Reseña: Foster The People – Supermodel

No puedo hablar de que tengan mejores argumentos que en Torches, pero son una banda que desde ya corre el riesgo de ser una de las mas subestimadas de la historia.

Estaba en alguna ocasión haciendo fila para un concierto. No recuerdo cual exactamente, pero había un combo de tres personas hablando de música como si fuesen los elegidos o la única verdad posible. El punto es que soltaron una frase que me puso en cierta forma a enfrentarme con algunas de esas dudas que tiene uno siempre cuando escribe sobre música: las de las prioridades. El personaje hablando de que la música del nuevo milenio era una basura (no es tan cierto como el cree), se justificaba diciendo “es que Foster The People son los hijos bobos del indie”. Recuerdo haber pensado, “Así le paga el diablo a quien bien le sirve”.
En un momento en el que a pesar de trabajos previos me decía a mi mismo que el 2011 resultaría terrible para escuchar nuevos artistas, apareció Foster The People y me dio una bofetada tremenda en la cara. El éxito de su sencillo “Pumped Up Kicks” no es ni de lejos, algo gratuito. Con un sonido pop bastante pegajoso (dado sobre todo por la batería) de ese que ya no se hace, y unas melodías bastante atrapantes (por decir lo menos), lograron un éxito totalmente inesperado en medio de la fiebre Lady Gaga y el house comprimido a basura de LMFAO y lo ultimo de David Guetta.
La cruzada de “Pumped Up Kicks” en las listas no fue para nada desdeñable. Con un puesto 13 en el Hot 100 de Billboard, y sendos #3 en las listas alternativas y en los Rock Charts de la misma publicación, siendo solo superados por Red Hot Chili Peppers y Foo Fighters, y quedando por encima de grupos de la talla de Coldplay, Blink-182 o Seether. Mas de uno se preguntaba en ese momento, ¿Tenemos los one hit wonder de la década frente a nosotros? Torches dice que no es así.
Deudores de MGMT o Phoenix indudablemente, pero con una sensación de frescura todavía mayor, Torches deja “Helena Beat”, “Don’t Stop (Color On The Walls)”, “Call It What You Want”, “Houdini”, “Broken Jaw” y por supuesto “Pumped up kicks” (para mi la mejor canción de 2011) como temas emblemáticos de este gran trabajo, que en 2012 permitió que llegaran a Colombia por primera vez. Poco después comienzan a trabajar en un sucesor para Torches, mientras el vocalista Mark Foster declara que este trabajo tendrá una influencia importante de The Kinks. La declaración de intenciones fue clara desde un principio.
Cuando me dispuse a escuchar Supermodel (previa escucha de “Coming Of Age” y “Pseudologia Fantastica”), tenia muy en mente la frase que escuche ese día en ese concierto. La verdad es que si uno hace la retrospectiva del caso, desde que ellos aparecieron en el escenario internacional el indie adquirió su popularidad definitiva como moda, tendencia, movimiento, o como prefiera entenderse. Eso tiene cosas positivas y negativas, pero que no quepa ninguna duda: fueron ellos y no otros los que le dieron legitimidad absoluta en esta década a desafiar la música desde lo comercial o desde lo underground, a elevar el frikismo a niveles de ensueño, o incluso a comportarse como el pseudo-snob que soltó semejante perla ese día.
Tomando como punto de partida esas consideraciones y el hecho de ver a Mark mencionando influencias como The Kinks, The Clash o David Bowie para la creación de este álbum, tuve claro algo que no había notado antes (o que al menos no le haba dado toda la importancia): los segundos discos son los mas difíciles de hacer. Y cuando tienes en la espalda la carga de haber superado en las listas a gente que seguía un modelo demasiado tradicional de hacer rock, con mas razón. Los segundos discos son los bautismos de fuego de toda banda. Ese es el caso de Foster The People.
El arranque que parece anticipar algo mas ambicioso y memorable que en Torches se llama “Are You What You Want To Be?”. Ritmos del indie mas bailable y africanizado, guitarras al mejor estilo de The Dandy Warhols, Mark y sus tremendas armonías; todo eso se combina en un tema que dispara expectativas sin problema. Le sigue “Ask Yourself” con sus guitarras acústicas al mando, el bajo y la batería sencillos pero reconfortantes. En la primera escucha no parecía tan claro, pero realmente se tomaron confianza para hacer un tema con aroma british por todos lados. “Just like heaven” de The Cure se me ocurre como el mejor paralelo posible a lo que buscan los Foster acá.

Con “Coming Of Age” seamos sinceros: es la formula de “Pumped Up Kicks”, pero con mas guitarra. Supongo que por eso mucha gente no quedo convencida con la canción. Pero realmente la letra evoca la grandeza frente al futuro. Frente al cambio de época. Ese solo hecho la hace especial. Encontramos la acústica “Nevermind”, que debo decir, pierde algo de la inspiración del inicio. Se les alaba la intención de probar otro enfoque creativo al reducir teclados al mínimo, pero en los primeros compases no consigue conectar tan fácil. De la sección de piano en adelante ya se siente mas seguridad.
Es el turno de “Pseudologia Fantastica”. Por curioso que sea el titulo, no cabe duda que le pega maravillosamente. Una batería autoritaria, teclados bastante exóticos, y un piano que da la “marca Foster”. Es como la versión indie de un tema de Led Zeppelin. Carga en su interior con una psicodelia y una meloseria bastante relajante, pero a la vez machaca los oídos de forma memorable. Bombazo, y no se me ocurre una definición mejor que esa.

