Reseña: Paul Weller – Saturns Pattern

Contundente, directo, y siempre dispuesto a ir hacia delante.

Siempre he admirado muchísimo a Paul Weller. Me sorprende y me decepciona a partes iguales como ese derroche de talento constante desde sus inicios punk con The Jam, el estilo funk-soul en The Style Council y la combinación de ambas cosas con country y folk en su carrera como solista no ha sido mas valorado o exitoso de lo que es hoy en día.
A lo largo de su carrera, Weller ha representado un puente entre dos épocas en mas de una ocasión. Primero en The Jam al ser el eslabón perdido entre la invasión británica y el punk imperante de la época, con el indie que estaba por llegar en los años 80. Con The Style Council hizo lo propio entre el mod revival y expresiones contemporáneas como el soul, el funk o el R&B. Y luego en su carrera en solitario enlazar todas estas cosas junto a un redescubrimiento del folk y el country, para enlazarse en los noventa con el britpop.
En los últimos años Paul ha continuado buscando desafiar sus propios limites, y luego de un demoledor Sonik Kicks donde la electrónica tuvo un protagonismo hasta entonces inedito, el británico lanza su decimosegundo trabajo como solista con el evocativo titulo de Saturns Pattern, el cual vino precedido por los sencillos “White Sky” y la titular “Saturns Pattern”.
Con esas dos canciones arranca el álbum. “White Sky” con las guitarras al frente, y un número al estilo de “Brand New Toy” en “Saturns Pattern” que ya da evidencias de por dónde puede correr el asunto: aplicación de lo aprendido en Sonik Kicks al estilo de siempre, aprovechando una gama de ritmos más amplia y atrevida de lo que acostumbra y unos teclados que por momentos parecen remitirnos a Pink Floyd.
“Going My Way” demuestra la capacidad innata de Weller para combinar la influencia de sus héroes en una canción de estructura no muy convencional, puesto que inicia como una balada típica en piano para ir mutando con el paso de los minutos en un gospel donde los punteos de la guitarra le imprimen esa mística extra. Sin embargo, para “Long Time” vuelve a colgarse la guitarra al estilo añejo que acostumbra.
Para la mitad del álbum nos encontramos con una favorita personal: “Pick It Up”. Va por el tono más urbano de canciones como “Wild Wood”, pero a la vez Weller sabe imprimirle un viaje ligeramente distinto al meter ecos orientales en los arreglos del teclado y en el riff de la guitarra, ambos que se ven reforzados en un cierre al que solo se le puede calificar como sublime. “I’m Where I Should Be” remite al estilo que le hemos conocido de siempre al británico. No es mala, pero desentona un poco con el tono general a pesar de incluir reverberación en las guitarras y una linea de sintetizador.
Pero no es culpa de la canción ubicarse en medio de “Pick It Up” y esa cosa tan brutal que es “Phoenix”. De verdad, resulta inconcebible plasmar tanta genialidad en una sola canción. Se aprovecha un poco del sonido de The Style Council y le aporta un elemento exótico dado por el bajo y los golpes de batería en el coro. El resultado es simplemente magistral.
Vamos llegando al final y los cambios de ritmo continuos nos conducen a “In The Car…”. Entre pianos, guitarras con un sentimiento bien setentero y un riff blusero a más no poder allanan el camino para “This City Streets”, que decide perfilarse por un sentido mas AOR a ratos más propio de Simply Red que del mismo Weller, pero que aun suena impecable, dándole un cierre bastante bonito al disco.
Saturns Pattern confirma (y vamos no se cuantas confirmaciones…) que Paul Weller está hecho de una pasta distinta al resto. Hace mucho que se ganó la libertad para hacer lo que se le venga en gana con su música, pero ahora mismo somos testigos de que los artistas y los fans que se casan con un solo sonido o una sola forma de hacer las cosas palidecen a su lado. Aplicó las lecciones de Sonik Kicks a su formato típico de rock añejo con deudas a la música negra. El resultado si bien deja algunos momentos ligeramente fumados, en principio funciona para reafirmar su fuerza creativa a los ojos del mundo.
Contundente, directo, y siempre dispuesto a ir hacia delante, ese ha sido siempre Paul Weller. Saturns Pattern es otro recordatorio.
Mi recomendada es “Pick It Up”. En medio de la ambición generalizada a lo largo de las canciones, hay momentos como este donde se le siente con soltura ante la presión.
Aquí va “Long Time”.

Calificación: 5/5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s