Reseña: Faith No More – Sol Invictus

Sobrios, sólidos, seguros, y con la dosis de riesgo necesaria.

En una época donde el concepto de autenticidad es tan cuestionable, tan difuso, y tan fácilmente relacionado con los actos “sobrevalorados”, siempre es bueno que existan (o regresen a la vida) bandas como Faith No More. Y no lo digo tanto por el hecho de que sean auténticos o no, sino por el hecho de que no les importan ese tipo de calificativos, especialmente a su vocalista, líder y maestro zen, Mike Patton.

Había dudas relacionadas con el hecho de saber si su regreso a los escenarios en 2009 iba a incluir un nuevo álbum. El morbo llevaba a pedir nueva música con fuerza, pero el miedo a estropear una trayectoria impecable hasta el momento tambien pesaba mucho entre los seguidores. Las dudas se disiparon en julio del año pasado mientras teloneaban a Black Sabbath en el mítico Hyde Park de Londres, pues en esa ocasión el quinteto estrenó dos nuevas canciones: “Motherfucker” y “Superhero”, las cuales se lanzarían como sencillos en noviembre y marzo de este año, respectivamente. 
Con el paso de los meses se hizo oficial que estaban grabando un sucesor para Album Of The Year, y como siempre, las influencias tenían su cuota de interés. Estuvieron hablando de The Cramps y Siouxsie and the Banshees como ejemplos de lo que cabria esperar de su nuevo disco, que ya tenia el nombre de Sol Invictus.
La canción que le da nombre al disco es tambien la de apertura. Sostenida en el preciso piano de Roddy Bottum, tiene la mística medio crooner de Patton en la voz que bien ha sabido explotar en el pasado en canciones como “Easy”. Pasamos a “Superhero” donde el bajo de Billy Gould se hace el completo dominador del ritmo, permitiendo a la guitarra de Jon Hudson hacer lo propio con el ambiente. Equilibra la fuerza y la textura en sus rasgueos, haciendo que la canción pueda ser tan frenética como atmosférica. Muy buena canción y una prueba de que el acople de la banda sigue intacto hasta este punto.
Pasamos a “Sunny Side Up”, un metal con rastros de post punk donde nuevamente resulta determinante el papel de Hudson en la guitarra. Hasta aquí podríamos decir que Sol Invictus va muy bien, pero no es extraño que alguien diga que espera algo más de Patton y asociados. Por fortuna “Separation Anxiety” con sus rastros de psychobilly llega al rescate entre las dinámicas susurradas de las estrofas donde Gould y el baterista Mike Bordin lideran las acciones, a la par que Hudson y Bottum hacen los arreglos apropiados para que Mike Patton simplemente sea Mike Patton. Temazo.
Lo bueno de Faith No More es que hasta cuando deben tomarse un respiro saben hacerlo con clase. Aprovechan esos momentos para probar cosas nuevas en su acople. “Cone Of Shame” es un buen ejemplo, porque si bien en algún vuelve a subir la velocidad, el punto de partida es un punteo que evoca al Oeste en medio de un ambiente reposado, como si los dos bandoleros de turno estuvieran cara a cara, tanteando el miedo que existe en el contrario.
Turno de “Rise Of The Fall”, que con sus toques medio balcánicos me recuerda un poco lo que hizo The Doors en “Alabama Song (Whiskey Bar)”. Patton se apodera de la situación con su tono de voz más brutal y desgarrado, alternando con algunos momentos más melódicos. “Black Friday” mantiene esa idea pero le agrega más cambios de ritmo y un mayor trabajo en la guitarra de Hudson, que por momentos parece revivir (a su manera, claro) a John McGeoch, quien fuera guitarrista de Siouxsie and the Banshees, Magazine, Public Image Ltd, entre otros.
Vamos terminando el álbum y aparece “Motherfucker”. Básicamente es un geiser musical, pues poco a poco va incrementando su intensidad hacia arriba de acuerdo a lo que marque Bordin en los tarros hasta llegar al climax con la guitarra de Hudson y finalmente decaer con la misma delicadeza que subió. En “Matador” vuelven a superarse a si mismos aplicando esa idea del geiser, pero incrementando el nivel de dificultad en las melodías. Todos y cada uno de los músicos tienen su momento de gloria en esa canción sin perder ni por un momento el norte. El final con “From The Dead” es lo que seguramente entiende Faith No More por un folk atormentado, concluyendo así un trabajo que no tiene absolutamente nada que envidiar a sus trabajos de los noventa.
No hay tanto funk ni una necesidad tan fuerte de desafiar géneros como la había en Angel Dust o King For A Day, pero no lo necesitan. Sol Invictus los muestra sobrios, sólidos, seguros, y con la dosis de riesgo necesaria. Es el álbum más cercano al metal que han hecho desde The Real Thing, lo cual no le impide tener ciertos elementos fusionados en el acople, como puede ser la música balcánica, el psychobilly o el post punk. Que hubiese influencia de Siouxsie and the Banshees durante la grabación, hace que no extrañe el hecho de que Sol Invictus tenga atmósferas tan similares a las de Juju o Kaleydoscope.
“Separation Anxiety” es mi recomendada. Mete el miedo en el cuerpo desde el principio.

Aquí va “Superhero”.

Calificación: 5/5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s