrospectiva: Highly Evolved, el disco con el que debutaron los “Nirvana australianos”, The Vines, la banda del genial pero conflictivo Craig Nicholls.

Contexto

The Vines nace en la segunda de la mitad de los noventa gracias a tres personajes claves en esta historia: Craig Nicholls, Patrick Matthews y David Oliffe; respectivamente guitarra y voz, bajo y batería. Notablemente inspirados por Nirvana (hicieron covers de ellos en sus inicios), salen a tocar en bares de Sydney a la par que consolidan un sonido propio que, en muchos sentidos, hace que las comparaciones con Nirvana pierdan mucha lógica. A la par que ellos, aparecían, en Estados Unidos The Strokes y en el Reino Unido The Libertines.

Para el momento en que deciden entrar a los estudios, la escena del rock alternativo que sus admirados Nirvana hicieron despegar unos diez años antes, se encontraba en estado comatoso. Lollapalooza no encontró una banda cabeza de cartel por esos años y debió celebrarse de forma intermitente durante algún tiempo, el britpop hacia tiempo que había terminado y no parecía que se pudiera reinventar, agregándole a esto el ascenso de figuras pop como Britney Spears, las boy bands y algunos personajes desarraigados de estas que apelaban a clichés en ocasiones, indeseables, como fue el caso de Robbie Williams y Justin Timberlake.

Es por este motivo que a comienzos de la década pasada surgen varias bandas con un estilo mas proto-punk, o incluso directamente punk mezclado unas veces con el sentido melódico de los grupos de la Invasión Británica (concretamente The Who o The Kinks), y otras veces mezclando el punk con el grunge que elaboraba Nirvana. Este ultimo sobre todo seria el responsable (al menos a nivel de inspiración) del sonido que se podría escuchar en las doce pistas de Highly Evolved.

El disco

Y cuando hablo a nivel de inspiración, lo hago porque resulta increíble hablar de The Vines como un asunto netamente grunge. Estamos de acuerdo en que Craig rasga su voz con frecuencia, que las letras por momentos tocan temas similares y que las guitarras tienen sus momentos crudos. Pero en realidad, esas mismas guitarras tenían una ambición y un sentido desde la producción mucho mas pulidas y conscientes de si mismas que los estallidos emocionales en las cuerdas por parte de Kurt Cobain. Desde mi punto de vista, tienen mas parentesco con la psicodelia que con el grunge propiamente dicho.

Rob Schnapf se encargaría de la producción, luego de su trabajo previo con Foo Fighters, Beck y especialmente, Eliott Smith. Como un reflejo de la necesidad de sonar bien pero con explosividad, algunas partes de batería no fueron ejecutadas por Oliffe, quien comenzó a comportarse de forma extraña al vomitar antes de las sesiones, e incluso (en palabras de Nicholls) apagando cigarrillos con su propio brazo. Debio ser reemplazado en varias canciones por músicos de sesión, entre los que se incluye Joey Waronker, mejor conocido por su trabajo en R.E.M.

“Get free”, “Highly Evolved” y “Outtathaway” dan buena cuenta del estilo mas guitarrero de The Vines. Los gritos de Craig se hacen notar rápidamente, demostrando que cuando se trata de hacer que el publico haga cosas tan frikis como la del tipo que se pega con el zapato al inicio del vídeo de “Outtathaway”, no existe una banda que lo consiga de forma mas efectiva que esta. “Ain’t no room” y “Sunshinin” siguen el tono guitarrero, pero realmente se quedan cortas en comparación, constituyendo el relleno del álbum.


“Country yard”, “Factory”, “In the jungle” y “1969” se distancian mas del componente crudo para probar un estilo mas experimental y psicodelico. Las canciones pueden ser mas largas y con aroma de viaje (caso de las ultimas) o pueden aplicar su talento para probar otras dinámicas sonoras en un formato mas convencional (caso de las dos primeras). Esas cuatro canciones demuestran lo lejos que pudo haber llegado The Vines (a nivel de aceptación) si hubiese recibido la atención necesaria.

Pero donde realmente se distorsiona esa dualidad The Vines/Nirvana es en los momentos acústicos. “Autumn Shade”, “Homesick” o “Mary Jane” se alejan muchísimo de cualquier intento de comparación con el Unplugged de los de Aberdeen, pasando a mencionar personajes como The Beatles, Oasis, The Beach Boys, o sus compatriotas The Easybeats como puntos de referencia que puedan explicar temas tan melódicos y tan bien trabajados desde la producción y la composición como esos.

Recepción


Fue lanzado en 2002 por Capitol Records. Se lanzaron 4 sencillos: “Highly Evolved” (nombrado como sencillo de la semana por el NME), “Get Free”, “Outtathaway” y “Homesick” (solo para Australia). Llego al 3 en las listas británicas y al 11 en las norteamericanas, logrando vender 1.5 millones de copias alrededor del mundo. Las criticas enfatizaron bastante en el ímpetu mostrado por la banda y la facilidad para pasar de la crudeza de “Get free” a la belleza melódica en “Homesick” o en “Autumn shade”.

La gira fue una autentica locura, siendo en vivo donde las dichosas comparaciones con Nirvana cobraban algo mas de sentido. Nicholls sencillamente se comporta como un psicopata al que le soltaron las cadenas, y pronto se gana unos seguidores a la altura de su propia figura. Para compensar la ausencia de Oliffe en los tarros, convocan a Hamish Roser y a un nuevo guitarrista, Ryan Griffiths. Esa formación se encargaría de grabar el esperado segundo trabajo de la banda, Winning Days, en 2004.

Legado

Hay buenos discípulos, buenos maestros, las dos cosas a la vez, y esto… buena imagen de Alex Turner.

Siguiendo (al menos parcialmente) la estela de grupos como Grinspoon o Silverchair y a la vez marcando una pauta completamente diferente a la de esos grupos; Highly Evolved, junto al Is This It de The Strokes y el Up The Bracket de The Libertines, da comienzo al movimiento del garage rock revival del que surgirían grupos como The White Stripes, The Hives o sus compatriotas, Jet. Le dio un nuevo aire al rock alternativo, atreviéndose a probar con elementos diferentes en cada canción, pero que de alguna forma aportaron solidez y frescura al disco. Y por encima de todo, le dio alas a la siguiente generación de bandas indie rock, encabezada por Franz Ferdinand, Arctic Monkeys (Alex Turner ha dicho en varias entrevistas que Nicholls le demostró “como se debe comportar un cantante en el escenario”), o Mando Diao.

Desafortunadamente Highly Evolved le trajo también un legado problemático a The Vines. Ademas del cambio de miembros constante (a la fecha Craig es el único miembro original que sigue con la banda), la atención de los medios a The Vines descendió de forma casi tan rápida como subió (o tan rápido como se supo del Sindrome de Asperger de Craig) y ya para el momento en que salio a la venta Winning Days, la critica los atacó sin ninguna consideración (tomando en cuenta que fue un esfuerzo bastante valido para consolidar y expandir el sonido de su debut) desde ese momento y hasta la fecha, donde no han conseguido igualar en lo mas mínimo su nivel de popularidad de comienzos del 2000.

Y aun y con esas complicaciones, se encargaron de demostrar que el rock alternativo todavía tenia mas cosas por decir, que la actitud y la necesidad de marcar siempre un lenguaje nuevo para cada generación que aparece no morirá mientras la locura y la valentía vayan de la mano. Porque a un rockero con Asperger, hay que matarlo bien muerto. Que se lo digan a Gary Numan.

Y sin mas preámbulos: ♪I’M GONNA GET FREE, I’M GONNA GET FREE♪

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s