10 canciones de hip hop (o de lo que entendemos por hip hop)

Fueron un acercamiento al género e inspiraron cierto respeto de mi parte por algunas manifestaciones.

Con el hip hop tengo una serie de prejuicios desde hace tiempo. Nunca encontré el atractivo a gente que solo hace rimas y samplea música de otros en vez de hacer ritmos propios. No estoy exagerando cuando digo que hasta hace unos años lo consideraba una forma todavía más baja de entretenimiento que Disney. En una ocasión preguntaba en un foro, con toda la intencion de zafarme de esos prejuicios, si había algo que les gustara el hip hop aparte de las letras. Las respuestas nunca pasaron de “si no le gusta no lo escuche”, reafirmando la distancia que siempre tuve ante esa subcultura.
¿Qué ha cambiado desde entonces? No tanto, pero he mirado con algo más de respeto al hip hop después de ver a bandas que me gustan como Kasabian, Gorillaz o Linkin Park aplicar elementos del genero a su sonido, y hacerlo muy bien. Inclusive subgéneros de la electrónica como el trip hop, el big beat o el jungle tienen varios puntos en común con esa música, algo a tomar muy en cuenta. Escuchar a los pioneros como Public Enemy o Run DMC tambien ha sido útil.
Pero cada vez que intento hacer que me agrade, me topo con las maneras gangsta (por no decir de chulo) o las ínfulas de grandeza o de “hacer arte” de Jay-Z, 50 Cent, Kanye West, Lil Wayne o Eminem. Si eso me hace un ignorante o no depende de cada quien, pero esa es la barrera que me impide darle al movimiento todo el reconocimiento que podria.
Con todo y eso, THIS IS MUSIC decide lanzar un listado de 10 canciones de hip hop. O de lo que entendemos por hip hop, pues la verdad es que aún hay mucho por aprender. Descarté todo lo que tuviera que ver con duetos con cantantes en el sentido estricto de la palabra o con agrupaciones que no son enteramente hip hop como Gorillaz. Me metí con los que son.
En ese orden de ideas, son temas que bien o mal llegaron a gustarme, fueron un acercamiento al género e inspiraron cierto respeto de mi parte por algunas manifestaciones, con todo y que soy consciente que las cosas por las que no me llevo bien con el hip hop siguen presentes en los temas incluidos en la lista.
1. Three 6 Mafia – It’s A Fight
El primer recuerdo estable que tengo de mí escuchando hip hop fue esta canción que apareció en la banda sonora de Rocky Balboa, sexta película de la saga del semental italiano. Aparece cuando el rival de turno, Mason “The Line” Dixon hace su ingreso al ring, a lo que le sigue un cruce de palabras con Mike Tyson que nunca sobra. La clave del éxito se puede encontrar muy seguramente en el sampleo de los violines y unos bajos que proporcionan cierta oscuridad callejera.
2. Eminem – My Name Is
Como todo ser de bien me llevo fatal con Eminem, pero había que meterlo en la lista. Como quedaba anulado el dúo con Dido por lo mencionado al principio, recurrí a “My Name Is” por representar bien su acostumbrada verborrea y el principio de las peleas con otros artistas que van a protagonizar su carrera posterior. Me atrajo particularmente el vídeo, que en lo personal es el 50% de los motivos por los cuales sabemos de Eminem.
3. Saul Williams – Surrender (A Second To Think)
Hubo un día clave para empezar a mirar el hip hop con otros ojos. En Rock Al Parque 2012 estaba con mi compañera de Escena Indie en Colombia, quien me sugirió ir con ella para ver a Saul Williams. No tenía idea de quien era, pero quede en shock viéndolo en escena. Me llamó la atención que además del turntablist usara una batería en vivo. Eso sumó puntos, especialmente cuando le llegó el turno a esta canción, que entre la crudeza de su ejecución y los momentos en que el norteamericano alternaba entre gritos y el spoken word, me dejaron un impacto profundo.
4. House Of Pain – Jump Around
Olvídense de MC Hammer. Olvídense de Sir Mix-A-Lot. Si se trata de hacer entretenimiento puro y duro desde el hip hop con un one hit wonder, nada como House Of Pain. Esa fue una de las primeras canciones que lograron sobrepasar mis prejuicios relacionados con el género. Probablemente tuvo mucho que ver el hecho de no ser en absoluto pretenciosa, de tener un estribillo muy básico pero a la vez muy fiestero, y que el sampleo de la gaita fue certero. Con el video dejan claro que buscaban un tema digno de escucharse en San Patricio.
5. Coolio – Gangsta Paradise
