Reseña: Johnny Marr – Playland

Hay cosas en las que es superior a The Messenger y cosas en las que no.

Luego de lanzar el año pasado su debut en solitario, The Messenger, y sorprendernos con canciones como “Upstarts”, Johnny Marr no pierde el tiempo y nos regala un segundo álbum. Precedido por el sencillo “Easy Money” el ex-Smiths, Modest Mouse y The Cribs llega ahora con Playland.
La verdad yo era de los que tenia muy pocas expectativas con irse en solitario. Aun sabiendo que es un guitarrista notable, realmente no lo veía cantando sus propias canciones. Pensaba “¿Y como diablos piensa competir con Morrissey?”. Grave error: Marr nunca se plantearía competir de esa forma con su ex-compañero de banda. Su rollo es mucho más simple, el de armar coros que canten todos antes que de hacerse el blanco de los tabloides por el contenido lírico. ¿Una salida fácil? Probablemente, pero el anti-stablishment por excelencia es Mozz. Johhny solo ponía su talento en las cuerdas al servicio de esa causa.
Centrandonos en Playland, hay dos cosas bien importantes para destacar. La primera, fue un trabajo que se compuso en la carretera. De hecho Johnny comentaba que muchas de esas canciones aparecían durante las pruebas de sonido previas a sus conciertos. Eso explicaría que a lo largo del álbum el instrumento predominante va a ser la guitarra, en contraste con The Messenger, donde había espacio para probar más cosas con los teclados.
La otra cosa es el lugar de donde sacó inspiración Marr. Comentaba en una entrevista para la Rolling Stone que encontraba fascinantes los segundos trabajos de sus bandas favoritas, lease Talking Heads, Wire o Buzzcocks. En ese orden de ideas, lo que buscaba era capturar la fuerza de su banda en vivo y llevarla al estudio. No buscaba variar en nada con relación a su debut, excepto en sonar mas directo. Es una decisión normal y muy frecuente en el mundo del rock, por lo cual solo quedaba ver si el guitarrista seria capaz de enganchar de la misma forma que en The Messenger.
En un principio la respuesta parece ser que si, pues tira lo mejor de su arsenal en “Back In The Box”. Contagiosa, con guitarras autoritarias, una batería sencilla y algunos teclados que aparecen de vez en cuando. Para el sencillo “Easy Money” lo encontramos más orientado al britpop, recordando parcialmente lo que hacía con Modest Mouse. Luego pasamos a un momento más lento y épico en “Dynamo”, con toda la intención de ser un himno durante sus presentaciones.
Turno de “Candidate” que de su entrada a lo Vini Reilly pasa progresivamente a convertirse en la balada del disco. Un punteo sencillo acompañado por algunos arreglos de piano, guitarras acústicas y los golpes secos de la batería dan como resultado lo más cercano a The Smiths que haya hecho Marr en años. “25 Hours” vuelve a imprimir cambio de velocidad en Playland con un tema 100% post punk. El mejor momento del bajo, que resalta más en la mezcla.
“The Trap” pone la melancolía al servicio del britpop y la new wave, siendo una de las canciones más logradas del álbum. Turno de la titular “Playland”, plenamente emparentada con Iggy Pop. Le sigue “Speak Out Reach Out”, con más presencia de los teclados y en general una atmósfera muy enrarecida. “Boys Get Straight” mantiene la idea, pero se sostiene con más propiedad en la guitarra de Johnny.
“This Tension” recuerda parcialmente el jangle pop que Johnny bien hacia en The Smiths. Guitarra acústica al mando, teclados haciendo un muro de sonido bien bonito y los arpegios de Marr para darle todavía más pinta de clásico. “Little King” cierra el álbum de forma tan descomplicada como lo inició.
Hay cosas en las que Playland es superior a The Messenger y cosas en las que no. En este álbum se muestra mas directo, mas seguro, mas decidido a tomar el toro por los cuernos. Pero en su contra, la producción no siempre se muestra a la altura, no se muestra tanta fluidez a lo largo del álbum y salvo algunas excepciones, no hay canciones que uno pueda destacar con facilidad como de esas que el publico pedirá en todos los conciertos. 
En resumen, Playland no es como el segundo de The Smiths, o el de Talking Heads, o el de Wire. De hecho es mas inestable que todos esos, pero cumple. Como todos los segundos álbumes del promedio.
Mi recomendada es “The Trap”. Nada como esa canción para dejar claro a quien le debemos la existencia del britpop por encima de todos.
Aquí va “Candidate”.
Calificación: 3.5/5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s