Retrospectiva: Deep Dish, el yin y el yang del house


La rumba que esperamos cuando cierren Estereo Picnic es una donde el riesgo y los hits se equilibren una canción tras otra.

No es Andrés Calamaro el que cierra Estéreo Picnic. Ni siquiera es Calvin Harris con todo y que es el headliner del tercer día. Los que tendrán el honor de cerrar el evento la próxima semana son una dupla que sorprende por su origen, su trayectoria y su notable influencia en el pop desde mediados de los noventa, abriendo el camino para que la figura del DJ tuviera la fuerza que tiene hoy. Hablamos, por supuesto, de Deep Dish.

Ali Shirazinia “Dubfire” y “Sharam” Tayebi son iraníes que se trasladaron a Estados Unidos con sus familias cuando eran apenas unos niños. Se conocieron en Washington a principios de los noventa, simpatizando casi que de inmediato al compartir origen y, sobre todo, gustos musicales que iban por el punk, el hip hop, el jazz y el dub. Y por supuesto, el house.

Lo curioso es que Dubfire y Sharam siempre han entendido el house de formas distintas. Dubfire por ejemplo prefiere llevarlo al limite, probar ruidos y mezclas desafiantes, hacerlo oscuro y misterioso. El segundo se siente más cómodo haciendo canciones que sean fáciles de escuchar, y con buen atractivo comercial. Justamente esa bipolaridad es la que constituiría la base para uno de los mejores ejemplos del house que haya pisado el planeta.

Comenzaron su camino en 1992, pinchando en diferentes clubes y realizando sus primeras remezclas, en las cuales se apreciaba un sentido del ritmo un poco más elaborado, suave, y por momentos más oscuro de lo que solía hacer el house en esos días, pero sin perder la facilidad hacer algo muy pegadizo. Ese choque de ideas vendría a conocerse como Deep House, siguiendo la estela de pioneros en esa tendencia como Frankie Knuckles o Armand Van Helden. Para 1994 lanzan su primer sencillo “Chocolate City (Love Songs)”, donde ya se aprecia esa intencionalidad más refinada.

Hacia 1995 Deep Dish incrementa su popularidad gracias a sendos remixes que hicieron para Paula Abdul y Janet Jackson, siendo el estímulo que necesitaban para ingresar por primera vez en las listas un año más tarde con su sencillo, “Stay Gold”, que alcanzó el #41 en las listas del Reino Unido.

Este éxito emergente hace que agrupaciones como The Beloved, Pet Shop Boys, al igual que solistas como Michael Jackson o Tina Turner también los soliciten para hacer remezclas. Para 1997 lanzan “Stranded” que también ingresa en las listas inglesas, y un año más tarde hacen lo propio con su primer #1 en las listas dance de Estados Unidos: “The Future Of The Future (Stay Gold)”, donde participan los británicos de Everything But The Girl, con quienes previamente ya habían colaborado remezclando su canción “Wrong”.


Todo esto sirve de antesala para que en 1998 debuten con su primer largo, Junk Science.Sofisticación pura un tema tras otro, equilibrándose entre el deep house y algunos pasajes más propios del house progresivo en canciones como “Persepolis”o “Summer Is Over”, anticipando en muchos sentidos lo que 15 años después estallaría de la mano de Disclosure, Flume y Chet Faker.

En los años siguientes el dúo se concentra en pinchar por el mundo y seguir haciendo remezclas, que ahora incluyen a The Rolling Stones, Beth Orton, Madonna, Sven Vath, Depeche Mode o Dido. De hecho, para esta última hicieron un remix de “Thank You” en 2002 que les dio el Grammy a mejor grabación remixada.


Esa popularidad les permite participar por primera vez en el 2001 de la serie Global Underground, un compilado de remezclas para la disquera del mismo nombre, para la cual ya habían colaborado personajes de la talla de Paul Oakenfoald o Darren Emerson.Volverían a participar de dicha serie en el año 2003.


A partir de ese año comenzarían a trabajar en su segundo trabajo de estudio, George Is On, el cual finalmente saldría a la venta en el 2005. Precedido por el éxito mundial de su sencillo “Flashdance” el año anterior (probablemente su canción más conocida), mostró un cambio importante en su sonido, menos orientado al house y más encasillado en el pop. Prueba de eso, la reversión que hicieron del clásico de Fleetwood Mac, “Dreams” (contando con la mismísima Stevie Nicks en las voces). Un año más tarde Dubfire y Sharam deciden partir caminos y seguir sus carreras en solitario de formas radicalmente diferentes.


Dubfire optó por orientarse al house más minimalista, hacer algunas remezclas para personajes tan dispares como Axwell, UNKLE y Booka Shade, así como a colaborar en diversos proyectos con Sven Vath, Underworld y más recientemente, Miss Kittin. Por su parte, Sharam prosiguió con el sonido de Deep Dish, lanzando el hit “PATT (Party All The Time)” en 2006 bajo su propio nombre, como primer paso para debutar en solitario con el álbum Get Wild en 2009.
De cualquier forma, el año pasado decidieron volver a trabajar juntos lanzando un nuevo sencillo, “Quincy”, que los devuelve al deep house que acostumbran, mostrando por momentos lo bien que les cayó trabajar con personas diferentes durante ese receso. La rumba que esperamos de ellos cuando cierren Estereo Picnic es una donde el riesgo y los hits se equilibren una canción tras otra. Una donde nos recuerden por qué fueron en su momento la lógica sucesión de Frankie Knuckles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s