Reseña: Death From Above 1979 – The Physical World

Tiene un flujo perfecto.


Death From Above 1979 es una de las buenas bandas que pude conocer este año. El dúo canadiense conformado por el vocalista y baterista Sebastien Grainger y el bajista Jesse F. Keeler realmente te vuelan la cabeza cuando los escuchas por primera vez. Contemporáneos de The Faint y con una formación perfectamente comparable a la de Royal Blood, fácilmente se les podría encuadrar en una especie de post neo punk, como si cruzaran a Blink 182 con Interpol. Pero en realidad se les encuadra en la ola de dance punk que aparece a comienzos del milenio con LCD Soundsystem y The Rapture. 

A pesar de que llamaron la atención con su EP Heads Up de 2002 y su debut del 2004 You’re a Woman, I’m A Machine con sencillos de la talla de “Romantic Rights” y “Blood On Our Hands”, la química entre no dura mucho tiempo y finalmente deciden separarse en 2006 para darle prioridad a proyectos en solitario.
Finalmente en 2011 deciden volver a reunirse y luego de años dando presentaciones, finalmente este año lanzan un nuevo álbum, The Physical World. Realmente fue gracias a una de las canciones de dicho trabajo “Crystal Ball” que tuve contacto con su música por primera vez. La misma apareció en FIFA 15, y cuando supe que era un tema lanzado este año, rápidamente decidí escuchar su nuevo álbum entero. Mucho mas cuando pude escuchar los dos sencillos lanzados hasta la fecha: “Trainwreck 1979” y “Government Trash”.
Ataque joydivisionesco en “Cheap Talk” y coqueteos con el garage en “Right On, Frankenstein!” y “Virgins” para empezar y dejar claro que tres años trabajando en su regreso no eran porque si. “Always On” juega con las guitarras a la par que la voz se escurre juguetona por nuestros oídos. La batería junta todo eso con unos golpes secos y contundentes.


“Crystal Ball” representa mejor que cualquier otra ese cruce entre la fuerza adolescente del neo punk y los ritmos del post punk. Es la médula que permite a este regreso fluir natural, como si habláramos de un debut.
Por su parte, en “White Is Red” encontramos un número más melódico y melancólico por la línea de Weezer, con una letra un tanto espinosa. Con respecto a “Trainwreck 1979”  sólo puedo decir que hay líneas de bajo imparables y la de esa canción. Le sumas a eso un coro contagioso y no necesitas más. Un hit hecho a la medida de su dance punk violento y pegadizo. “Nothin’ Left” parece conservar la idea aunque de forma un tanto más descafeinada.

En “Government Trash” proyectan toda su mala leche y escuchamos a Grainger darle al bombo de la batería como si sus vidas dependerán de ello. “Gemini” juega bien con los ritmos rápidos y lentos, aunque sin la misma inspiración del principio. Finalmente, la titular “The Physical World” cierra el álbum de la manera más turbia y siniestra posible.
Salvo dos canciones, The Physical World tiene un flujo perfecto. No encuentras fisuras, y en cambio si muchas ganas de mostrarnos a todos que la química que hizo grande su primer álbum no se ha perdido ni siquiera luego de tanto tiempo separados. Imagino que los tres años de demora también tuvieron que ver mucho con recapturar su esencia original. Eso se traduce en un sonido mucho mas directo y abrasivo. Buen regreso del dúo canadiense.
Mi recomendada es “Cheap Talk”. Siempre vas a tener la necesidad de escucharla una y otra vez.
Aquí va “Trainwreck 1979”.

Calificación: 4.5/5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s