En el baúl: The Rakes


Algo más que un estándar para hacer música indie.

En El Baúl siempre aborda agrupaciones o proyectos musicales que no tuvieron todo el reconocimiento que podían merecer y busca rescatarlas de su relativo (en el sentido de que a Internet ya no se le esconde nada) anonimato. Pero siempre hay cosas que se esconden a la frialdad de los algoritmos, y es por eso que el día de hoy le llega el turno a una de esas bandas que pasa el tiempo y uno todavía se pregunta, ¿que les faltó para tener el éxito internacional?
Porque si me lo preguntan, The Rakes lo tenia todo. Letras impecables, un sonido directo y versátil, un vocalista y letrista como Alan Donohoe que tenia tanto de Alex Turner como de Gary Jarman en su forma iconica e inteligente de abordar la música. Una base rítmica de las mejores del Reino Unido con Jamie Hornsmith en el bajo y Lasse Petersen en la batería, mientras la guitarra corría a cargo de Matthew Swinnerton, alguien al que ya se le ve que tiene madera para convertirse en un personaje de culto por esa dinámica tan rasposa como contagiosa en las seis cuerdas.
A eso le pueden sumar las comparaciones apropiadas (en este caso con Franz Ferdinand) y algunas que no lo eran necesariamente (con Joy Division), sencillos rompedores y todos los elementos para ser the next big thing.

A The Rakes los conocí un tiempo después de su ruptura en 2009. Me atrevería a decir que uno o dos años después de eso. Estaba en el ensayo de la banda de un amigo y él como calentamiento, tocó el potente intro de “Retreat”. No sentí curiosidad por saber si era algo de su banda o de alguien mas, pero el click que hacia en la cabeza era inevitable. Fue un tiempo después, cuando en un momento de locura decidí buscar música basado en los soundtracks del FIFA que me encontré con estos personajes, y esa canción, nuevamente.

“Retreat” aparecía en Capture/Release, uno de los debuts mas alucinantes de este milenio. Cargado de energía post punk, referencias literarias, hits inapelables y esa capacidad para siempre parecer mucho mas que una banda de adolescentes pronto les dio reconocimiento en el NME, que lo incluyó entre los 100 mejores trabajos del 2005. Eso y llegar al #32 en los charts pronto les ganaron comparaciones con Joy Division, principalmente por los bailes de Donohoe en escena. “Strasbourg”, “Retreat”, “Work Work Work (Pub, Club, Sleep)”, “22 Grand Job” se lanzaron como sencillos, mientras que en la versión estadounidense se incluye “All Too Human”. Destacaron también canciones como “Open Book”, “We Are All Animals”, “Terror!” o “Violent”.


A lo largo del 2006 las presentaciones irían en aumento, llegando a formar parte del cartel del Festival de Reading ese año. No obstante, las comparaciones de la prensa con Joy Division también crecían sin sentarles nada bien, especialmente a Donohoe, quien creía que la música de The Rakes tenia mucho mas contenido y mas para ofrecer que el estándar impuesto por sus contemporáneos. Y razón no le faltaba, porque participaron en un homenaje al cantautor francés Serge Gainsbourg haciendo su versión del tema “Le Poinçonneur Des Lilas”, ahora retitulado “Just A Man With A Job”.
En 2007 aparece su segundo álbum, Ten New Messages. Producido por Jim Abiss y Brendan Lynch, conocidos por trabajar con Kasabian y Arctic Monkeys el primero, Primal Scream y Paul Weller el segundo; marcaba cierto alejamiento con relación a Capture/Release, con un sentido mas discotequero en temas como “The World Was A Miss But His Hair Is Perfect” o “We Danced Together” (ambos lanzados como sencillos), o incorporando momentos mas lentos y melódicos como “Little Superstitions” o “Suspicious Eyes”.

A pesar de comportarse a la altura, la critica en general lo valoró de manera inferior a su debut, tachándolo de pretencioso. Era el precio que debían asumir por salirse de los caprichos de la prensa, pero eso no parecía detenerlos. Por esa época dieron su gira mas larga por el Reino Unido con 11 presentaciones en apenas dos semanas. Sumado a eso, sirvieron de teloneros de Franz Ferdinand durante la gira de estos de su álbum You Could Have It So Much Better, destacando una en el Brixton Academy de Londres con entradas agotadas.


Un poco antes de que su tercer trabajo viera la luz, luego de ser grabado en Berlin a lo largo del 2008, Alan Donohoe soltó una perla en la cual no solo explicaba las razones para grabar en otro pais, sino que demostraba que no eran para nada una banda como las demás: 

“La escena musical de Londres es tan aburrida (…) es como vadear a través de un pantano de mierda. Sólo queríamos estar en un lugar más inspirador”. 

Donohoe pareció entender mal lo que la prensa quería de The Rakes cuando los atacaron por hacer Ten New Messages, pero entenderlo mal se tradujo en el acierto de Klang, su tercer álbum. Precedido por el sencillo “1989”, aparentaba ser un regreso a lo que los puso en el mapa en un primer lugar desde el primer tema “You’re In It”, aunque también notabas que realmente querían probar cosas diferentes cuando escuchabas el piano de “The Woes Of The Working Woman”, pero que esa misma prensa que los puso en la cima no lo admitiría de ninguna manera. Por supuesto, no perdían oportunidad de regodearse en la torpeza de esa generación de indies levantados en “The Light From Your Mac”, puro fundamentalismo informático de 3 minutos de duración.

En los meses siguientes darían una serie de presentaciones por toda Europa, concluyendo la gira el 17 de octubre de 2009 en Bruselas. 3 días después anunciaban su separación, argumentando cansancio y que ya no podían dar el 100% a su publico. Hasta la fecha se han mantenido al margen de la industria, con excepción de Petersen, quien se unió a la banda Wolf Gang ese mismo año.
Son un ejemplo por dos razones: la primera, por seguir su propio instinto cuando podrí
an haberse reventado vendiendo discos a mansalva con ese cliché que todos parecían exigirles. La segunda, porque he podido leer muchas injusticias hacia trabajos de bandas que se parten el lomo tratando de hacer algo medianamente decente, pero patear a The Rakes como se hizo con Ten New Messages es algo que raya en la ineptitud.
Aquí va “T Bone”, de su glorioso Capture/Release.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s