Reseña: Thievery Corporation – Saudade

Una ofrenda a la pureza y al romanticismo que todavía puede ofrecer el ambiente urbano en el siglo XXI.

Dentro de lo que el trip hop puso en circulación en los noventa, es realmente interesante lo hecho por este dúo norteamericano conformado por Rob Garza y Eric Hilton. Usando ritmos de la world music que van desde bossa nova hasta ritmos hindúes pasando por el dub y el jazz, consiguieron notoriedad en el underground gracias a su activismo político, su trabajo con David Byrne remezclando algunos temas de su álbum Feelings, y especialmente con el sencillo de 1998 “Lebanese Blonde”, incluido unos años después en la banda sonora de la película Garden State.
Con una trayectoria que incluye con Saudade nueve álbumes de estudio, apariciones frecuentes en recopilatorios como los de saga Red Hot (donde han participado también U2, David Byrne, Cafe Tacvba y Los Fabulosos Cadillacs entre otros) o su participación en DJ Kicks, lo que terminaría de popularizar un proyecto que incluirá en años posteriores a Pet Shop Boys, Hot Chip, Booka Shade o Chromeo.

Hablando mas concretamente de Saudade, es un trabajo donde sacan a relucir la bossa nova que habían dejado algo abandonada en sus últimos trabajos para concentrarse en el trip hop y el down tempo en su grandioso trabajo de 2011, Culture Of Fear. Vuelve a los ritmos brasileños de sus inicios y abandona el discurso político de su antecesor en favor de una mayor sencillez e intimismo.

Las vocalistas (todas mujeres) incluyen a Lou Lou Ghelichkhani en los temas “Décollage”, “Firelight”, “No More Disguise” y las estupendas “La Coeur” y “Bateau Rouge” (tal vez mis favoritas por ser las mas alejadas del tono bossa nova generalizado); Karina Seviani en “Meu Nêgo”“Nós Dois”; Elin Melgarejo en “Quem Me Levva”, “Sola In Cita” y “Para Sempre” que son las mas emparentadas con la bossa nova; Natalia Clavier en la conmovedora “Claridad”; y Shana Halligan en “Depth Of My Soul” que se encarga de cerrar el álbum.


Es un regreso bastante interesante a sus raíces world music, y una demostración de que ni su activismo político es capaz de impedir que ofrezcan 13 joyas vocales e instrumentales al mundo, como una ofrenda a la pureza y al romanticismo que todavía puede ofrecer el ambiente urbano en el siglo XXI.

Mi recomendada es “Nos Dois”. Con unos arreglos electrónicos muy sutiles y una atmósfera relajante, evoca cualquier cosa que involucre una chimenea y un buen vino a la luz de la luna.

Aquí va “Saudade”, instrumental que se encarga de darle nombre al disco.

Calificación: 4/5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s