No suelo seguir una canción por su letra, pues hasta una letra estúpida bien cantada puede atraer mi atención. Por eso nunca he buscado que el hip hop me guste por su letra o sus temáticas. Tiene que haber algo más (en mi concepto) que le permita tener tanto seguidor. Es decir, algo más aparte de los blancos norteamericanos que en los suburbios escuchaban esa música y sentían la adrenalina recorriéndoles el cuerpo, sintiéndose unos malotes a ese ritmo.
Pero hay excepciones en eso de las letras. Cuando el hip hop no tenía como moneda corriente hablar de pandillas y asesinatos (cual corridos mexicanos con el narcotráfico), podían abordar el tema con sinceridad y asertividad. “Gangsta Paradise” de Coolio es uno de los mejores ejemplos posibles, con todo y qu
e el responsable tuviese en lo sucesivo problemas con la ley.
Imagino que debieron odiarlo a muerte por invertir de esa forma a “Pastime Paradise” de Stevie Wonder, pero es innegable que funciona. Lo que con Stevie era una crítica sentida a la maldad de la humanidad, en el angelino es una mirada melancólica (rayando en lo depresivo) de la violencia en las calles.
6. Cypress Hill – What’s Your Number?
Seamos claros: toda cosa que involucre a “Guns Of Brixton” tiene mi bendición. Aunque siempre me mostré en contra de que en el hip hop se samplee una canción entera, a los “locos de la mente” les perdono eso y mucho más. Después de todo, rinden tributo a una de las primeras canciones (con permiso de Blondie) que incorporaba rapeos abiertamente en la música popular. Ademas tienen a Tim Armstrong de Rancid haciendo la guitarra. Eso suma todavía más puntos.
7. The Disposable Heroes Of Hiphoprisy – Television The Drug Of The Nation
Una de mis favoritas, sin duda. Primero por la temática, que no apela ni al orgullo de raza ni a la temática gangsta. Opta por abordar algo universal e inminente: la anestesia cultural y el agente manipulador de la opinión pública que vino a representar la televisión arrancando los noventa, en la siguiente fase de la globalización. A eso se le suma un beat elemental, y un muy buen trabajo en los bajos sabiendo cuando incorporarlos y cuando quitarlos en la canción. No por nada U2 la utilizó durante el Zoo TV Tour para abrir sus presentaciones.
8. Beastie Boys – So What Cha Want
Con Beastie Boys pienso que se cometió una injusticia. Lo de ellos podía tener hip hop, pero en realidad no tenía nada que ver con hacer una u otra forma del género. Se valieron de técnicas propias de Def Jam y su alma mater Rick Rubin, pero lo de esos tres fue un desafío a la música popular perfectamente comparable al de gente como Beck. Entre tantas canciones que se pueden escoger de Adam Yauch y compañía, me quedo con “So What Cha Want” por agruparlo todo. Actitud gangsta tipo NWA, guitarras en línea con el emergente grunge, y un beat agresivo como pocos de su generación.
9. Death Grips – No Love
Cuando Kasabian dijo que 48:13 había sido influenciado en gran medida por Death Grips, comencé a ponerles atención. Esta canción fue de las primeras que pude escuchar de ellos. Incluida en No Love Deep Web, es uno de los trabajos más polémicos de los últimos tiempos (especialmente por su portada), pero fue el que propulsó la carrera de los estadounidenses hasta convertirla en una entidad que iba más allá del mismo hip hop. “No Love” marcó la pauta de su trayectoria posterior con puros delirios electrónicos enmarcados en los gritos de MC Ride, en lo que podríamos definir como un grito primal a la soledad, el inmovilismo y la pseudo-indignación que caracteriza a esta generación.
10. Dr Octagon – Blue Flowers

Cerramos con la que personalmente puede ser mi mayor debilidad entre las canciones de la lista. Dr Octagon (pseudonimo de Kool Keith) me resulta un personaje muy atractivo por varios motivos. En primer lugar, es un Ziggy Stardust del hip hop con tendencias de película Serie B. En segundo lugar, su aclamado Dr Octagonecologyst consagró a Dan The Automator como productor, siendo que en el futuro lo llamarían para colaborar con Cornershop, DJ Shadow, Gorillaz, Mike Patton, Kasabian o incluso Exodus. Y en tercer lugar, ese disco tiene una artillería de temas entre las cuales destaca “Blue Flowers” con una línea parcialmente gangsta, pero a la vez siniestra. Tan diferente fue a lo que había en ese tiempo, que pasarían al menos 15 años para que el género se pudiera igualar a una canción tan rupturista y desafiante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s