10 canciones de The Rolling Stones

No van ni “Satisfaction” ni “Paint It Black”. Sobrepasan la lógica de un listado de esta naturaleza.

En menos de una semana el sueño mojado de muchos seguidores genuinos del rock en Colombia (así como uno que otro wannabe) se hará realidad: The Rolling Stones se presenta en el Estadio El Campin por primera vez en medio siglo de trayectoria en el marco de su gira América Latina Olé Tour, misma que ya pasó por Chile, Argentina, Uruguay y Brasil, llegará a Perú mañana y luego de presentarse en Colombia seguirá su camino por México y Cuba, este ultimo en un concierto de carácter gratuito.

Hace unas semanas hice para Escena Indie una lista con 10 canciones de la banda con ese motivo en mente. Aunque originalmente tenia la intención de publicar la misma en THIS IS MUSIC, al final decidí no hacerlo y crear una nueva con otros 10 temas. En cierta forma son complementarias, pero en definitiva ambas buscan lo mismo: celebrar la grandeza de sus Majestades Satánicas y repasar los aportes de Brian Jones, Mick Taylor, Bill Wyman y Ron Wood en todos estos años. Y claro, la genialidad que ha permitido que la sociedad que conforman Mick Jagger, Keith Richards y Charlie Watts siga inalterable luego de tantos años. Todo eso, a pesar de que no estaré ahí y de que considero que Bad Religion ese mismo día en Estereo Picnic es un mejor acto de nostalgia.

No van ni “Satisfaction” ni “Paint It Black”. Sobrepasan la lógica de un listado de esta naturaleza. Hablaremos de otras más.

1. Gimme Shelter
Arrancamos por la canción apocalíptica por excelencia, y una de las primeras canciones de los Stones en aprovechar el ocaso del sueño hippie (y por extensión, de los años sesenta) como una nueva fuente creativa. Pasaron de hacer referencias sexuales a realizar miradas sobre la sociedad convulsa en la cual vivían entonces. En ese punto comenzó a gestarse realmente la leyenda que representan hoy en día con los excesos y ese sonido tan rustico como provocador.
2. Oh No, Not You Again
Incluida en A Bigger Bang, fue una de mis favoritas de los Stones durante mis años de fiebre con ellos. Volviendo a ella de manera menos apasionada, no es difícil suponer qué le vi de bueno a esa canción. Está muy bien producida, las guitarras suenan firmes en medio de su ejecución descuidada, Charlie Watts golpea fuerte los tarros, y Jagger parece rejuvenecido. Y eso, tomando en cuenta que hablamos de los Stones, es mucho decir.
3. She’s A Rainbow
Seria inútil negar lo tremenda que es esa canción. Es ambiciosa, rasposa en medio de su solemnidad, como si Muddy Waters y Fats Domino conocieran el LSD. Pero también seria inútil negar que hizo parte de un disco que bien o mal buscaba equipararse al Sgt Peppers de The Beatles. Y eso para una banda que (se supone) fue pensada para ser una completa oposición a los Fab Four puede ser insultante. De todos modos el verdadero problema con Their Satanic Majesties Request fue que terminó de distanciar creativamente a Brian Jones de Jagger y Richards. Prueba de eso es que el primero no participaría mucho en el siguiente disco, Beggar’s Banquet, un regreso a los Stones crudos de siempre.

4. Mixed Emotions

Fue el primer sencillo que lanzaron de su álbum de 1989, Steel Wheels, el primero después de la reconciliación entre Jagger y Richards luego de que el segundo se molestara con Mick por emprender una carrera en solitario. Demostró un regreso a la buena forma luego de una aceptación variable durante los ochenta, así como una nueva adaptación de su rock and roll rustico a las exigencias del mercado de ese entonces. Fue su ultimo éxito propiamente dicho en los Estados Unidos, llegando al primer lugar en el Mainstream Rock Chart de Billboard.
5. Rocks Off
Nunca escuché una canción que capturara mejor todo lo que hacia grande a los Stones como “Rocks Off”. Una base R&B acelerada, la ambición suficiente para sumar vientos y darle protagonismo al piano tocado por Nicky Hopkins, Jagger llevando a nosotros una historia de aburrimiento frente a la vida y, muy concretamente, frente al sexo (“rocks off” es de hecho un modismo ingles que traduciría algo como “venirse” o “correrse”), así como ese curioso encanto de no estar muy bien ejecutada pero igual ingeniárselas para cautivar a su publico. Eso son los Stones. Ni más, ni menos.
6. It’s Only Rock ‘n’ Roll (But I Like It)
La otra canción arquetipìca de los Stones. Fue compuesta por Jagger y Richards, pero ni Charlie Watts ni Bill Wyman estuvieron involucrados en su grabación. El ex-Small Faces y luego The Who Kenney Jones hizo la batería, un músico de sesión hizo el bajo, y las segundas voces las hace ni más ni menos que David Bowie. Si, a ellos no los rechazó…
No hace falta decir mucho más. Es solo rock n roll. Y nos gusta.
7. 19th Nervous Breakdown
Inspirada en el estilo de Bo Diddley, es una de sus canciones más exitosas de los sesenta aunque eclipsada por el éxito posterior de “Paint It Black”. Aparentemente inspirada por la novia de Jagger en esos días, es un reflejo del bueno momento que pasaba la banda, donde las composi
ciones de Mick y Keith junto a las contribuciones de Brian Jones estaban pasando por su punto máximo de sincronizacion.
8. Stupid Girl
No sé si alguna vez se consideró a los Stones en los círculos feministas como un grupo machista. Si fuese el caso, no me sorprendería. Y es que en los sesenta cuando se trataba de ser los “chicos malos”, cumplían con ese papel como lo exigía el libreto. Importante el trabajo del teclista Ian Stewart, que le da aun más fuerza a la canción.
9. The Last Time
Luego de una primera etapa donde grabaron puras versiones de otros artistas, Jagger y Richards fueron sacando a la luz sus primeras canciones luego de tener cierta credibilidad en el mundo musical. “The Last Time” fue una de esas, mostrando un lado particularmente sensible en la banda, si se le compara con la insolencia que los va a caracterizar desde entonces. Curiosamente, el tema adquirió nuevamente relevancia en los noventa luego de que se demandara a The Verve por usar “más de lo estipulado” la melodía de esa canción para “Bitter Sweet Symphony”.
10. You Can’t Always Get What You Want
Cerramos con una máxima de vida que no se suele tomar muy en cuenta por estos días, pero que igual la banda supo plasmar a la perfección en este gran tema de Let It Bleed. En medio de ese caos que rodeo los últimos 60s y los primeros 70s, los Stones dieron en el clavo al darle el mensaje a la gente que necesitaba saber como podía seguir adelante luego de ver como la realidad se imponía al sueño colectivo de una sociedad más justa. 46 años después de su lanzamiento, la letra, los instrumentos y el coro vocal con el que se grabó siguen siendo tan evocadores como entonces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s