Un breve paréntesis con “The Angelic Welcome of Mr. Jones” y sus armonías abren paso a “Best Friend”, donde apreciamos un tema Bee Gees con ritmos rotos, la resurrección de “Let’s Dance” de Bowie, con unas guitarras increíblemente insolentes y un gran trabajo de Mark, mucho mas versátil en la voz que en cualquier otro punto del disco. En vivo sera imbatible, no cabe ninguna duda. Mucho mas tomando en cuenta que es el tercer sencillo de esta producción.
“A Beginner’s Guide to Destroying the Moon” fue amor a primera escucha. No puedo ser indiferente a canciones que usen una batería tan sencilla y autoritaria como la de esta canción, a pesar de que a alguien le pueda parecer que es solo relleno. Los agregados de teclado y un Foster que no necesita esforzarse demasiado para tener un
desempeño brillante, permiten apreciarla solo por ese detalle de los tarros y algún momento interesante de los sintetizadores, ambas cosas que le dan mas carácter a la canción.

Vamos llegando al final y es el turno del mejor acústico del disco y tal vez de su carrera: “Goats In Trees”. Mucho mas creativa e inspirada que “Nevermind”, con una calidez que parece abrazarte y llevarte al lugar mas despejado de tu mente para sacarte del ambiente tan estresante que puedes tener en tu vida cotidiana. Es lo mas cercano en este disco a una mirada auto referencial de Torches. Sigue “The Truth”. Melosa, reconfortante, con los ganchos precisos en la batería, y memorable en los coros. El piano la pone en otro nivel. Ojala sea uno de los próximos sencillos.

El cierre es al mejor estilo de Jeff Buckley en “Hallelujah”, con “Fire Escape”. El protagonismo se lo llevan los arpegios sutiles de la guitarra y la voz de Mark que, muy a su manera, se impone en ese ambiente. Jugada valiente, aunque no necesariamente la mejor que podían hacer.
La versión que conseguí descargar (al parecer era la exclusiva para los que pre ordenaron Supermodel) incluía “Tabloid Super Junkie” el tema mas largo del disco. Tiene mucho de la escuela de gente como Outkast, Gnarls Barkley o Gorillaz en el ritmo. Pero el hecho de que Mark cante y no rapee le da otro sentido a esta aventura. La letra contrasta por su carácter mas contestatario con esa dinámica tan chiclosa. El cierre se pone mas psicodelico, poniendo por momentos raíces hindúes y sonidos en reversa. Parece tener algo de influencia de Primal Scream.
Pienso que la clave de Supermodel estuvo en que Mark dejó de lado esa metodología que tuvo en el debut de escribir como si escribiera jingles publicitarios (como hizo durante un tiempo) y apostó por asumir los riesgos del escritor de música promedio. Con aciertos, errores, es eso lo que hace que el resultado no parezca mejor, pero es lo que le da valor a Supermodel: el riesgo de caminar en la cuerda floja sin tener la necesidad de hacerlo por otra cosa que no sean las ganas de sentir ese vértigo. 
Desde la portada se ve clara esa sensación: es una banda (aparentemente) hastiada de los flashes y la popularidad conseguida con Torches como el TT de Twitter que cambia cada hora. El objetivo es claro: demostrar que son mucho mas que eso. Pero son astutos, tampoco son indiferentes a la tendencia actual de la música. Es un trabajo donde hacen su búsqueda personal, pero no ignoran el hecho de que los ritmos africanizados y la psicodelia marcan la parada, y es ahí donde temas como “Pseudologia Fantastica” y “Are You What You Want To Be?” ganan puntos.
Es difícil hablar de que haya canciones que suenen como Torches, a pesar de que los ganchos del debut son fácilmente notables. Cuando vez a Foster con guitarras, lo encuentras increíblemente insolente, pero en los momentos acústicos les cuesta mas. En caso de un tercer álbum, seguro entenderán mejor como funciona escribir canciones de ese corte. Ese será el gran premio que tendrán por buscar salirse de la zona de confort.
Es inspiración british pasada por filtro gringo. Cuando solo se conocían “Coming Of Age” y “Pseudologia”, se veía venir que la clave de Supermodel son las guitarras. Cuando en 2012 anunciaron que ya estaban trabajando en el sucesor de Torches, mencionaban que había influencia de The Kinks en varias de las nuevas canciones. Si uno mira los títulos mas refinados de las mismas, y las guitarras mas potentes que manejan ahora, ese comentario de Mark cobra mucho mas sentido. Es un poco como su (What’s The Story?) Morning Glory: entienden que son la voz de una generación y ahora se plantean armar himnos, no venderlos. 
Para muchos seguirán siendo “los hijos bobos del indie”. Eso se acabó. No puedo hablar de que tengan mejores argumentos que en Torches, pero si puedo hablar de una banda que desde ya corre el riesgo de ser una de las mas subestimadas de la historia si no se le toma mas en serio.
Mi recomendada es “A Beginner’s Guide to Destroying the Moon”. Es una de esas joyas personales que seguramente me acompañaran a la tumba.
Aquí va “Best Friend”.
Calificación: 4/5
Anuncios

Un comentario sobre “Reseña: Foster The People – Supermodel

  1. Sinceramente soy Fosterkid desde el 2011… Y puedo decir que han sido objetos de criticas indescriptibles. Pero yo se que al arriesgarse con este genero… Le da su marca personal y hacen que arquen la vida de muchas personas como la mia (tengo 16) y pues este album es mejor de lo que yo esperaba 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s