Reseña: St. Vincent – St. Vincent


Es la prueba de que en un mundo donde existen estereotipos hasta para salirse de los mismos, hay momentos y personajes muy concretos que se pueden salir con la suya sin esfuerzo aparente.

Una de esos factores que contribuye siempre a darme material tan interesante para abordar en los posts que escribo, es sin duda la globalizacion. En muchas cosas ha resultado alucinante y en otras el infierno en vida, pero en general no puedo sentirme mas que satisfecho por la sencilla razón de que, sin ella, este blog no existiría.
¿Por qué digo esto? Bueno, ocurre que St. Vincent llego a mi vida gracias a la globalizacion. Un Coachella 2012 que sencillamente puedo calificar de imbatible, me presentó a esta mujer, cortesía del streaming de Youtube (si la memoria no me falla, fue el primer servicio de streaming que se hizo para el evento en su historia). Y la verdad, creo que es una de las cosas mas inmediatas, potentes y freaks que he visto hasta la fecha.
En esa ocasión estaba girando con su tercer trabajo, Strange Mercy. Los dos anteriores, Marry Me y Actor todavía no tenían tanta resonancia en los medios, si bien dejaban claro ese cruce entre Siouxsie Sioux y PJ Harvey que representa Annie Clark, el verdadero nombre de ese ente que en los conciertos parece hipnotizar no tanto con seducción, sino con el misterio de saber qué es lo que mueve a esa mujer a crear ritmos tan extraños como esos. Ese mismo 2012 y luego de 4 años de trabajo, apareció Love This Giant, un disco grabado en conjunto con David Byrne donde la enciclopedia musical del ex-Talking Heads y el sentido del ritmo de la nueva joya del indie estadounidense dieron como resultado que el alcance y la reputación de St. Vincent fuesen muchísimo mayores de lo que el mas optimista esperaría.
Concluido el trabajo y la gira con Byrne, Clark trabaja en su siguiente álbum, donde las enseñanzas de Love This Giant y el deseo de retomar las cosas por donde las había dejado con Strange Mercy se mezclan en las 11 canciones que conforman este homónimo, del que ya conocemos los sencillos “Birth In Reverse”, “Digital Witness” y “Prince Johnny”, este ultimo que sale a la venta el día de hoy.

St. Vincent empieza funky en “Rattlesnake”. Muestra desde el principio por donde se moverá el disco: mucho del espíritu new wave de Talking Heads o Devo, cruzado con ese extraño sentido del ritmo de St. Vincent que viene caracterizando su carrera desde los inicios. Le llega el turno a “Birth In Reverse”, un post punk que deja boquiabierto a cualquiera que conoce a St Vincent desde incluso antes de su colaboración con Byrne. La batería lo es todo. La influencia de Devo es mas que obvia en ese frenesí freaky de la canción. Las guitarras te dan esa libertad de saltar y bailar como te venga en gana.


“Prince Johnny” es un viaje hacia lo desconocido. Notoria influencia del Bowie de Scary Monsters o los mejores Ultravox, por la tendencia new romantic de la voz. Te hace sentir cierta desolación, pero también una tranquilidad espiritual muy poderosa. En “Huey Newton” la encontramos ahora en el papel de Dido, demostrando que no se siente intimidada por incursionar en el trip hop. No es la primera vez que lo hace, pero es un hecho que consigue hacerse mas fuerte que nunca cuando el desafío es mayor, como lo es en este álbum. Y hablamos de un desafío que implicaba ir mas allá de su colaboración con Byrne, mas allá de sus contemporáneas en su propio juego, y mas allá de si misma. St Vincent lo hace con algo muy simple: metiendo guitarras en la recta final y haciendo que el tema mute hacia algo mas industrial.

En “Digital Witness” lo que se aprecian son los rezagos de Love This Giant haciendo acto de presencia, pero sientes que aun con esa referencia inevitable, vez a St. Vincent buscando siempre su propio lenguaje, su forma de expresar su idea con otras palabras. Por momentos tiene algo de la densidad talkignheadiana de Fear of Music o Speaking in Tongues.
Con “I Prefer Your Love” vuelven los teclados prolongados, los ambientes temperamentales, y el trip hop en forma de una batería que le pegaría bien a Portishead. Y cuando eso ocurre, es porque le pegarías a una película de James Bond con incluso mas efectividad que Adele y su “Skyfall”, para ponernos contemporáneos en las comparaciones. Le sigue “Regret”, un cruce entre Talking Heads y The Specials. Trip hop en los coros, y un gran trabajo en las guitarras, que por momentos dan pruebas de su crudeza, y en otros parecen emular los vientos de su disco con Byrne.
Aparece ahora un numero mas exótico en “Bring Me Your Loves”, con la batería sosteniendo todo. La distorsión de la guitarra y los teclados contribuyen para asentarlo en la new wave. “Psychopath” cumple un papel parecido al de “Heart of glass” para Blondie: es su canción bandera. Toma todo lo que la representa y lo hace un poco mas convencional, como para no dejar cabos sueltos en lo que a publico se refiere. Es como una especie de manifiesto donde el leit motiv es: “quiero gustarte”.

Vamos llegando a la recta final y encontramos un analgésico hecho canción, que se titula “Every Tear Dissapears”. Es algo que podrías escuchar estando en coma. Los teclados manejan un ambiente fantasmagórico, con algo de psicodelia. El final se torna mas lento para cuando inicia “Severed Crossed Fingers”, con influencia fuerte de los cuarenta o cincuenta, utilizando muro de sonido. Pero le añade sus guitarras distorsionadas para que se sienta como un experimento mas personal.
Fácilmente lo puedes definir como un trabajo didáctico. Uno que te ofrece entretenimiento y conocimiento. Uno que no teme ir mas allá de su propio ser. Es la prueba de que en un mundo donde existen estereotipos hasta para salirse de los mismos, hay momentos y personajes muy concretos que se pueden salir con la suya sin esfuerzo aparente. St. Vincent se salió con la suya, sin sacrificar mucho de su estilo, usando a la new wave y a Talking Heads como punto de referencia inevitable, y reinventándose para poder abordar estilos mas allá d
e lo que podia apuntar con sus primeros trabajos.
Mi recomendada es “Psychopath”. Es sin duda la que mejor representa todo lo que es St. Vincent, y a la vez te da algunas pistas de como podría desempeñarse en el futuro.
Aquí va “Every Tear Dissapears”.

Calificación: 5/5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s