21 años de un cuento viejo y aburrido en Rock Al Parque

¿Por qué para esos vieja guardia el rock debe comportarse como los padres conservadores ante los cuales se rebelaba?

No quería escribir nada parecido a una editorial defensa-ataque a Rock Al Parque. No soy una persona que se sienta tan ligada a ese festival (aunque este año gracias a Escena Indie estaré acreditado los tres días). He ido tres veces (cuatro con esta), sin demasiada atención puesta, sin mayores pretensiones de ver bandas y aunque Zoé, Blonde Redhead o Saul Williams me han dejado buenas sensaciones, no suelo relacionarlo con sensaciones importantes en el pasado.
Pero ocurre que cuando hay que leer columnas tan desobligantes como esta, comentarios en Facebook tan carentes de un conocimiento real sobre el tema que discuten, y siendo este servidor alguien tan terco y tan amante de pelear con todos por cualquier cosa; me veo obligado a responder desde aquí, así a nadie le interese realmente leerlo o lo que yo pueda decir al respecto. Pero me molesta más el tema que debo combatir y que se lleva combatiendo desde que tengo memoria: ¿Qué es rock y qué no es rock para que entre en Rock Al Parque?

¡Es ridículo! Llevamos unos 15 años discutiendo sobre lo que es y no es, sobre lo humano y lo divino, mientras permitimos que la escena en Bogotá se estanque cada vez más porque las bandas y una buena parte del publico no ve (por imposibilidad o falta de ganas) más allá de Rock Al Parque, añadido al hecho de que no se dan facilidades que permitan a la iniciativa publica o privada fomentar toques o festivales en localidades con la misma frecuencia que en el norte de la capital. ¿Ustedes se imaginan como habría sido si Rock Al Parque hubiera nacido 10 o 15 años antes? Probablemente todavía estaríamos peleando con los glam-metaleros porque Aterciopelados, La Derecha, Juanita Dientes Verdes y los que se les ocurra no tienen la “actitud original” del rock.
Entiendo que mucha gente tuvo su introducción a esta música gracias al Festival en tiempos donde internet no era omnipresente y por eso tienen esa cosa del “purismo”, pero en el 2015 eso ya no es una excusa de nada. Se pueden escuchar, hacer, disfrutar y asimilar más cosas que en el pasado para un nuevo publico. ¿Por qué quienes entendemos el rock como algo mucho mas amplio no podemos simplemente progresar y permitir que el genero evolucione y siga dando guerra? ¿Por qué para esos vieja guardia el rock debe comportarse como los padres conservadores ante los cuales se rebelaba?
Todo eso lleva a una cosa que con el paso de los años se hace más y más nociva: la nostalgia. Ese es el motor que le permite a la gente decir que “el rock parte del blues y el country y cuando se sale de esas raíces ya no es rock” o “si una banda mete otros ritmos deja de ser rock”. Voy a soltar algunos nombres que son intocables para el “rockero” promedio (así en muchos casos solo conozca dos o tres canciones) y que han incursionado en otros estilos con bastante inteligencia: David Bowie, Iggy Pop, The Clash, Talking Heads, Rush, Faith No More, Red Hot Chili Peppers y Metallica. 
Así es. La nostalgia está matando a Rock Al Parque. Por eso encontramos los re-encauches de varias bandas como A.N.I.M.A.L., Cafe Tacuba o Los Pericos, o las incorporaciones de P.O.D. y Sum 41. No hemos vuelto a ver auténticos representantes de la movida del momento desde Bloc Party, Black Rebel Motorcycle Club, Los Bunkers, Asian Dub Foundation o incluso Blonde Redhead, Mutemath y Zoé. Por el clamor de un montón de cerrados (porque son un montón, eso es innegable) que nunca entendieron el rock en toda su extensión sino en una pequeña parte (probablemente la que muestra Radioacktiva cada día), hay quienes preferimos incluso aguantarnos la actitud estirada y a veces pretenciosa de la gente en Estereo Picnic o SOMA. Digo, al menos ellos no toman una bandera del rock y uno puede tomarlo o dejarlo cuando quiera.
Cuando estuve en el 2010 viendo a Zoé, pensaba que seria genial ver en ese marco a una banda como The Prodigy, que tenia la fuerza del rock (e instrumentación, pues tienen guitarra y batería en vivo) y los beats y los ruidos de la electrónica que le permitían ser discotequera. La electrónica tiene vínculos con el rock desde hace mucho (solo escuchar la Trilogía de Berlin es un buen ejemplo), pero aun así siempre recibía respuestas de que era un ridículo, que eso no tenia nada de rock (o que yo no sabia nada de rock o de Rock Al Parque), que eso servia para un Tomorrowland, etcetera. Bueno, resulta que este año dieron el paso al frente y vienen los Atari Teenage Riot.
“Al final siempre será mejor escuchar a la más barata y desconocida banda de rock de Colombia, Latinoamérica, Europa o Estados Unidos, que a los más reconocidos “guapachosos” del planeta”, dice una parte de la columna que señalaba arriba. Mi respuesta es que hubo “Una historia de un club que tenia country, bluegrass y blues, pero sin country, bluegrass ni blues”. Ese era el slogan de la película que salió hace un tiempo sobre el CBGB. El mismo que vio nacer a los Ramones y Dead Boys, pero tambien vio actuaciones de Talking Heads y Blondie, ambos pioneros en eso de meterle lo “guapachoso” al punk rock para volverlo new wave. Por cierto, Blondie colaboró con Systema Solar el año pasado en su álbum. ¿Eso los hace a Debbie Harry y Chris Stein unos parias del rock?
Ademas, dejemos claro que habla de “escuchar” y no de “ver en vivo”. Yo puedo en mi casa escuchar un cierto numero limitado de géneros y cosas, pero si yo voy a ver en vivo, las cosas son a otro precio. Un festival a estas alturas no puede darse el lujo de segregar demasiado cuando las fronteras y tabús sobre muchas cosas se están derribando no solo en la música, sino en los estilos de vida de la gente gracias a la inmediatez informativa de la que gozamos hoy. Ademas, si uno realmente viera en vivo ese tipo de bandas que se mencionan, ni siquiera estaríamos hablando hoy de una polémica en Rock Al Parque. De hecho, hoy seria un festival más.
Esto que diré es subjetivo y no ayudará en nada a la discusión, pero es importante mencionarlo. Para unirme a la pregunta esa, yo digo que algo es rock (o se emparenta con él) cuando tiene un pulso. Algo que le despierta el insisto más allá de los medios que utilice para conseguirlo. Algo que mantiene a la expectativa. Que permanece constante sin importar los cambios de ritmo. Puede estar en la instrumentación (sea o no la tradicional) o la voz. Pero si no lo tiene, no es rock o no está emparentado con eso. Por ejemplo: The Chemical Brothers tiene ese pulso, pero Davi
d Guetta no lo tiene. Lo pudo tener Hector Lavoe pero no lo tiene Marc Anthony. Pienso que lo tiene Puerto Candelaria, pero no tanto Bomba Estereo. Peter Tosh tenia más pulso que Bob Marley… Como dije, es algo muy relativo y muy personal. Variará en opiniones, pero explica mi postura ante todo ese asunto: el rock tiene demasiados lazos con otros géneros musicales como para despreciarlos por no ser el rock.
Si usted prefiere escuchar un estilo de música y ningún otro, perfecto. Es respetable, son sus gustos. Yo lo hago. No soporto la fusión y hay bandas o artistas con los que podría quedarme horas discutiendo sobre su inclusión en el cartel de este año. Pero por ser sus gustos o los míos, no son necesariamente una verdad absoluta en algo tan relativo, difuso, impredecible y manipulable como es la música. Y mas la música rock, otra marca gubernamental desde cierto día de julio…

