Reseña: Years & Years – Communion

Cada sonido parece pensado para tararearse.

Desde principios de año venimos escuchando el nombre de Years & Years como uno de los destinados a protagonizar el 2015 musicalmente hablando. Mucho tuvo que ver el éxito de su sencillo “King”, un autentico palazo en radio al que no le fue nada mal en Billboard, colocandolos en el mapa y dejando canciones que en medio de su accesibilidad sabían aprovechar bien algunas maneras del indie.
El debut en largo, Communion, vio la luz en el mes de julio y curiosamente mostró una faceta diferente de la que sus sencillos pretendían anticipar. ¿Eso hizo al disco mejor o peor? Lo descubriremos mas adelante..
Un zumbido y la voz de Olly Alexander emergiendo como un geiser son suficientes para que “Foundation” abra el álbum con suficiencia y confianza en sus posibilidades. “Real” nuevamente se basta con la habilidad de Alexander para sacar adelante la canción. Los bajos y la percusión son tan elementales que sirven mas de metrónomo que de melodía. Buena forma de mostrar su lado mas R&B. Fue el primer sencillo de esta producción, y para ser honesto creo que no hacia mucha justicia con las cosas que realmente los hicieron pegar con fuerza en los últimos doce meses.
Finalmente el grupo se pone serio en el sencillo “Real”. Muestra ahora si sus puntos fuertes, que incluyen un manejo preciso de los teclados y la facilidad de su vocalista para ser apasionado y no caer demasiado en clichés o formas demasiado corrientes de hacer armonías. El segundo sencillo, “Take Shelter” anima las cosas un poco desde las percusiones como en plan calipso, pero de alguna forma se las ingenia para tener cierta atmósfera o espacialidad detrás.
Mientras “Worship” mete cosas del UK Garage y “Eyes Shut” prueba la faceta orgánica de la banda desde el piano en otro numero R&B; el grupo se va sintiendo poco a poco mas confiado en lanzar lo mejor de su artillería. De esa forma arranca una tanda con los temas que realmente hacen de Communion la maravilla rompelistas que es. La misma arranca con “Ties” para poner tierra de por medio con lo que hemos escuchado hasta el momento. Es synthpop con autoridad, percusiones imponentes y una buena lectura de lo que pide el pop hoy en día. En circunstancias normales seria sin discusión la mejor canción del disco. Pasa que “King”
Y si. Desde comienzo de año prometía que iba a ser uno de los palazos mas grandes del 2015. No defraudo. Otra buena interpretación de un genero (en este caso el house) desde el pop que les funciona de perlas. Todo, absolutamente todo es propenso de ser coreable en esa canción. Así de imponente es.
Lo bueno de Communion es que en el Years & Years siempre parece buscar la superación. “Desire” se anima con algo mas discotequero mezclando percusiones calipso y algunas de las ideas de “King”. Gran canción (de hecho fue su primer éxito significativo en las listas, llegando al Top 40 antes de que lo hiciera “King”) que ve una especie de epilogo en “Gold”, volviendo al R&B sin perder los teclados ni los coros intensos. Ahí está lo que hace significativo a este disco entre muchos otros.
Vamos llegando al final y escuchamos un soul a lo Boyz II Men en “Without”, donde los sintetizadores parece que estuvieran ejecutados en reversa, cosa que no les impide sentirse melódicos a la hora de compenetrarse con su vocalista. “Border” suena refrescante, sofisticada y muy diferente a lo que nos han mostrado en Communion hasta aquí. El peso lo lleva la percusión en vez de los teclados o el propio Alexander. Recuerda un poco a “Hope Of Deliverance” en el coro.
Una especie de trip hop con unos zumbidos bien raros en “Memo” cierra un disco que supo ser una gran sorpresa en este 2015. No cabe duda de que su punto fuerte estuvo en buscar superarse una canción tras otra, pero más allá de eso encontraron un sello personal que sin alejarse tanto de otras figuras del pop actual, tiene la suficiente autenticidad para decir “suena como Years & Years”. Tienen esa facilidad para hacer de un estilo a veces marginal, algo que puede consumir un publico masivo.
Como sucediera con Dare de The Human League en su momento, Communion es un disco donde cada sonido parece pensado vocalmente. Es decir, no es que solo el vocalista cante y los teclados estén atrás. Todos tienen un aporte equitativo y similar, pues cada parte de teclado o sintetizador (por muy rara que pueda sonar en ocasiones) parece pensada para ser tarareada en igualdad de condiciones con la voz. Firme en sus melodías, calculado en sus ritmos; no creo que en este 2015 se lanzara algo así de pensado para arrasar y que, en efecto, arrasara como este disco.

Mi recomendada es “Desire”. Despega con mucha facilidad y no necesita tener bajos tan pronunciados para desatar euforia.

Aquí va “Ties”.

Calificación: 4.5/5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s