10 canciones de The Chemical Brothers

Celebran años enteros dando ejemplo a la hora de adaptarse (o desafiar) los tópicos alrededor de los cuales se mueve la cultura del DJ.

El lunes aterriza el Festival Sonar por primera vez en Bogotá, concretamente en Corferias. Es una nomina grande la que han reclutado para la ocasión, misma que incluye a Hot Chip, Totally Enormous Extinct Dinosaurs, Brodinski, Bomba Estéreo, DJ Raff, y muchos exponentes más del ámbito electrónico internacional y regional. Sin embargo, en ese cartel hay un nombre que destaca por encima del resto, y ese es The Chemical Brothers.
Con Born In The Echoes debajo del brazo, a viente años de su debut como acto electrónico y una trayectoria de 24 años pinchando por el mundo y estremeciendo cuanta discoteca haya puesto música de ellos alguna vez en su vida, el dúo de Manchester se presenta por segunda vez en nuestro país mostrando como el big beat, el house, o los tonos más experimentales y atmosféricos abordados a lo largo de su carrera pueden llevar igualmente al delirio o a la fascinación entre su audiencia.
Por ese motivo en THIS IS MUSIC encaramos la misión de hacer una lista con 10 canciones de este proyecto conformado por Tom Rowlands y Ed Simmons. Si no estoy mal, es la primera vez que hago una lista dedicada a acto de electrónica. He ahí la importancia de este listado en particular. Sin embargo, en lo demás jugamos a lo de siempre: no son necesariamente sus 10 mejores temas, no buscamos que esto sea una introducción para los nuevos o un acto de complacencia con los fans de siempre. Son simplemente diez canciones que celebran a la manera de este servidor tantos años dando ejemplo como artistas a la hora de adaptarse (o desafiar) los tópicos alrededor de los cuales se mueve la cultura del DJ que ellos mismos contribuyeron a mitificar y a que obtuviera su forma actual.
Dicho eso, no están “Hey Boy Hey Girl”, ni “Chemical Beats”, ni “Go”. Tampoco incluí ninguna de las dos canciones en las cuales colaboró Noel Gallagher. Y muy a pesar, le faltaron centavos para el peso a “Elektrobank”. Arrancamos entonces con…
1. Believe
Comenzamos con la que probablemente sea mi canción favorita de Tom Rowlands y Ed Simmons. Con Kele Okereke de Bloc Party en las voces, fue con mucha distancia mi tema favorito de Push The Button. Ese zumbido del sintetizador y un beat adictivo por mantener siempre ese pulso tan dinámico ponen a la canción extrañamente cerca del krautrock. Se siente algo apocalíptico todo el asunto, cosa que no extraña tomando en cuenta el vídeo que acompaño este gran sencillo.
2. Block Rockin’ Beats
23 Skidoo, Bernard Purdie, Schoolly D y hasta Pink Floyd fueron elegidos como las victimas de Tom y Ed para desarmar un poco sus canciones para con elementos de todas ellas crear uno de los clásicos más perdurables de la electrónica en toda su historia. El bajo (tomado del tema de 23 Skidoo “Coup”) es una de las cosas más energéticas que haya escuchado este servidor en su vida. De una manera algo retorcida va a medio camino entre “Blue Monday” de New Order y “Club Foot” de Kasabian.
3. Get Yourself High 
Incluida en su recopilatorio Singles 93-03, marca una transición entre lo mostrado previamente en Come With Us y lo que escucharíamos más tarde en Push The Button. Todavía conservaba ese ambiente de carretera que sobrevolaba el primero, pero el enfoque ya no miraba tanto hacia la psicodelia sino que buscaba más contundencia, un estilo directo, menos “fumado” y más ligado a los revival de comienzos del milenio.
4. Out Of Control
El tercer álbum de The Chemical Brothers, Surrender, representó un giro hacia la música house, luego de dos trabajos (especialmente Dig Your Own Hole) donde llevaron su idea del big beat al limite. Claro, todavía los beats se hacían notar, pero ahora no cumplían una función tan libre y agresiva como antes. Fue la domesticación del proyecto, pero una muy bien pensada. Prueba de eso es que temas como “Hey Boy Hey Girl” o este donde Bernard Sumner y Bobby Gillespie aportan sus voces a un tema apocalíptico (y en cualquier caso muy a tono con lo que haría Primal Scream en XTRMNTR), fueron de los últimos éxitos del siglo XX.
5. A Modern Midnight Conversation
Sin ser un mal disco en lo absoluto (¿Alguien podría decir con tres dedos de frente que The Chemical Brothers hizo un mal disco?), We Are The Night es solo una continuación de Push The Button, pero con colaboraciones de un perfil más bajo. “Do It Again” y “Salmon Dance” son los temas más recordados, pero me incliné por esta canción debido a que muestra una faceta extraña en el dúo. Digo, uno nunca habría esperado antes de ese disco escucharlos haciendo algo tan cercano al “I Feel Love de Donna Summer.
6. Star Guitar
Esa canció
n siempre tuvo algo particularmente atractivo para mi. No suena a rock convencional, pero es lo más cercano al rock que han estado. Habrá quien diga que sonaban con mucha más fuerza y con más parentesco con el rock en sus primeros discos o que las colaboraciones con Noel Gallagher y Richard Ashcroft tienen un vinculo directo con el genero, pero no lo veo tan así. De pronto al notarse más la guitarra en esta canción y ser aplicada desde una óptica menos tradicional sin dejar de ser una guitarra consigue que el resultado sea más orgánico que en otras incursiones de Rowlands y Simmons en ese campo.
7. Alive Alone
Ya había hablado de esta canción en la Retrospectiva de Exit Planet Dust, así que me limitaré a parafrasear un poco. En esta parece que buscaran que su gente afinara sus energías o lo que sea en la pista de baile. Beth Orton hace suya la canción mientras nos conduce por un lugar completamente fuera de este planeta. Eso resulta contradictorio tomando en cuenta que hablamos de gente que (en principio) prefiere romper la discoteca. Y si bien no son el Dalai Lama de la electrónica, esa canción deja muy claro que desde esos primeros días buscaban ir mucho más lejos que el resto.
8. Another World 
Por algún motivo que a la luz del día de hoy no logramos entender del todo, Further no fue un disco muy apreciado ni por la critica ni por los seguidores del dúo. Mas experimental y propenso a lo atmosférico que a lo discotequero, fue un álbum difícil que sin embargo supo dejar temazos como este, donde los golpes contundentes se hacen notar de una manera diferente de la que acostumbran. 
9. Just Bang
Aunque pensaba entre escoger “Go” y “Wide Open”, finalmente me decidí por el tribalismo que domina esta canción del Born In The Echoes. No sé si por estos días la estén pinchando para sus sets, pero tiene toda la pinta de que si. Está hecha para enloquecer en cada compás, y a pesar de ese enfoque techno en los ruidos electro, se nota que está pensada única y exclusivamente para el disfrute en la pista de baile.
10. The Private Psychedelic Reel
Uno de los momentos mas volados de los años noventa cierra esta lista y también el Dig Your Own Hole. Con la colaboración de Jonathan Donahue le dan vida a un tema donde el big beat se entrecruza con ecos orientales y unos ruidos que representan un desafío para el novato. Llevando su estilo clásico a un terreno mucho mas ambicioso del que acostumbran, es el equivalente de lo que representa “Left To My Own Devices” para Pet Shop Boys.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s