Las 50 canciones del 2015 (40-31)


Diez posiciones más, con alguna que otra inclusión culposa.

Segunda parte de nuestro conteo por las 50 canciones que definieron el 2015 en el universo particular de THIS IS MUSIC, en el que es uno de los varios enfoques que decidimos asumir para dirimir lo más importante del año que termina.
Hoy revelamos diez posiciones más, con alguna que otra inclusión culposa. ¿El motivo? Bueno, si hace dos años me dijeran que dos o tres de esas canciones podían ir en un listado personal, me habría reído en la cara del responsable de esa blasfemia. En fin, sigan viniendo de a uno para conocer diez nuevas posiciones de este conteo.
40. David Bowie – Blackstar
Es uno de los dos casos en los cuales podemos decir que se requirió solo de una canción para hacerse protagonista en este 2015. David Bowie lo hizo para anunciar el sucesor de The Next Day, y como primer adelanto escogió un soul-jazz donde la Trilogía de Berlín y el estilo más conservador de los tiempos de Heathen o Reality se cruzan como un todo que se extiende por 10 minutos. Al parecer inspirado por los collages raros de To Pimp A Butterfly, el disco de Kendrick Lamar, el camaleón (parafraseando a un amigo) encontró la forma de juntar todas las facetas de su carrera como dando a luz a un niño. ¡Y qué niño!
39. Killing Joke – Euphoria
Que tenía que incluir algo de Killing Joke en el Top 50 era algo seguro. La cosa estaba en decidir cuál de todas las canciones de Pylon podía ser la elegida. Me decidí por esta porque a pesar de que “I Am The Virus” sembró en mi cabeza la idea de que Jaz Coleman y compañía la podían romper de nuevo, “Euphoria” equilibra perfectamente todo lo que se puede escuchar en el disco. Frenesí, algo de sentido pop, guitarras, atmósferas temperamentales, una pequeña dosis de locura en la batería… En fin. Es una canción que explica bien no solo la buena acogida del álbum en los últimos meses, sino la razón por la cual los británicos se convirtieron en una institución del post punk por derecho propio.
38. Major Lazer – Lean On
Nunca fui un seguidor a muerte de Major Lazer. Son más las cosas que me disgustan en la música de ese proyecto de Diplo de las que me gustan. Así de claro lo dejo. Pero “Lean On” es “Lean On”. Tiene una cadencia insuperable, un estribillo certero que aprovecha la EDM desde la óptica soundsystem de este coloso de la discoteca y, sobre todo, es supremamente disfrutable. Ni MØ, ni DJ Snake, ni Major Lazer se estorban. Solo fluyen. En el ámbito del pop puede que haya resultado la canción más importante del 2015.

37. Nanook El Último Esquimal – Lou, Candy y Lisa
Reconvertir una historia típicamente neoyorkina con The Velvet Underground y trasladarla geográficamente a Bogotá, pasando de esperar por el hombre con 16 dólares en la mano para surtirse de heroína a “negociar al mariachi en la Caracas con 55” siempre suma puntos. Quien quiera que sea el genio al que se le ocurre una locura de esas. Pero que el pulso rock sea el preciso para que esa historia coja forma no está a la mano de cualquiera. Por eso es que Nanook El Ultimo Esquimal la rompió con esa canción. Casi nadie tendría el ingenio en Colombia de dar en el clavo con la letra y la música de esa forma.
36. California X – Red Planet
Como a todo Nights In The Dark, probablemente se le puede achacar a los California X de suavizar sus maneras demasiado en comparación con su debut. Pero por mi parte puedo sostener que ha resultado una decision acertada desde lo creativa. “Red Planet” es college rock del bueno cruzado con maneras punk que permite darle forma a una de esas canciones que hizo click en mi cabeza con solo escucharlas una vez. Es instantáneo el efecto que produce ofreciendo al oyente energía y pasión, sobre todo en un coro que no escatima en eso de corearlo a muerte. Hasta el solo de guitarra tiene que ponerse a la altura para no arruinarlo todo.
35. Miami Horror – All It Ever Was
Otra incorporación a FIFA 16, y una de las que me deja bien complacido. No tanto por aparecer en el juego, sino porque desde que la escuché por primera vez en All Possible Futures me dio la sensación de ser perfecta para cerrar la temporada de alguna serie gringa. De hecho no pude resistir la tentación de escogerla para cerrar el último programa de radio que hice este año. Ojala la hubieran tocado este año en el Estéreo Picnic. Habría sido excelente.

34. Walk The Moon – Shut Up And Dance
Hizo pedazos Billboard por varios meses a lo largo del 2015. Y motivos no le faltaron. Se vale de una que otra idea reciclada de The Killers, suma una letra directa en medio de su sencillez y la cruza con las exigencias de los listados a nivel mundial. No sorprende en nada su éxito. Era lo mínimo que merecían luego de interpretar con tanta inteligencia lo que un hit podía exigir en estos días. Pero ojo que su catalogo no es de one hit wonders. Todo lo contrario.
33. Giorgio Moroder – I Do This For You
Si hablamos de hits, toca hablar de este. No arrasó en los charts, pero el regreso de Giorgio Moroder a la música con su álbum Déjà Vu a pesar de contar con colaboradores de alto perfil como Sia, Britney Spears, Kelis, Kylie Minogue, Foxes, además de mostrar el talento del italiano por su cuenta en una que otra canción… A pesar de todo eso fue esta canción con Marlene (probablemente un descubrimiento personal de Giorgio) la que logró cautivarme por encima de todas las demás. Tiene cierto dramatismo, pero a la vez se ve impulsada por un ritmo bastante energético. Como que incita a seguir dándolo todo en el día a día.


32. Árbol De Ojos – Esta Canción No Es Tu Canción
No siempre el rock colombiano se caracteriza por mostrar originalidad. Aunque eso no implica que una canción sea buena o mala, puede marcar la diferencia entre la trascendencia y el disfrute temporal. Árbol De Ojos dejó claro eso con este adelanto del que será su segundo trabajo discográfico, donde no solo terminan de darle forma a su sonido, sino que ponen en nuestros oídos una letra que evoca una irresponsabilidad ingeniosa. Hasta la fecha, es el mejor tema que le haya escuchado a la agrupación bogotana.
31. Django Django – Shake And Tremble
Siempre que la escucho me saca una sonrisa. Es inevitable sentirse contagiado por ese ambiente tan propio de la psicodelia sesentera, pero que de forma curiosa se sostiene en un bajo más potente de lo que exigiría el libreto. Tiene tanto de retro como de 2015. Realmente me encanta. Como todo el disco del cual hace parte.
Mañana prepárense para conocer diez nuevas posiciones.