Reseña: Maximo Park – Too Much Information

Por mas que uno sea de esas personas que prefiere a los que se arriesgan a caminar por esa cuerda floja llamada “cambio de estilo”, nunca se deja de agradecer que bandas como Maximo Park sigan en el negocio.

Maximo Park fue una de las primeras agrupaciones indie que conocí por cuenta propia, y una de mis favoritas por esa facilidad para combinar el post punk revival con el britpop. Encontrabas desde la primera hasta la ultima canción que podían ser tan vibrantes como melódicos. Ademas, el grupo de Newcastle destaca notablemente por la gran voz de Paul Smith y unas letras interesantes que los han puesto si bien no a la altura de Arctic Monkeys o Franz Ferdinand (que se han movido más o menos en la misma linea) les dieron una buena posición dentro del movimiento indie del Reino Unido.
No esperaba un nuevo álbum tan rápido, pero hay dos posibilidades: o el buen momento mostrado en The National Health se prolongo por un rato mas, o las ventas del mencionado álbum fueron menores de lo esperado y debieron compensar con otro trabajo. Sea como sea, nos tomaron por sorpresa. 
Según explicaban a comienzos de enero cuando se hizo oficial el lanzamiento de Too Much Information, el disco comenzó siendo un EP, pero pronto se dieron cuenta de dos cosas: que las canciones eran demasiado buenas, y en consecuencia, el formato EP podría hacerlas mas fáciles de olvidar. Con “Leave This Island” sirviendo de abrebocas y motivación para escuchar su quinto trabajo discográfico, aquí empieza la reseña de Too Much Information.
Arrancamos con “Give, Get, Take”. Típico tema synthpop pasado por post punk de Maximo Park. Smith como siempre logra darle un sentido mas personal con su voz. Aunque sigue enganchando, se siente algo entumida en la producción. Podría tener mucho mas ímpetu, siendo esto una cruz con la que tendrán que cargar en la mayor parte de Too Much Information: la producción, que corrió a cargo de la misma banda, no estuvo a la altura de las circunstancias. “Brain Cells” empieza con una dosis de minimalismo mientras muta progresivamente a un synthpop envolvente y misterioso, al mejor estilo de Orchestal Manouvres in the Dark. Es un rumbo totalmente diferente en su música que por cuenta de un servidor, tiene el aprobado. 
Le llega el momento a “Leave This Island” el primer adelanto, y uno que deja bastante claro que no han sido y no son una banda cualquiera en el indie británico. Demuestra que no se dejan maniatar tan fácilmente por los vaivenes de la moda o la industria, sino que saben que el suyo es un estilo que va mas allá de todo eso. Sintetizadores relajantes, melodía marcada por el piano, y Smith en la suya: dándole alma y vida a la canción. Síntoma de madurez que si se logra mantener así de bien en el futuro, solo podrá dejar satisfacciones para Maximo Park.

“Lydia, The Ink Will Never Dry” recuerda las canciones de The Cure en su periodo “A night like this” o “In between days”. Buena guitarra de Duncan Lloyd, y la batería de Tom English, que aun en la sencillez sabe sonar con autoridad. Luego encontramos la mas guitarrera “My Bloody Mind”, que igualmente conserva el gancho de la anterior. Es medio beatlesca, y mucho mas despojada que las canciones que se han escuchado hasta ahora. “Is It True?” tiene el gancho de Lucas Wooller en los teclados de los primeros Depeche Mode o Gary Numan, mientras el ritmo tiene ese toque comercial y a la vez aplastante de Billy Idol o The Romantics. Si le suman a eso la batería de English, tienen un acople perfecto. 
“Drinking Martinis” es bastante deudora de Wire, aunque pinta mas para ser britpop. La letra tiene el sello de la banda en The National Health: mostrando la desolación de un mundo cada vez mas solitario, individual y nocturno. En esa letra siento que se resume la idea de Too Much Information: el bombardeo publicitario en todos los ámbitos de nuestra vida nos impide procesar todo eso de la forma adecuada, y acabamos viendo solo una sombra de las personas que debimos haber sido y que al final nunca fuimos ni seremos.
La influencia de la banda londinense se evidencia igualmente en “I Recognise The Light”. Es casi como si en vez de Smith fuera el mismo Colin Newman de Wire quien canta. La batería y algunos momentos del piano son las que la separan un poco del cliché. “Midnight On The Hill” es mas relajada que las anteriores, y curiosamente con mas fuerza en la ejecución que muchas de las canciones que se han escuchado hasta ese punto.
En “Her Name Was Audre” es casi volver a ver a Maximo Park en A Certain Trigger o Our Earhly Pleasures: potentes, descomplicados, despojados de cualquier necesidad de hacerle competencia a algo o alguien. Los teclados de Wooller son mas decorativos de lo que otros temas podrían sugerir, con letras tan ingeniosas como los riffs de guitarra de Lloyd, y un English tan travieso y pegadizo como de costumbre en la batería. El final, “Where We’re Going”, llega cargado de esa empatia de estadio en cada verso, con una guitarra que invita a corear la letra a todo lo que de nuestro cuerpo. Cierre bastante bonito para un disco que pudo sonar mucho mas solido.
Hay quienes dicen que sacrificaron la diversidad de sus trabajos anteriores para mostrar mas cohesión, pero Too Much Information no deja un buen sabor en ese sentido. Se muestran como una banda limitada por su propia ambición. La producción no fue la mejor en muchas canciones, por lo que si hay forma de revalorizar un trabajo así, solo será en los directos. Personalmente, no me habría molestado si demoraban el disco unos cuantos meses, hasta perfeccionar ciertas cosas en la mezcla.
Y aun a pesar de eso, tienen claro a donde van y por qué quisieron ser una banda en primer lugar. Por mas que uno sea de esas personas que prefiere a los que se arriesgan a caminar por esa cuerda floja llamada “cambio de estilo”, nunca se deja de agradecer que bandas como Maximo Park sigan en el negocio. Si se trata de establecer una identidad en un mundo que no deja de cambiar, los chicos de Newcastle van con cada disco que pasa, demostrando que ellos siempre estarán ahí para quien quiera escucharlos. Y algo incluso mas importante: que la madurez no les impide seguir lanzando buenas canciones. “Leave This Island” y “Her Name Was Audre” ilustran bastante esa impresión.

Mi recomendada es “Brain Cells”. No se si llamarlo un riesgo creativo por parte de Maximo Park, pero definitivamente uno no espera esas cosas de ellos.
Aquí va “Is It True?”.

Calificación: 3/5
Anuncios