10 canciones de David Bowie (sin incluir la Trilogía de Berlin)

Los diez temas podrían ser de ese periodo, pero se ilustra mejor sabiendo que hubo antes de y después de.

Desde la semana pasada tuvo relevancia la noticia de que en Chicago se iba a celebrar el “día de David Bowie” con motivo de una exposición dedicada al británico en la ciudad. Por ese motivo y porque la fecha coincide con el aniversario del lanzamiento de “Heroes” como sencillo (imagino que la razón mas importante para tomar esa decisión), THIS IS MUSIC trae a ustedes una recopilación con 10 canciones importantes de su carrera en las cuales excluyo a la Trilogia de Berlin.

¿Por que razón? Principalmente por el hecho de que con la excepción de “Heroes” y “Sound And Vision”, esa etapa de Bowie no hace justicia a su legado si nos ponemos a incluir canciones sueltas de Low, Heroes y Lodger; siendo que son álbumes que tienen su propia lógica. Es decir, fácilmente los diez temas de esta lista podrían ser de ese periodo; pero no seria justo ni con Ziggy, ni con el Duque Blanco, ni con el romántico ochentero, ni con el mas proto indie de los noventa, ni con el neoclasico de este milenio.

A eso se le suma que, a mi parecer, ese periodo se ilustra mucho mejor con lo que paso antes y después de sentir fascinación por Can, Neu! o Kraftwerk y querer superarlos en su propio juego.

Dicho eso, lo de siempre. Algunas son mas conocidas que otras, pero explican muy bien las facetas por las que ha pasado David a lo largo de los años. Y no, no está “Heroes”. Aquí van:

1. “Jump They Say”.

Antes de “Where Are We Now”, Bowie ya había tenido un regreso inesperado a comienzos de los noventa, después del fracaso critico (no tanto comercial) de su álbum Never Let Me Down en 1987. Luego de un periodo en el que experimentó con Tin Machine y cambió su residencia a Nueva York, el camaleón regreso con el disco Black Tie White Noise, y este primer sencillo. Muy por la onda de Bryan Ferry, con algunas reminiscencias de su trabajo en los ochenta y, en general, una actitud mucho mas relajada y sofisticada en la que combinaba el soul y el jazz que llego a probar en Station To Station y algunos sampleos hip hop. Clásico bastante subestimado.
2. “Little Wonder”. 

“Jump They Say” fue el primer paso para la metamorfosis musical del británico en los noventa, cuando incursiona en el drum and bass y la música industrial en su álbum Earthling de 1997. Aunque “I’m Afraid Of Americans” fue el sencillo bandera del disco, “Little Wonder” sintetiza mejor ambas influencias, con unas percusiones pegadizas en la entrada y un coro mucho mas recargado y potente, cortesía de un trabajo de guitarra procesada digitalmente por Reeves Gabrels, quien ademas de co-producir Earthling, es el actual guitarrista de The Cure junto a Robert Smith.

3. “Moonage Daydream”.

Fue realmente difícil escoger una sola canción del The Rise and Fall of Ziggy Stardust and The Spiders From Mars, porque la cosa es que el flujo de las canciones es perfecto. No encuentras absolutamente nada fuera de lugar, o nada que no fuese pensado en función de narrar esa épica historia. Escogí esta porque por un lado es donde se menciona por primera vez a Ziggy en el álbum, presentándose como el salvador de la humanidad. Por otro lado, la idea se ve bien complementada con un Bowie cantando de forma particularmente magistral, mientras un muro de sonido y la alucinante guitarra de Mick Ronson (a mi juicio es su punto mas alto como guitarrista de David) hacen el resto.

4. “China Girl”.

Fue uno de los primeros riffs que logre sacar en una guitarra. Coescrita con Iggy Pop cuando ambos vivían en Berlin a finales de los setenta, originalmente fue a parar en el album The Idiot del norteamericano. No obstante, Bowie decidio incluir su versión en Let’s Dance de 1983, contando con la producción de otro genio como es Nile Rodgers. Se dice que la versiono para ayudarle con las regalias a Iggy, quien pasaba por una crisis económica bastante fuerte por esos años. Sea o no cierto, en manos de David el tema tiene mucho mas gancho comercial, yendo entre lo romántico y lo bizarro.

5. “Rebel Rebel”.

Extraída del visionario Diamond Dogs, es otro riff que si bien aun no he intentado aprenderme, es de esos que motivan a darle a las cuerdas a los primerizos. Lo curioso es que la guitarra la toca el mismo Bowie, demostrando que a pesar de ser un frontman por naturaleza, si hubiese querido desde el principio habría mandado a sentar a Mick Ronson hacia mucho tiempo. Ni hablar de la letra, que apeló al sentimiento de rebeldía que emergía por esos años en Reino Unido y que se traduciría un tiempo después en el punk.

6. “Love Is Lost”.

The Next Day fue el regreso por excelencia del 2013 luego de una ausencia de diez años de la industria. Y si bien no tuvo una gira promocional como lo merecía, Bowie nos regaló entre muchos otros, este temazo que destaca por si solo con unos teclados que prolongan una letra bien lastimera. Tiene una estructura mas cercana al blues por las guitarras que hacen una presencia mas o menos disimulada, pero es la voz del camaleón la que le da ese sello de inclasificable. Una de sus mejores creaciones, sin duda.

7. “Scary Monsters (And Super Creeps)”.

En 1980 Bowie lanza el disco Scary Monsters (And Super Creeps), con el cual el new romantic sale a la luz con el liderazgo posterior de Duran Duran, Talk Talk, Culture Club o Billy Idol gracias al éxito de “Ashes To Ashes”. Sin embargo la intención del original del disco (que finalmente se cumple) era usar lo aprendido con la Trilogía de Berlin con  un enfoque mas directo y contundente (si no era mas comercial). La canción homónima es un buen ejemplo de las intenciones del camaleón en el que se considera que fue su ultimo álbum “clásico”.

8. “Space Oddity”.

La épica historia del astronauta que va al espacio y vuelve cuando han pasado 100 años de su partida sin él envejecer, es según los críticos una rareza en su catalogo porque no se le considera representativa de su carrera posterior. No estoy muy de acuerdo con eso, porque ese astronauta solitario que maneja aquí siguió de alguna forma en sus siguientes trabajos, aunque si resulta curioso encontrar una pose de cantautor en Bowie, cuando la historia demostró que es un frontman por naturaleza.

9. “Golden Years”.

Los años en que el Duque Blanco hacia sentir que podía colapsar en el escenario en cualquier momento por su adicción a la cocaína no le impidieron a Station To Station ser un trabajo bastante peculiar en su carrera. Fue un parteaguas entre el plastic soul de Young Americans y los momentos mas desafiantes de la Trilogia de Berlin que en el proceso nos regaló esta joya. Muy en la onda disco de ese tiempo, pero con guitarras mas extrañas de las que acostumbraba hasta ese momento. Un hit tan instantáneo como olvidado por muchos seguidores del camaleón.

10. “Queen Bitch”.

Cerramos esta lista con la que sin duda es mi favorita de Bowie de todos los tiempos, incluida en su brillante Hunky Dory. Con un aire glam rock salvaje, una letra rebelde que parece incluso mas punk que cualquier cosa que los Sex Pistols hayan hecho, es un clásico del rock británico que se sostiene (como no) en la guitarra de Mick Ronson, con un riff por demás legendario.

¿Cuales son sus 10 favoritas de David Bowie? ¿O de Ziggy? ¿O del Duque Blanco?

    Anuncios

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s