Reseña: Weezer – Everything Will Be Alright In the End

No buscaron adaptarse a la industria, sino reencontrarse consigo mismos. Y vaya reencuentro.

Si hay algo en lo que Weezer ha demostrado ser experto toda la vida, es en hacer del pop el arma mas poderosa que pueda tener una banda de rock alternativo o de indie en sus manos, pues el resultado siempre es tan friki como irresistiblemente radiable. Pueden hablar de masturbarse, decepción juvenil o ser mas relajados en la letra, eso no importa. Igual vas a corear sus canciones en un concierto sin opción a decir no.

Sin embargo, no fueron pocos los que plantearon dudas con respecto a su habilidad durante los últimos álbumes de la banda angelina. Raditude no fue muy exitoso ni muy inspirado en opinión de mucha gente, Hurley a pesar de mostrar una mejor versión de ellos tampoco tuvo el éxito que merecía, y los descartes que conformaron Death To False Metal no sonaban mas que como descartes. A mi parecer, los tres fueron buenos (especialmente Hurley), pero se les podía achacar que a Rivers Cuomo y compañía que en esos álbumes era evidente la sobrecarga de tener que adaptarse siempre al cambiante pop del nuevo milenio con cada nuevo trabajo.
En vista de eso y con la muerte de su ex-bajista Mikey Welsh en mente, Weezer decide seguir tocando, recurriendo a sus orígenes, tocando sucesivamente todo el Blue Album o Pinkerton, según fuera el caso. O bien, haciendo festivales en cruceros con amigos suyos como Dinosaur Jr., The Antlers, Cat Power o Toro y Moi. Finalmente a comienzos de este año Weezer estrena en vivo “Back To The Shack” y vemos un cambio importante: mas hard rock, una linea pop menos definida, y mucha contundencia. Todo eso confirmado cuando aparece en su versión de estudio como el primer sencillo de Everything Will Be Alright In The End, unos meses mas tarde.

Mas adelante podríamos escuchar “Cleopatra” y “Lonely Girl” y las sensaciones de una vuelta a lo básico se acentuaban. Mucho mas si se toma en cuenta que su gurú Ric Ocasek vuelve a estar detrás de la consola.

La voz de un niño diciendo a su madre que tenia una pesadilla es seguida de la respuesta de su madre diciendo “vuelve a dormir cariño, todo estará bien al final”. Y con toda la fuerza del caso las guitarras de “Ain’t Got Nobody” nos introducen en la melancolía de la que suele hacer gala Cuomo en las letras, contrastada con unas guitarras energéticas, imparables, siempre al frente. Le sigue sin mas preámbulos, “Back To The Shack”.


Sigue la idea que usaban en “Beverly Hills”, ahora aplicada a un sonido que tiene todos los parentescos que se les ocurran con Van Halen. Nada que hacer: el que sabe, sabe. Fácilmente lo puedes interpretar como el manifiesto detrás de toda la concepción del álbum: vuelta a lo básico.

“Eulogy For A Rock Band” es no solo la canción mas The Cars de Everything Will Be Alright In The End, posiblemente es el titulo de una canción mas indie que haya salido de la cabeza de Cuomo. Nostálgica, pero nunca carente de fuerza. Como prueba de eso, un solo bien lucido por parte de Brian Bell y los buenos golpes de batería de Patrick Wilson. Pasamos al tercer sencillo de esta produccion, “Lonely Girl” y la letra parece seguir la historia de “Buddy Holly”. Bastante tierna, con algún guiño a Nirvana en las guitarras y por encima de todo, el atractivo que solo las canciones de Weezer pueden tener.


Llega la hora para “I’ve Had It Up To Here”. Sigue por ese tono del Blue Album, pero con una madurez notable en la letra, como si quisieran dar un mensaje a los adolescentes de ahora, mas confundidos que de costumbre. Le sigue “The British Are Coming”, bastante curiosa por la forma en que explica la independencia de Estados Unidos. No es el tipo de cosas que suele usar Rivers Cuomo para sus canciones, lo que sirve para encontrar nuevas cosas para apreciar de Weezer. La música emula una marcha militar, complementada con el solo de la guitarra de Bell, bastante cockney si me lo preguntan.

Pasamos a “Da Vinci” donde nuevamente las guitarras se llevan el protagonismo, mientras que la letra incluye referencias que van desde el italiano hasta Stephen Hawking o Rosetta Stone. A continuación nos topamos con “Go Away”, coescrita con Bethany Cosentino de Best Coast, y cantada a dúo con ella.

Cabe destacar que no fue la única que Rivers Cuomo coescribió con alguien externo a Weezer para Everything Will Be Alright In The End. Jacob Kasher, compositor para gente como Kesha o Selena Gomez trabajo mano a mano con Rivers en “Back To The Shack”, Ryen Slegr de Ozma y Daniel Brummel hicieron lo propio en “Eulogy For A Rock Band”, Josh Alexander coescribe “Da Vinci”

“Cleopatra” confirma la idea de rescatar el enfoque mas académico de Cuomo en sus letras, recurriendo ahora a la reina de la discordia que se cobró la República Romana. Lo curioso es que hace que esa historia suene mas como un grito para no seguir siendo controlado por su legendaria seducción, que como la serie de discordias y traiciones que realmente era. Por lo demás, recuerda mucho a “My Name Is Jonas”.

“Foolish Father” aparentemente describe la turbulenta relación entre Rivers Cuomo y su padre. Fue coescrita con Patrick Stickles de la agrupación Titus Andronicus. Da el titulo al nuevo álbum cantando repetidamente “everything will be alright in the end”. Todo parece terminar allí, con Weezer habiendo demostrado todo lo que podia demostrar. Pero hey, Weezer siempre tiene un as bajo la manga.
“I The Waste Land”, “II Anonymus” y “III Return To Ithaka” son su rapsodia bohemia. Es la opera que Rivers Cuomo siempre quiso hacer. Un álbum dentro de otro álbum. Una demostración de que si bien lo de ellos es hacer del pop su arma de combate y de las guitarras distorsionadas su escudo; no le temen en lo absoluto a crear algo mas elaborado y menos estandarizado. Seguramente con esa suite alcanzan su legitimación definitiva como banda referente del rock alternativo.

No es poca cosa, porque lo que en realidad todos queríamos saber con Everything Will Be Alright In The End, era en que forma se podía adaptar Weezer al pop del 2014. Resulta que aun optando por jugadas similares (llamar a compositores para colaborar con Rivers o llamar a sus propios invitados), las canciones al final no buscan adaptarse a la industria, sino reencontrarse consigo mismos. Y por lo visto con la suite, probar que sus posibilidades son prácticamente ilimitadas. No sorprendería verlo entre los mejores trabajos del 2014 si Rolling Stone, el NME, o Pitchfork lo permiten.

Mi recomendada es “Lonely Girl”. Me recuerda por encima de todas las demás que Cuomo puede sacar un hit de donde sea.

Aquí va “Th
e British Are Coming”.

Calificación: 4/5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s