Reseña: The Drums – Encyclopedia

Lo que mas ilusiona es que en vivo va a sonar todavía mejor.

The Drums es una institución del indie hoy por hoy. Sostener un estilo como ese en medio de tantas tendencias cambiantes es algo bastante admirable, tomando en cuenta que el post punk y la neo psicodelia han sido y son estereotipos que difícilmente el indie de los últimos 15 años se va a poder quitar de encima. 
Sin embargo (y sin negar ninguno de esos dos estilos) también es importante reconocer que si tienes esas guitarras reverberantes de Jacob Graham y a un vocalista como Jonathan Pierce no hay pierde hagas la música que hagas. A eso sumemos que dan conciertos tan formidables como el del Royal Center en abril de este año todo el tiempo que me hacen pensar que su debut homónimo y Portamento suenan muchísimo mejor en vivo que en sus discos. Por supuesto, sin demeritar lo que se escucha en ambos.

En este tercer trabajo, Encyclopedia, Graham y Pierce describen su sonido como “una paleta tonal”, con muchas lineas sencillas en la guitarra, baterías mas libres y dinámicas, y una variedad de ritmos dada por esos dos elementos. Idea que se ve bien reflejada en los dos sencillos que se lanzaron en las semanas anteriores: “Magic Mountain” y “I Can’t Pretend”, que de hecho son las dos primeras canciones del álbum

Por un lado, “Magic Mountain” deja claro que todavía no le pierden la pista a ese surf con guiños a The Zombies. La guitarra de Graham oscila entre un ritmo aplastante en las estrofas y distorsiones bastante desquiciadas en los coros, mientras los teclados dan una sensación fantasmagórica. Uno casi puede ver a los Locos Adams bailando con esto.

En la otra mano tenemos “I Can’t Pretend”. Es más melódica, contagiosa, y una buena demostración de cómo pueden siempre dar un giro de tuerca más a su sonido. Me atreveria a decir que es mejor que “Magic Mountain”. Interesante como las guitarras se distorsionan en la segunda mitad de la canción sin perder la bonita melodía que la sostiene. “I Hope Time Doesn’t Change Me” remite invariablemente a Interpol, con su fraseo en la guitarra. Por supuesto, el dúo opta por imprimirle un sentido más melódico al asunto que el de Paul Banks y compañía, con un resultado para aplaudir.

“Kiss Me Again” nos devuelve al surf con un bajo desafiante a más no poder. Los ruidos del sintetizador resultan buenos aliados para darle todavía más fuerza. Tiene pinta de clásico. Pasamos a “Let Me”, todavía más frenética y veloz que la anterior. Sintetizadores al frente, la voz imponiéndose al ambiente y una letra sencilla, cargada de romance y pasión, como suelen hacerlo en cada trabajo. “Break My Heart” vuelve a bajar revoluciones, dándole prioridad a la melodía en una letra más dura y lastimera.
En “Face Of God” su surf se hace más caótico, pero no por eso pierde su gancho. Importantes los teclados para dar esa sensación. Con “U.S. National Park” recuerdan un poco a las big bands y al dancehall en ese ritmo más cadencioso. “Deep In My Heart” retoma el surf con la misma gracia y las guitarras tan electrizantes que los tienen como referente indiscutido del indie en la actualidad.
“Bell Laboratories” es la más extraña de todas. Unos teclados más robóticos sostenidos por una caja de ritmos mientras su vocalista impone algo así como un carisma frío para darle coherencia al experimento. “There Is Nothing Left” es otro surf donde apuestan por algo más convencional en las guitarras. Tiene también pinta de volverse fija en sus conciertos. El final con “Wild Geese” es lo más sintético que ha hecho The Drums en su carrera. Con excepción de los punteos de la guitarra acústica, el sintetizador marca el ritmo todo el tiempo. Su voz da el mejor desempeño aquí que en cualquier otra parte del álbum.

Encyclopedia desafía al no tratar de desafiar a nadie. Sigue manteniéndose en su propio rollo, con temas contagiosos y algunas variantes en su propio estilo que le aportan la variedad y el riesgo que necesitan para no ser una autoparodia. Lo que mas ilusiona es que en vivo va a sonar todavía mejor, sin duda.

Mi recomendada es “Let Me”. Mucha suerte para el baterista en vivo que tenga que tocarla. Podría desarmarse si lo intenta.

Aquí va “I Can’t Pretend”.

Calificación: 4/5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s