Reseña: Young The Giant – Mind Over Matter


Tiene el carácter y la pasión que solo una banda con 5 discos encima podría tener.

Young The Giant es otra de las bandas del indie rock estadounidense post-American Idiot, a medio camino entre el neo punk y el post punk que viene exportando el país del norte desde hace unos 10 años. Aunque formados en el 2004, su debut solo apareció hasta 2011 con el apoyo de Roadrunner Records, y fue titulado como la banda: Young The Giant. Fue determinante la producción de un trotamundos como Joe Chiccarelli, encargado de trabajar con Frank Zappa y Tori Amos. Resultó una colaboración tan interesante que The Strokes lo solicitaran después para trabajar en algunas canciones de su regreso de 2011, Angles.

La clave de Young The Giant fue su, a veces, desmedido optimismo juvenil. El vocalista Sammer Gadhia mencionaba que pensaban bastante en la playa durante las grabaciones y en el hecho de que las emociones mas fuertes y sinceras venían del subconsciente, razón por la cual sus letras no eran tan pensadas. Eso parece, inspiró mucha de la dinámica tan particular del debut. El éxito no se hizo esperar, y lograron algo de resonancia con los sencillos “My Body”, “Cough Syrup” y “Apartment”. No es coincidencia que un estilo así de particular lograra resonancia a la par con unos Foster The People encopetados con su “Pumped Up Kicks”.

Para su segundo trabajo se tomaron todo el 2013, cambiaron de discográfica a Fueled by Ramen (en cierta forma, su hogar espiritual por el parentesco que comparten con bandas como The Academy Is o Fun), se pusieron a las ordenes de Justin Meldal-Johnsen en la producción, y lanzaron “It’s About Time” en octubre como el primer sencillo. A finales de enero apareció su segunda placa, Mind Over Matter, y ahora es momento de ver qué tiene adentro.


Un breve instrumental titulado “Slowdive” abre paso a “Anagram”. Tiene todo el espíritu de Vampire Weekend combinado con la dinámica de We Are ScientistsMantienen la idea en “It’s About Time”poniéndose mas crudos en las guitarras. Está a  la altura de todo primer sencillo que pueda darse el lujo de generar expectativa en su público.

En “Crystallized” la cosa se pone mas propia para estadios, ofreciendo una linea mas indie pop si se quiere. El trabajo en la voz de Gadhia para darle sentimiento y carisma al tema es tremendo. Punto para el y para Meldal-Johnsen, que parece haberles exigido un trabajo mas pulido que en el debut. Es el turno del tema que le da nombre al disco: “Mind Over Matter”. 


Es mas chiclosa, aunque con los violines ocasionales adquiere una dosis de épica que no le queda nada mal. Perfecta para escuchar caminando por la calle y sentir que la propia existencia de uno es el vídeo perfecto para esa canción. Llega la hora de probar algunos elementos mas sintéticos en “Daydreamer”, pero en general es un regreso a la dinámica guitarrera, recordando ahora a Maximo Park.

Inicia una fase dominada por medios tiempos y momentos donde la voz saca lo mejor de si misma. “Fireflight” es perfecta para encender mecheros en un estadio. Punteo delicado, voz intima y conectada con las emociones que hacen un publico corear canciones de ese tipo. “Camera” mantiene esa idea, pero con teclados sostenidos y un ambiente tremendo para dejar al publico con una sensación de infinito al concluir la canción.

Volvemos a los pulsos guitarreros en “In My Home”. Las seis cuerdas dicen presente y parece como si patearan la puerta de tu mente para clavarte con autoridad una melodía pegadiza conducida por esa voz de Gadhia que no admite oposición. En “Eros” encontramos una percusión bien “disco indie”, con un tono mas exótico claramente deudor del calipso. Es como el resultado de mezclar Foals y Vampire Weekend.
Se acerca el final y para “Teachers” vuelven las guitarras, en una forma parecida a la del inicio. Le sigue “Waves”, un ejercicio sintético que les sienta muy bien, y de paso aumenta el rango de posibilidades sobre por donde podría dirigirse la banda en un futuro, creativamente hablando. Con “Paralysis” cierran Mind Over Matter tan bien o mejor de lo que iniciaron. Guitarras crudas pero con tendencia bailable, percusión que por momentos sigue esa misma dinámica, un Gadhia en todo su esplendor, la banda mas confiada en si misma que nunca en un tema que puede decirse, es la síntesis de todo lo que se pudo escuchar en los doce temas anteriores. Es su mejor canción, sin ninguna duda.


Young The Giant mantiene algo de la linea de su debut, pero las diferencias saltan rápidamente luego de llegar a la mitad. Apreciamos momentos mas discotequeros, otros con guitarras mas crudas, y algunos donde los medios tiempos parecen dar indicios de una búsqueda de madurez que da sus frutos en la mayor parte de las canciones. Encuentras parentescos notables con Vampire Weekend y We Are Scientists en muchos tramos, pero no por eso se deja de evidenciar que en los momentos mas suaves se dan tiempo para probar otras cosas.

El trabajo de Meldal-Johnsen result
a determinante para refinar y potenciar las mejores características del sonido de la banda, dotándolos de una identidad mas consolidada. Entre la voz de Gadhia, canciones pegadizas y conciertos refrescantes; son sin duda, de lo mas interesante que nos ha regalado el 2014.

Mi recomendada es “Camera”. Tiene el carácter y la pasión que solo una banda con 5 discos encima podría tener.

Aquí va “Eros”.

Calificación: 4.5/5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s