Reseña: David Guetta – Listen

El trabajo más impersonal, inseguro y mentiroso de toda su trayectoria.

David Guetta fue de los primeros DJs que pude escuchar en mi vida. No se si en sus inicios se le tenia mejor consideración que ahora, probablemente no, pero algo que uno podía rastrear desde los tiempos de “Love Don’t Let Me Go” y “The World Is Mine”, era que había un sello propio en el francés. Todavía tenia el alma y la fuerza del house europeo, pero con la astucia necesaria para incorporar elementos pop. Mucho de ese éxito se debió a Chris Willis, colaborador y cantante durante sus primeros años.

Cuando aparecieron Pop Life y One Love, Guetta dio un paso al frente hacia el mainstream con firmeza. Cada vez más sencillos copaban las listas mundiales y de Billboard, y cada vez alcanzaba más reconocimiento. De hecho One Love con “Sexy Bitch” y “Memories” a bordo, cambio radicalmente los valores de lo que un DJ representaba por esos días en la industria. Ahora si no tenias al cantante pop o rapero de turno, no podías triunfar en ese nicho.
Pero las cosas se comenzaron a torcer cuando la competencia comenzó a hacerse insostenible para él. La escuela sueca liderada por Swedish House Mafia, Eric Prydz y Avicii, los británicos con Calvin Harris en cabeza, los holandeses con Armin Van Buren, Nicky Romero y Tiesto en proceso de renovación, a quienes se les sumaron rápidamente Skrillex  y Steve Aoki, a la par con un cada vez más apreciado electro indie, y una escuela más sofisticada de la electrónica liderada por Disclosure y Zedd. Había demasiados proclamándose los mejores, con estilos y subgéneros muy variados. ¿Como sobrevivir a una voragine que se traga a sus propios creadores?
Bueno, la cosa es que Guetta quedó descolocado ante ese crecimiento y diversificación de la tendencia. Por eso Nothing But The Beat fue en general una lucha desesperada por volver a ser el #1 sin más argumentos que sus colaboradores. Prescindió de Chris Willis y llamó a cuanto artista pop conocía, cada uno más mediocre que el anterior. De hecho la única colaboración que realmente valió la pena fue la de Sia en “Titanium”. Los ritmos del francés y la habilidad compositiva de la australiana se compenetraron a la perfección y le dieron paso a una etapa de la EDM mas aventurera e introspectiva.
Ahora en Listen, cuando parecía que podía y quería arriesgarse más, resulta que decidió apostar mas sobre seguro que nunca. Se dice que el proceso de composición se vio influido por el divorcio que tuvo que afrontar recientemente. A riesgo de sonar tan despiadado como nunca lo he sido, también influyó que los abogados le quitaran bastante dinero.
Porque de lo contrario no me explico tantos reencauches. Sam Smith aprovechando el gancho que ya puso en circulación Disclosure, Sia por aquello de ver si salia otra “Titanium”, Nicki Minaj por razones similares, Algunas inclusiones mas interesantes como Emeli Sandé, y otras más cuestionables como John Legend y Ryan Tedder.


Los tres sencillos que han salido hasta la fecha son evidencia de las inseguridades que lo rodean ahora mismo. “Lovers On The Sun” y “Dangerous” con Sam son buenas, pero se orientan más al pop que a la electrónica. De hecho el mismo Smith participo en la producción de ambos temas, dando a pensar que ya no se confía en el criterio de Guetta a ojo cerrado como en otros tiempos. Por su parte “What I Did For Love” con Sandé busca repetir la idea de “Titanium” pero con más piano y menos electrónica. Ni hablar de “No Money No Love”. Un intento descarado de emular la versión mas facilona del dubstep.

Las que hizo con Sam Smith y Sia fueron con distancia las mejores, pero más por merito de ellos que del propio Guetta. De hecho, con “What I Did For Love” y “The Whisperer” uno se pregunta ¿Cual fue el aporte de David en esas canciones? ¿El nombre y ya? Porque digo, puede que haya contribuido con la letra de todas las canciones (digo, había que aprovechar el despecho). Pero es ofensivo considerar eso como el álbum de un DJ.
En la suma de las partes Listen es un trabajo que ofrece cierta recompensa, pero no por la labor de Guetta propiamente dicha. La ofrece a cuentagotas con los colaboradores que le dieron buena voz y buenas letras a una idea de disco que básicamente quería emular a Avicii sin ninguna clase de pudor. Si se hubiese arriesgado más con la estructura de las canciones, tipo lo que hicieron Tiesto y Calvin Harris este año, seria mas creíble eso de que es su trabajo más personal. Tal y como lo veo es todo lo contrario: el trabajo más impersonal, inseguro y mentiroso de toda su trayectoria.
“Dangerous” es la recomendada. Puede que Guetta lo haya llamado en plan “ok, ahora que es popular, puede trabajar conmigo”, pero Sam Smith por si solo le dio algo de vida a un trabajo carente de ella.
Aquí va “Lovers On The Sun”.

Calificación: 2/5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s