Reseña: Skrillex – Recess

Puede que si estemos hablando entonces de un debut, porque los EPs no daban pistas de una reinvención tan alucinante como la que se aprecia en Recess.

Skrillex es una de esas cosas raras que pasan de vez en cuando en la música. Con una serie de EPs que marcaron época, fue capaz de encandilar a todo el planeta con hits como “Scary Monsters and Nice Sprites”, “First Of The Year (Equinox)” o “Bangarang” y haciendo que el dubstep se convirtiera en sinónimo de electrónica durante tres o cuatro años. Cada canción del norteamericano parecía un golpe al hígado para el house de David Guetta o el mismo Calvin Harris, que con demasiado esfuerzo lograron mantenerse vigentes, a la par que llegaba competencia con deadmau5, Nero o Steve Aoki.
Luego de revolucionar el mundo de la electrónica del 2011 para acá, mas de uno presentía que con tantos exponentes (o imitadores) surgidos por el ejemplo de Skrillex, sumados al hecho de que su “licuadora” (los ruidos que llegan al estallar el bajo) se volvió un cliché del que muy pronto quisimos escapar. Y cuando mas parecía que Sonny Moore (nombre verdadero del protagonista de este post) seguiría en esa dinámica, aparece en 2013 un nuevo EP: Leaving. Un momento de bajar las revoluciones con solo tres temas, “The Reason”, “Scary Bolly Dub” y “Leaving”, que fue sin duda algo que le hizo preguntarse  a mas de uno, ¿Y ahora qué hace?
Para hablar del “debut” de Skrillex, tenemos que hablar del 2013, y para hablar de ese año, tenemos que hablar de Disclosure. Aunque Leaving contenía un sonido mas relajado y ambiental, es el debut de los británicos el que viene a cambiar totalmente las reglas de juego para la electrónica, pues entra a jugar un componente que no se había tomado en cuenta hasta la fecha, o que parecía perderse en la obsesión descarada y obscena de patear discotecas: la sofisticacion.
A eso apela Skrillex en esta ocasión. Solo encuentras unos pocos números dubstep propiamente dichos que son “All Is Fair in Love and Brostep”, el primer sencillo “Try It Out”, “Ragga Bomb” y “Ease My Mind”. El resto es una experimentación atrevida y muy interesante con elementos del big beat de la linea que maneja The Prodigy, alguna profundización en los sonidos jamaicanos mas puros como en “Ragga Bomb” y en “Ease My Mind”, o en mutaciones posteriores, porque incluso hubo por momentos beats como los del reggaeton en “Recess”.
A eso se le suma una madurez notable en la forma en que la “licuadora” hace acto de presencia en temas como “Fuck That”, o las mismas “Ease My Mind” y “Recess”. Debo aclarar que cuando hablo de la “licuadora”, hablo del conjunto de ruidos que van al estallar los bajos. En resumen, de lo que hizo grande a “Scary Monsters” la primera vez que todos la escuchamos. En ese orden de ideas, es increíble como asimiló de bien el hecho de que podía prescindir de ellos y probar otras dinámicas para hacer saltar a su gente. O tal vez no tanto, al fijarnos en el EP inmediatamente anterior a este disco. 
La influencia british no aparece solo por Disclosure como en el caso de “Stranger” (donde parece cruzar todas las particulares influencias que hacen interesante el disco) o en “Fuck That” y “Fire Away”, sino por la forma en que decide probar con el antecesor del dubstep: el drum and bass. En ese sentido resulta espectacular su desempeño en el cierre de “Doompy Poomp”, con cierto sabor a “Higher Than The Sun” de Primal Scream. Hasta puedes sentir la influencia de gente como Gorillaz, Outkast y Rudimental reflejada en temas como “Coast Is Clear”, “Dirty Vibe” (resulta fundamental el aporte de Diplo, que por momentos la pone al nivel de “Ghost Town” de The Specials) y “Fuck That”, donde aplica el dubstep de una forma que nadie esperaría.

Mientras sus compatriotas de The Crystal Method aprovecharon para regresar a sus raíces, Skrillex decide ampliarlas. Lo que con Tiesto pareció un arma de doble filo al lanzar sus Club Life Sessions dejando de lado el techno que lo hizo realmente legendario, con Skrillex parece ser que le da la razón a Fatboy Slim cuando mencionaba hace un tiempo que a pesar de no gustar mucho del estilo que lo hizo famoso, creía que “iba a ir mas allá de su propio genero”. Puede que si estemos hablando entonces de un debut, porque los EPs no daban pistas de una reinvención tan alucinante como la que se aprecia en Recess.
Mi recomendada es “Fuck That”. Realmente te vuela la cabeza la forma en que los ganchos de siempre se pueden aplicar con elegancia y armar un tema potente y versátil a partes iguales.
Aquí va “Dirty Vibe”.

Calificación: 4.5/5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s