Reseña: U2 – Songs Of Innocence

No han reinventado la rueda, pero justifican el mantenerla rodando un poco mas.

Vayamos claro desde el primer párrafo: U2 es el mayor dinosaurio fofo del rock en la actualidad. Mas que los Stones, y mas que Aerosmith. Todo por el sencillo hecho de que la imagen de Bono en los últimos años actuando como si fuera una ONG mas pura y sincera que las demás ya agota a todo el mundo. Eso estuvo bien en los tiempos de Achtung Baby, pero ahora es solo un síntoma de demagogia ridícula y carente de significado.

No obstante, los irlandeses no se olvidan de que por encima de todo lo suyo es la música. O al menos así pareció hasta el 360º Tour, porque con la forma de lanzar este nuevo álbum, Songs Of Innocence en acuerdo con Apple, solo dan la impresión de querer jubilarse por todo lo alto antes que seguir justificando el hecho de que los estadios de todo el mundo sean su templo espiritual. Incluso ya se dice que con esa forma de lanzarlo buscan evadir la crisis económica que hay en la actualidad. Me pregunto ¿Son una banda de rock? ¿O un grupo de activistas convertidos a teóricos de la economía? Y ojo que hablo de la forma de lanzamiento, no de la música en su interior.
Por eso mismo trataré de evadir tanto como pueda el asunto de la distribución y el lanzamiento en iTunes porque si bien no es secundario en las impresiones del álbum, no es lo que realmente nos compete. Fuera que lo lanzaran de la forma tradicional, solo en formato digital o dando un concierto en la luna; son las canciones per se las que pueden justificar o no la forma de presentarlo.

Antes de empezar, no sobra decir que es uno de esos trabajos que se tiene que coger con pinzas luego del fracaso de No Line On The Horizon hace 5 años, pues ya no es solo decir que la canción puede ser buena o mala, sino gracias a qué productor es buena o mala. Hay que recordar que ademas de Danger Mouse, en la producción se pidió la ayuda de Ryan Tedder, Paul Epworth, Declan Gaffney y Flood. 

Esa jugada en principio parecía acertada porque se alejaban de Brian Eno y Daniel Lanois, responsables de casi toda su discografia previa en aras de un cambio de estilo mas acorde con los tiempos que corren en la música. Como veremos mas adelante, hubo tantos aciertos como horrores en esa decisión.
“The Miracle (Of Joey Ramone)” es completamente prescindible. Indudablemente una de las canciones mas desacertadas de su carrera. Si fuera un fan de los Ramones, pediría la cabeza de los responsables, que en este caso podrían apuntar a Paul Epworth y, especialmente, Ryan “Counting Stars” Tedder. Si realmente querían algo donde las guitarras tuvieran fuerza y no perdieran atractivo comercial, pudieron haber prescindido de cosas como las percusiones medio africanizadas en plan indie o los “wooohhhh” tan corrientes hoy en día. Fue por esas cosas que Coldplay frenó su progreso creativo con Mylo Xyloto.
“Every Breaking Wave”, “California (There Is No End To Love)” y “Song For Someone” apuestan por las baladas melódicas, unas con mas suerte que otras, pero que en lineas generales se parecen más a las incursiones de The Killers en ese terreno que a ellos mismos. Las culpas llegados a este punto se reparten entre Epworth y Tedder, mientras que Danger Mouse trata de aportar algo mas tocando los teclados en “Every Breaking Wave” pero sin demasiada suerte. Flood hace como que aporta en “Song For Someone”, pero realmente no se siente en el resultado final.
Cuando las dudas se van convirtiendo invariablemente “Iris (Hold Me Close)” llega al rescate con el pulso de The Edge para emocionar al oyente sin mayores inconvenientes. Un buen delay resulta suficiente para darle solidez a la guitarra. Seguimos con “Volcano”, la más consistente del álbum, por mucho que pueda recordar a “Vértigo”. Las guitarras realmente buscan algo distinto dentro del estilo que los hizo legendarios. Con mayor o menor suerte, parecen encontrarlo para no volver a perderlo de ahí en adelante. Punto para Epworth y Gaffney en esa. 

“Raised By Wolves” es la de estructura más peculiar. Me atrevería a decir que recuerda los años de Boy o War. Un post punk cruzado con algo de tribalismo en la entrada y esa experiencia internacional que parecen reflejar siempre que los cuatro ponen las manos encima de sus instrumentos. Si habláramos de darle una mínima alegría al publico indie, esto seria lo mas cercano. Nuevamente Gaffney es el responsable de imprimir su sello, junto a Danger Mouse, explicando un poco esa impresión.
En “Cedarwood Road” la banda se pone en tono de carretera (literalmente). Larry Mullen Jr. tiene indudablemente su mejor momento en la batería , mientras que The Edge pone las influencias mas norteamericanas de los tiempos de The Joshua Tree al servicio de una visión mas convencional de lo que una canción debe aportar. Si les recuerda a The Black Keys o a Jack White no se extrañen. Danger Mouse metió mano acá junto a Paul Epworth, equilibrando maravillosamente el desafío creativo y la intencionalidad comercial.
De hecho en “Cedarwood Road” empieza realmente a notarse el trabajo de Brian Burton (el verdadero nombre de Mouse), siendo que de ahí hasta el final todas las canciones tuvieron su participación como productor. “Sleep Like A Baby Tonight” muestra que así Bono no pueda llegar a los agudos ni remolcado, saben bien que cuando quieren ponerse “raros” lo hacen perfectamente conscientes de lo que quieren lograr en cada canción. Le sigue “This Is Where You Can Reach Me Now”, donde The Edge da su mejor rendimiento en la guitarra, al igual que Adam Clayton en el bajo. Debo admitir que hace mucho tiempo no se escuchaba a U2 tan fresco como en esa canción.

Y es un buen augurio porque llegando al final aparece la que casi que por unanimidad es la mejor canción de Songs Of Innocence: “The Troubles”, a dueto con Lykke Li. Es un country triunfalista y contundente donde The Edge con mucha sencillez aporta la melodía, coronada por un muro de sonido cortesía de Caroline Dale, chelista que ha participado en bandas sonoras de varias películas. Su notable desempeño realza las voces de Bono y la creadora de “I Follow Rivers”, dándole un final mucho mas digno del que se esperaba al comienzo del álbum.

Las conclusiones saltan con claridad a la vista. Si U2 (entendiéndolo como la banda y su manager) hubiera permitido a Danger Mouse trabajar como él sabe en las canciones de la banda (o colocándole con mas frecuencia a Declan Gaffney a su lado), seguramente Songs of Inno
cence no hubiera resultado tan irregular como terminó siendo. El trabajo de Tedder resultó un cliché innecesario, mientras que Epworth no aportaba gran cosa.
Con respecto a las canciones en si, estoy de acuerdo con lo que se ha dicho en varios sitios: es evidente que están reciclando de donde mas pueden para mantenerse mas o menos vigentes. Pero a pesar de eso, por una vez debo reconocer que la jugada salió mas o menos bien. Con mas tropiezos de los esperados, pero finalmente bien. No han reinventado la rueda, pero justifican el mantenerla rodando un poco mas.
Mi recomendada es “Iris (Hold Me Close)”. Sinceramente, para mi es allí donde realmente inicia Songs Of Innocence.
Aquí va “The Miracle (Of Joey Ramone)”-

Calificación: 3.5/5
Anuncios

Un comentario sobre “Reseña: U2 – Songs Of Innocence

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s