Reseña: Damon Albarn – Everyday Robots

Suma buenos enteros a un catalogo que no admite comparación.

Damon Albarn es como el David Byrne del alternativo. Polifacético, líder nato, músico extraordinario, un letrista fuera de clase, y alguien capaz de hacer música desde puntos de partida que uno no esperaría. Encarnó con la típica elegancia del británico de los suburbios el desprecio hacia Estados Unidos y el grunge mientras estuvo en Blur, para luego abrirse al mundo, las drogas y alguna decepción amorosa cuando el britpop casi los consume en vida. Se rehace creando Gorillaz y lanzando discos con Tony Allen, Flea, Paul Simonon, e incursionando en las bandas sonoras y las operas.

Aunque siempre preferí a Oasis antes que a Blur, eso nunca impidió que los segundos ocuparan un lugar especial en mi vida. Después de todo, siempre se preocuparon por reinventarse y por no ser fácilmente encasillados en algo. Y esa es sin duda una de las cosas que cabían esperar cuando a comienzos de año se conoció “Everyday Robots”: no iba a buscar encuadrarse con tendencias o estilos dominantes. Mucho menos si tenia a Natasha Khan y a Brian Eno colaborando.
Para esta reseña y debido a que algo me decía que todo el disco iría por el tono de “Everyday Robots”, opte por no escuchar los siguientes adelantos y preocuparme mas por leer el álbum como un todo cuando se lanzara. Y es de esa forma que se presenta este debut solista de Damon Albarn.

“Everyday Robots” es deudora de los  Blur de “Under The Westway” y de los Gorillaz de The Fall. Una pista mas bien tétrica, que parece utilizar el piano sencillo de temas como “Sing” o “Closet romantic”, beats  y una progresión armónica eminentemente hip hop, y algo del espíritu de sus ultimas grabaciones con Blur. En “Hostiles” el que realmente se ha tomado la molestia de escuchar a Blur mas allá de sus sencillos, entenderá cuando digo que esta tiene espíritu de Parklife y 13 en su interior. Es una de las canciones mas sofisticadas y precisas de toda su carrera.

Apartando el guiño al consumismo en “Lonely Press Play” (denle reproducir a la canción) está muy bien trabajada, cuidada al detalle, con un papel determinante de los arreglos para que avance a placer. Todo eso resalta la voz de Albarn, fresca y atractiva, resaltando un poco el lado crooner de contemporáneos como Jarvis Cocker. “Mr. Tembo” se presenta al estilo de “Tender”, pero mas festiva al hablar de un elefante bebe que pudo conocer en Tanzania, con los clásicos guiños a la vida del Reino Unido en la letra, y que alude al factor sorpresa cuando decide ponerse hip hop en el puente. Cuenta con la participación del Leytonstone Misision City Choir.


“Parakeet” abre paso a “The Selfish Giant”, donde colabora Natasha Khan, el otro nombre de Bat For Lashes. Es dominada por el piano y permite apreciar el momento mas emocional del disco, principalmente por ese piano en plan romanticista. La letra es algo soñadora, inspirada en una visita que hizo en los noventa a Holy Loch, una especie de lago ubicado en Dunoon, Escocia.
“You And Me” parece la segunda parte de “Everyday Robots”, como si empezara el disco nuevamente. Conserva algo de la idea sentimental de la anterior en el piano, dando como un resultado un tema bonito, agradable de escuchar y que no duda en apelar a alguna formula de Blur para darle fuerza. Sin duda uno de los mejores del disco, lo cual no es poca cosa si tomamos en cuenta que supera los siete minutos de duración y que cuenta con la colaboración de Brian Eno.

Otra joya donde la nostalgia la hace avanzar a placer es “Hollow Ponds”, añorando 1993 (año de lanzamiento de Modern Life is Rubbish), en lo que según el mismo Albarn es una explicación del concepto que inspiró ese disco. Gran agregado de trompeta y un coro vocal que le da esa fuerza para ser mas que un experimento minimalista. Un sencillo instrumental basado en sampleos titulado “Seven High” abre paso a “Photographs (You Are Taking Now)”. Parece grabada en reversa, lo que le confiere algo de psicodelia. Basada en un piano sencillo y en la voz del cronista de Camden Town que es Damon, resulta mucho mas melodica de lo que una primera escucha puede sugerir.
“The History Of Cheating Heart” con simples arpegios parece anunciar el final, a la vez que conserva la idea de la anterior, como si buscara sacar su versión de un tema de The Smiths. Nuevamente los arreglos resultan indispensables en el resultado final. “Heavy Seas Of Love” despide Everyday Robots con un tema que parece hecho para cantar en una cantina, con amigos, borrachos, abrazados y con un vaso de cerveza en la mano. Vuelve el tono gospel, pero ahora mucho mas definido y directo, donde tanto Eno como el Leytonstone Misision City Choir dan lo mejor de si mismos. No podía haber mejor cierre para uno de los esfuerzos solistas mas inesperados de los últimos 20 años.

Comparando este álbum con el solista de Noel Gallagher (no es fetiche, es que el mismo Albarn provoca las comparaciones), podemos decir que este del nacido en Colchester es la respuesta al del ex de Oasis. Parten de ideas y contextos creativos similares, no buscan obedecer puntualmente a otra cosa que no sea su instinto, y ambos tienen carne de mito. Las diferencias saltan cuando se miran los colaboradores de Damon y Noel en sus respectivos discos, y se observa el impacto real de los mismos en sus respectivas participaciones.
Pero al margen de eso, Everyday Robots suma buenos enteros a un catalogo que no admite comparación. Es un disco donde encontramos a Damon siendo, simplemente Damon. No encuentras la presión que pudo haberlo llevado a ver en Gorillaz un respiro del éxito de Blur. O de desafiarse como en The Good, The Bad and The Queen; o en sus operas. Everyday Robots tiene la presión de no presionarse, y tiene como recompensa que hablaremos de este disco por un buen tiempo, queramos o no, por la sencilla razón de que este ya no es un cronista de Camden Town. Ahora es un trotamundos que hace de cada canción un capitulo mas de su vida, en una bitácora que solo acabará cuando encuentre eso que tanto parece buscar en la música y que lo hace tan inquieto a los ojos del mundo.
“Lonely Press Play” es mi recomendada. Captura mejor que cualquier otra la esencia que buscaba transmitir Damon en el disco: la de hacer un diario de viajes.
Aquí va “You And Me”.

Calificación: 4/5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s