Reseña: The Soft Moon – Deeper

Como puede resultar insoportable, tambien se las ingenia para seducir.

No recuerdo ahora mismo como me topé con este disco, ni con este proyecto. Pero es genial haberlo hecho, porque es uno de los trabajos que confirmó el interesante giro que da el post punk desde el revival frenético de la década pasada, a uno más difícil de asimilar que, de alguna forma, se vincula más con los valores originales del genero. Pero más allá de eso, Luis Vasquez, el responsable de hacer todo en The Soft Moon, se ganó un defensor a muerte con su tercera placa, Deeper.

Antes de hablar del disco, debo hacer algo de contexto para que se entienda un poco mejor el motivo por el cual encontré necesario escribir esta reseña tan tarde, a pesar de escuchar el álbum apenas se filtró en el mes de marzo. Y sobre todo, para hacer entender la importancia de este lanzamiento en el andar de este 2015.

Ocurre que mi percepción de los discos suele depender mucho de mi estado emocional o de mi obsesión con un determinado genero musical en el momento que debo escuchar determinado trabajo. Ya sea que el disco en cuestión me siga la corriente o radicalmente me haga cambiar de prioridades músico-emocionales, la clave está ahí.

Pues bien, para este caso confluyeron las dos cosas: una racha negativa en el plano personal que me hizo vulnerable al tono apocalíptico de Vasquez, y una renovada inmersión en el post punk luego de leer (y les advertí meses atrás que iba a ser una cita muy recurrente en THIS IS MUSIC) Post Punk: Romper Todo Y Empezar De Nuevo, libro escrito por Simon Reynolds donde hace una radiografía precisa sobre un momento musical que, hasta el momento en que salió a la venta el libro, no había sido debidamente analizado.

Eso coincidió con el regreso de The Pop Group y los nuevos trabajos de Public Image Ltd o Wire, junto a una serie de trabajos que tuvieron en común el resucitar ciertas cosas que no se veían todavía tan seguido en el revival, como puede ser el proponer cosas más allá del frenesí guitarrero tipo Franz Ferdinand. Claramente todavía falta mucho para hablar de “ejercicios de de-construcción” o intentos de vanguardia, y es probable que nunca se llegue a esa instancia nuevamente. Pero para lo que se necesitaba en estos momentos, esa interpretación más sórdida le ha permitido al post punk subir enteros con respecto a lo que venia mostrando en el ultimo lustro.

Y en ese proceso de convicción personal, Deeper fue vital.

Un collage de ruidos breve titulado “Inward” abre paso al ritmo arrollador de “Black”. Industrial, siniestra y sin complejos a la hora de marcar la pauta que seguirá el disco de aquí en adelante. Una donde todo se sentirá robotico y con el factor humano tan alienado como sea posible. No obstante, “Far” decide irse por una perspectiva más propia del darkwave, con sintetizadores mas definidos y un ritmo mas frenético. Eso si, mantiene lo alienado en la ejecución.

“Wasting” retoma la cadencia del principio sumándole un tono mas lúgubre. Con el paso de los minutos la percusión suma contundencia a una canción que sorprende por la fuerza y la autoridad de la cual hace gala. Le sigue “Wrong”, que se vale de un ritmo propio del EBM para avanzar. No podría decir que es bailable per se, pero tampoco es música ante la cual nuestro cuerpo pueda ser indiferente. Por su parte, “Try” saca a pasear por primera vez el bajo en todo el disco para conseguir en el oyente un impacto físico todavía mayor que en la canción anterior. 
Llegados a este punto, Vasquez parece encarnizado en probar que domina sin complejos cualquier elemento que le permita hablar de gótico. En circunstancias normales los problemas o el agotamiento creativo comenzarían aquí. Pero no, en vez de eso aparece “Desertion”. Nuevamente el industrial aparece para machacar los huesos, pero a la vez incita al cuerpo a perderse en su maldad. Las incursiones en distintas facetas de lo oscuro se comienzan a cruzar entre si. Aun así, queda tiempo para una inquietante balada en piano titulada “Without”, donde los ruidos de sintetizador ahora no son conductores sino soportes para un momento cargado de misterio.

“Feel” retoma algunos elementos del EBM desde una perspectiva bien ochentera, nuevamente con el bajo haciendo de actor estelar. Por su parte, “Deeper” se muestra como un collage de ruidos al azar (al menos en apariencia) sostenidos por una percusión inusualmente tribal para lo que acostumbra The Soft Moon. Buena forma de aportar variedad a Deeper para el gran final con “Being”, donde el darkwave se muestra en todo su esplendor entre los susurros de Vasquez y un ritmo intenso que sabe cuando cambiar la dinámica y cuando prolongarla.

Deeper logró aumentar las posibilidades creativas de Vasquez al depender menos del bajo y arriesgar más desde los sintetizadores. Juega un poco a lo que acostumbraba a jugar Suicide: como puede resultar insoportable, tambien se las ingenia para seducir. En este caso, con maniobras industriales y del EBM que lo dotan de una firmeza admirable. The Soft Moon se ha convertido desde este 2015 en un nombre para seguir con mucha atención en el panorama más siniestro del post punk.

“Desertion” es mi recomendada. Es la forma en que Vasquez interpreta eso de “perder los estribos”, sin dejar de mostrar alienación.

Aquí va “Wrong”.

Calificación: 4.5/5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s