10 covers a John Lennon

No son necesariamente las mejores versiones a temas del británico, aunque algunas lo son.

Hace 35 años moría John Lennon baleado por un desequilibrado mental. Si. Todavía se sigue extrañando su capacidad para escribir canciones, fuese de lo más sencillo a lo más complejo, o bien de lo cotidiano a la denuncia social. Es algo que se puede extrapolar fácil tanto en The Beatles como solista.
Sin embargo, debo aceptar que nunca me he sentido muy cercano a ninguno de los Fab Four. Es decir, me gusta cada cosa de su catalogo y no me cuesta entender por qué supieron ser la mejor banda de la historia hasta la luz del día de hoy. Muchas veces mi acercamiento a la música de ellos provenía de las versiones que hacían otros artistas. Es por eso que decidí unirme a los homenajes con una selección de diez covers a canciones compuestas por Lennon.
Aclaro que no son necesariamente las mejores versiones a temas del británico, aunque algunas lo son. Varias muestran el acercamiento que tuve a su música y a su legado todavía imbatible. Otras son elecciones muy particulares. 
Dividí el listado en cinco canciones escritas para The Beatles y cinco en solitario. Traté de incluir pocos covers a temas solistas que salieran en Instant Karma: The Amnesty International Campaign to Save Darfur como para dejar espacio a otras cosas. Y no metí ninguna versión de “Imagine” porque encuentro necio superar lo insuperable. En cualquier caso, muy recomendada la versión de ese hit universal por parte de Willie Nelson.
1. Roxy Music – Jealous Guy

Arrancamos con una elección obvia. Salió en 1981 unos meses después de la muerte de Lennon como un homenaje, poniendo el sello glamuroso que hizo de los Ferry, Manzanera y Mackay las leyendas que son. Probablemente por el hecho de que fue ese cover el que le dio popularidad a la original de Lennon, creo que puede rivalizar con la versión original. No por nada es uno de los dos temas de esta lista que, considero, realmente se proponen superar a la versión original.
2. Siouxsie And The Banshees – Dear Prudence
Hacia 1983 mientras preparaban su aclamado Hyaena, Siouxsie And The Banshees grabaron una version de “Dear Prudence” pasada por un filtro post punk ligeramente psicodelico, donde resultó clave la contribución de su guitarrista de ese entonces, un tal Robert Smith. Por otra parte, puede verse como un primer aviso por parte del grupo para avanzar hacia un estilo más accesible, en aras de conquistar el mercado estadounidense.

3. Green Day – Working Class Hero
Reconvertir ese folk intimo y hasta socialista en una canción ‘siglo XXI’ que se hace más intensa con el paso de los minutos lleva consigo el riesgo de que a lo mejor le chupa todo lo subversivo del contenido. Por fortuna Green Day sale bien librado a la hora de imprimir su sello en esta canción del ya mencionado disco benéfico de Darfur. No porque sean subversivos o porque el neo punk mate el folk de la original (que no es así), sino porque el hecho de darle ese giro a la canción permite apreciar una manifestación más explicita y cruda de la amargura por el clasismo del que hablaba Lennon.
4. Fiona Apple – Across The Universe
Salvando las distancias, Fiona Apple consigue algo muy similar a Green Day. Reinterpreta un tema de Let It Be bajo la óptica de lo que exigiría una canción a fines de los noventa en lo que a los estándares de producción se refiere. Sin embargo, en el caso de la neoyorkina el resultado es mucho más personal. También apela al muro de sonido pero de una manera más sobria, y le da un sentido más soñador a la letra.
5. Cheap Trick – Cold Turkey
Durante los setenta, Cheap Trick fue tal vez el grupo que más acusaba influencia de The Beatles. En 1995 apareció un disco tributo a John Lennon titulado Working Class Hero, para el cual este cuarteto contribuyó con una rabiosa versión de “Cold Turkey”, muy a tono con lo que demandaba la época musicalmente hablando. No diría que es representativa del estilo que supieron explotar en su periodo clásico, pero les sigue sentando muy bien.
6. Aerosmith – Come Together
No es un cover particularmente bueno, la verdad. Sigue casi que al pie de la letra la idea de la original, y tal vez sea solo el trabajo de Joe Perry y Brad Whitford lo que consiga darle un sentido más rudo, pero en general todavía se siente a la banda en piloto automático. Pero lo destaco porque cuando supe de su existencia nunca se me había pasado por la cabeza escuchar a Steven Tyler cantando algo de The Beatles. En cualquier caso, ese cover fue su ultimo éxito de los setenta.
7. Duran Duran – Instant Karma!
Tal vez queriendo emular a Roxy Music, Duran Duran le da a este buen tema de John mucha más sustancia, más elaboración, más muro de sonido y
, sorpresivamente, un ritmo más atrevido en la batería del que pediría en su encarnación original. No creo que haya sido la mejor forma de encararlo, pero no me disgusta el resultado, siendo justos.
8. Oasis – I Am The Walrus
Si, este es el otro cover que, podría decirse, se propone pelearle a la versión original. Solían cerrar muchas de sus presentaciones rindiéndole tributo a la banda que inspiró su estilo, pero con guitarras más distorsionadas y drogadas. Alguna vez leí que si The Beatles hubieran sobrevivido a sus problemas la podrían tocar de esa forma. Yo no lo creo. En poder de los Gallagher esa canción mete cosas del glam rock que, me permito suponer, los Fab Four no habrían podido sumar en una versión “actualizada”.
9. The Flaming Lips – (Just Like) Starting Over
Incluida en el disco benéfico de Darfur, fue grabado en la época en que Wayne Coyne no andaba en esa onda tan fumada en la que grabó, por ejemplo, la reversión del Sgt Peppers el año pasado. Al ser de carácter acústico, no tiene nada del toque más rocanrolero que Lennon plasmó en Double Fantasy. Como contrapartida, los teclados suman bastante para darle ese giro más intimo a la canción.
10. Elvis Costello – All You Need Is Love
“Quiero que me ayuden a cantar esta vieja canción folk norteña”. Con esas palabras Elvis Costello presentaba su versión de uno de los himnos más perdurables de la música popular en Live Aid. No necesitó la orquesta ni ritmos tan complejos como los que aparecen en la original. Solo una guitarra en reverberación, una buena entonación y 19 años de perspectiva histórica para que todo el Estadio de Wembley (y algunos millones más desde sus casas) la corearan con el fervor del caso.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s