Reseña: Rival Sons – Great Western Valkyrie

Lo que hizo grande al genero fueron las canciones, no tocar 20 notas por segundo. Ellos lo demuestran con claridad.

Provenientes de la Costa Oeste de Los Ángeles y con una trayectoria que en el último lustro resulta notable, Rival Sons es una de las promesas del hard rock norteamericano, gracias a un estilo que no deja indiferente a nadie por su frescura, calidad, contundencia y versatilidad. Si emular a Grand Funk Railroad o Free les resulta insuficiente, pueden imponerse por una vía mas garage, o bien dándole mas espacio a medios tiempos basados en el blues.
Jay Buchanan es uno de los vocalistas ignorados por el gran publico que mas promete, si me lo preguntan. Tiene carisma, calidez, potencia y pasión en cada tema. Realmente se entrega a fondo, rodeándose de un guitarrista bien dotado como Scott Holliday, al que uno no llamaría precisamente virtuoso, pero si alguien bien efectivo y dinámico, capaz de complementar a Buchanan en las cuerdas. A ellos se le suman Mike Miley en la batería y David Beste en el bajo, quien reemplaza a Robin Everhart desde el año pasado.
Para este cuarto trabajo, Great Wester Valkyrie, del cual ya lanzaron los sencillos “Electric Man” y “Open My Eyes”; muestran una facilidad para pasarte por encima sin hacer uso desmedido de la fuerza. Si bien con “Electric Man” y “Good Luck” muestran una faceta más garage a lo White Stripes, es en “Secret” y “Play The Fool” donde realmente se ve por donde va la cosa. Ambas muestran influencia clara de gente como Deep Purple, Led Zeppelin y Peter Frampton, así como de leyendas del hard rock estadounidense como Grand Funk Railroad o Foghat.
Con “Good Things” te ponen en la cabeza una letra sencilla, sincera y directa, como la de toda buena canción setentera. “Open My Eyes” solo con sólo la batería parece abrir tu mente de una patada, mientras que “Rich And The Poor” va un poco en el termino medio de Thin Lizzy y The Doors, tomando la sofisticación lírica de los primeros y los ambientes barrocos y elaborados de los segundos. En “Belle Star” alternan entre el frenesí y una melodía relajante sostenida en los arpegios de Holliday. La blusera “What I’ve Been” y la épica “Destination On Course” cierran de forma impecable el álbum.
Suelo ser algo quisquilloso con las bandas que gustan de hacer revival del hard rock luego del ejemplo tan agridulce de The Darkness. Pero con Rival Sons quedas más que satisfecho, porque no se concentran en emular el virtuosismo de los setenta o la exuberancia con exceso de maquillaje de los ochenta. Ellos realmente le dan espacio a las canciones, entendiendo que de alguna forma lo que hizo grande al género fue eso y no tocar 20 notas por segundo en la guitarra mientras usabas un gong como agregado a la batería. Y esa idea se ilustra perfectamente en Great Western Valkyrie.
Mi recomendada es “Secret”. Cuando se mira el álbum como un todo y apenas te estas acercando a la banda, es allí donde comienza realmente la diversión.
Aquí va “Open My Eyes”.
Calificación: 5/5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s