Reseña: Foxygen – … And Star Power

Un carrusel apasionado de emociones y música pasada de tragos.

Me encanta cuando los álbumes proponen un desafío y resultan difíciles de calificar. Este es el caso.

Siempre (y a pesar de mi admiración hacia la gran mayoría de ellos) soy uno de los que tiene algo en contra de los revivals por no desligarse del pasado y buscar siempre retratarlo en nuestras vidas como si vivieran anclados en esos mitos que no van a volver. Sin embargo, ocurre que hay casos donde se hace tan bien y con una intencionalidad tan acorde al contexto geográfico, que no queda más que aplaudir a bandas como esta por sacarnos de la rutina.
Cuando Gene Simmons decía hace unas semanas que “el rock había muerto” muchos saltaron a darle la razón o a contradecirlo. Se volvió a hablar del rock, casi al mismo tiempo que Foxygen lanzaba este tercer trabajo, … And Star Power. Tenia mucha expectativa por escucharlo luego de que el año pasado los conocí gracias a un álbum glorioso llamado We Are The 21st Ambassadors Of Peace & Magic, indudablemente uno de los mejores del año pasado.
Ese álbum era sesentero, con un equilibrio fino entre psicodelia y elementos de la Invasión Británica. Recuerdo que cuando escuchaba el disco en la calle era como si de un momento a otro salieran flores a mi paso, o como si las personas que uno ve pasar por la calle usando traje y corbata de un momento a otro, se pusieran a tocar a ese ritmo tan aplastante y contagioso. Los Jonathan Rado y Sam France habían capturado a Haigh Ashbury con una fidelidad tremenda.
Por ese entonces decía que al final del año hablaríamos de Foxygen como el protagonista de un revival de la onda sesentera en general al lado de Tame Impala, y de los sonidos de la Invasión Británica en particular. Tenia la expectativa de que ese rescate de la psicodelia despegara todavía más fuerte en el futuro. Y vean ustedes los nombres que se unieron con el paso de los meses: Toy, Temples, Telegram, The Wytches, The Bilinda Butchers, Jagwar Ma… El sueño pasó a ser una realidad.

Pero lo que me convenció definitivamente de refutar la frase nietzcheana de Simmons fue ver sus presentaciones en vivo. Ese par es de los que entiende que el concepto de un rockstar no puede seguir los mismos derroteros ridículos de los ochenta. La generación que los sigue no es para nada similar a la de esos tiempos y Foxygen siempre busca provocarlos a la par que te clava en la cabeza unos coros imparables.
… And Star Power oscila entre baladas a lo Todd Rundgren, psicodelia, Invasión Británica, canciones divididas en secciones, ruidos impredecibles, atmósferas cuidadas, armonías vocales, voces distorsionadas; todo en el que hasta la fecha es su trabajo más maratónico. Dividido en cuatro secciones, es una buena evidencia de que se han propuesto desafiar completamente sus limites, los de su publico, los de la critica, los de los melomanos, y los del universo entero.

Lo que podríamos llamar el lado 1 del álbum viene separado en dos partes. La primera llamada Part One: The Hits contiene entre otros temas los dos sencillos que se han lanzado hasta el momento: “How Can You Really” y “Cosmic Vibrations”. Orientado al estilo de Rundgren y con una habilidad notable para armar joyas pop ambiciosas y emocionantes. La segunda parte llamada Part Two: Star Power Suite, es casi una mini opera separada en 4 partes. Un termino medio entre The Moody Blues y Grateful Dead si se quiere. Orquestal y con la dosis necesaria de hippismo.
El lado 2 lleva muy apropiadamente el titulo The Paranoid Side. Allí encontramos mas variedad, como si le hubieran liberado un poco las cadenas a Jonathan y Sam. Aun cuando hay momentos mas melosos como “Flowers” y otros mas despechados como “I Don’t Have Anything/The Gate”, la tónica general viene dada por “Mattress Waterhouse” y “666”.
Pero donde realmente las cosas se ponen raras es en el lado 3. Scream: Journey Through Hell. Sin duda el lado mas apasionante de los cuatro que lo contienen. Un desafío al entendimiento en “Cold Winter/Freedom”, locura enmascarada en el blues de “Can’t Contextualize My Mind”, los números rocanroleros con “Brooklyn Police Station” y “Freedom II”, un parentesis folky en “The Game”, la exótica “Talk” que puede mirar a los ojos a “Sympathy For The Devil” de los Stones… En fin, es su versatilidad llevada al máximo.
El lado 4 de esta aventura desquiciada se titula Hang On To Love y esencialmente vuelve a la idea del principio. Pop emocionante, arriesgado y bien arreglado en “Everyone Needs Love” y la conmovedora “Hang”.
… And Star Power es definitivamente un carrusel apasionado de emociones y música pasada de tragos. Si La Eterna Parranda de Alberto Salcedo Ramos tuviese una forma aplicable en el contexto del rock, no cabe duda que es en este álbum. Celebra el despecho, la gloria, la decadencia, la vida, la muerte, los excesos, la sobriedad… Es una oda a lo mejor y lo peor de la humanidad.
Mi recomendada es “Brooklyn Police Station”. No cabe duda de que cuando tienen que ponerse rasposos e insolentes, lo hacen sin inconvenientes.
Aquí va “Mattress Waterhouse”.

Calificación: 5/5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s