Reseña: The Black Keys – Turn Blue

Es muy posible que El Camino los envalentonara para ponerse a prueba a si mismos.

Uno de los grupos mas interesantes surgidos a la sombra del garage rock del nuevo milenio, es sin duda The Black Keys. El dúo conformado por Dan Auerbach y Patrick Carney parecía llevar a Detroit (cuna del garage) en el ensamble y a Nashville en el corazón, dándole ese toque sureño, rebelde y despojado de pretensiones a su música en los inicios. Las letras de Dan, su gran estilo de tocar la guitarra, y los golpes de Patrick en la batería se volvieron una combinación demoledora y cada vez mas precisa con cada disco que pasaba, ademas de que los iba situando con mas fuerza en el gusto del publico indie.
Luego de protagonizar el ensamble garage blues mas cercano a los Allman Brothers y presagiar vientos de cambio con la participación de Danger Mouse en la producción de Attack and Release, The Black Keys decide ampliar su espectro creativo con el lanzamiento de Brothers. Un trabajo mucho mas intimo, cargado de empatia y un fiel reflejo de los conflictos de Dan y Patrick luego de la gira de Attack and Release, que a la larga les dio su primer hit mundial, “Tighten Up”.
Mas adelante, cuando lanzan El Camino, se evidencia que el dúo quiere ir mas allá en los géneros por abordar en su música. Con el éxito de “Lonely Boy” y “Gold On The Ceiling” se lanzan definitivamente al estrellato internacional,y en cierta forma tienen la aprobación de su publico para continuar con esa metamorfosis.

Realmente no habían dado mucha información con respecto a lo que podíamos esperar de Turn Blue antes del estreno de “Fever”, pero algo si se sabia, y es que era muy posible que El Camino los hubiese envalentonado para ponerse mas a prueba a si mismos y a sus posibilidades creativas. Luego aparecería “Turn Blue” y la ansiedad se apoderaría de los fanáticos un poquito mas. Un poquito suficientemente importante como para darles su primer #1 en el Billboard 200, desbancando al póstumo Xscape de Michael Jackson de ese lugar.

Un #1 que no puede iniciar de otra forma que no fuese con “Weight Of Love”. Los teclados son síntoma de una influencia mayor de Danger Mouse en el proceso creativo de la que uno esperaría. Dan se muestra entonado y preciso, las guitarras producen ese placer intimo en el oyente al alcance de unos pocos. Patrick por su parte decide jugársela por ser mas convencional en los tarros, cambiando el ritmo solo en el momento justo. Mas allá de ser un tema de casi 7 minutos, parece que decide no arruinarlo jugando con el ritmo. Un arranque épico por donde se le mire.
“In Time” es mas animada, con los agudos de Dan marcando la pauta del disco de ahí en adelante. Tiene algo de la impronta de “Lonely Boy”, aunque con menos revoluciones y mas melódica. Es como si The Allman Brothers hicieran un tema gospel y los produjera Giorgio Moroder. Sigue “Turn Blue”, el segundo sencillo del álbum que recibe el mismo nombre. Sinceramente, entre los dos adelantos, me quedo con este. No es que “Fever” sea mala, es que acá se superan a si mismos. El bajo destaca por si solo, liderando y llevando la cancion hacia delante.

De hecho, a “Fever” lo que la hace especial es la capacidad para no solo ser la “Miss You” del indie, sino para demostrar que The Black Keys esta hecho de una madera muy distinta a sus contemporáneos. Si se trata de armar hits irresistibles y que vayan mas allá del género o la escena, ellos tienen no solo la formula, sino los derechos de autor. Continuamos con “Year In Review”. Intensa, con Carney dando lo mejor de si mismo en la batería a la par que Auerbach se suelta y deja fluir su persona con una naturalidad impresionante. Va a medio camino entre el disco y el soul, con resultados inmejorables.
Movida por unos teclados cambiantes e impredecibles, “Bullet In The Brain” carga con un sentido del pop capaz de probar formulas tipo Fleetwood Mac o Bruce Springsteen sin perder por eso la fiereza de sus instrumentos. Le sigue la que en mi opinion es la medula de Turn Blue: “It’s Up To You Now”. Aventurera en los momentos rápidos al mejor estilo de “Sympathy For The Devil”, mística en los mas lentos. Especialmente en los lentos se aprecia con mucha mas claridad hasta donde puede llegar el acople del dúo. Gran incorporación a un álbum hasta ahora impecable.
Luego aparece un pseudo acústico llamado “Waiting On Words”, donde sacan a relucir su lado Nashville con bastante fuerza, pero siempre con el sello de la banda presente. No seria nada descabellado escuchar un dueto con Taylor Swift para esa cancion. Ahí le dejo la inquietud a los Grammy o los Billboard a ver si dejan de usar hologramas para todo y por cualquier razón…


Si George Michael quisiera hacer “Fastlove” con The Black Keys y Danger Mouse como banda de soporte, sonaría igual que “10 Lovers”. Es de las mas logradas de Turn Blue, y no veo por que no pueda ser el próximo sencillo. No desentonaría entre el revival de la música disco que viene protagonizándose desde el año pasado. El solo del final es memorable.
Vamos llegando al final y es el turno de “In Our Prime”, notablemente emparentada con la música de los setenta. Sección de piano impecable, cambio de ritmo para dar paso a las guitarras acústicas, otro cambio para que los teclados tomen el mando, y luego un magnifico muro de sonido que se acaba de complementar con la guitarra de Auerbach, rebosante de confianza y cargada de pasión. El final llega con una sorprendente “Gotta Get Away”. No es sorprendente por el estilo en si (es lo que han hecho toda la vida), pero demuestra que es la única banda que podría tener las pelotas para, en un álbum dominado por teclados, dejar el numero mas guitarrero para el final. Suena como los Talking Heads haciendo temas de carretera en el desierto. 

Hay un equilibrio casi perfecto en la producción entre guitarra, batería, teclados y voz. Nada se deja al azar en Turn Blue. Todo fue fríamente calculado para conseguir el mejor resultado.
Regresan al estilo mas intimo de Brothers, pero aprovechan la experiencia de El Camino para seguir atreviéndose a probar con otros estilos. Algunos acusan a Turn Blue de ser mas un trabajo de Broken Bells que de The Black Keys. Es posible que hayan similitudes, pero con Dan y Patrick el rollo siempre cambia cuando se trata de hacer canciones. Danger Mouse simple y llanamente puso su sello, como si fuese un miembro mas.
La recomendada es “Bullet In The Brain”. Una buena captura instantánea de la confianza que alcanzaron con Turn Blue.
Aquí va “It’s Up To You Now”.
Calificación: 4.5/5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s