No critico este cartel. De hecho, es con el que más cómodo me he sentido desde que tengo la posibilidad de asistir a Rock Al Parque, inclusive por la parte nostálgica. Lo que critico es que llevamos 21 años alrededor de esa institución discutiendo sobre el concepto de rock como si fuera un absoluto, y nos pasamos proclamando gente como “los salvadores del rock” o “gente que sabe de rock” en la radio, mientras las bandas locales siguen viendo como se las ingenian para mantenerse vivas ante el desdén de un publico que muchas veces solo se viste de rock (¿cuantas veces he usado esa palabra ya?) una vez al año por tres días. Debates entre especialistas y debates entre ignorantes, con afirmaciones ambiguas que siempre buscan responder esa maldita pregunta. ¿Qué es y qué no es el rock para que entre en Rock Al Parque?
Mi respuesta concreta: son 21 años de un cuento viejo y aburrido. Ahora si me disculpan, quiero pegarle a la gente que esté a mi lado mientras Alec Empire pincha “Revolution Action”.
Anuncios

2 comentarios sobre “21 años de un cuento viejo y aburrido en Rock Al Parque

  1. Para el anónimo de arriba: le toca aprender a leer: “Por cierto, Blondie colaboró con Systema Solar el año pasado en su álbum. ¿Eso los hace a Debbie Harry y Chris Stein unos parias del rock?”¿Será que “Debbie Harry” y “Chris Stein” no se refierirá a los integrantes de Blondie? Pues, dice uno…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s