Reseña: White Lung – Paradise

Su mejor trabajo hasta la fecha.

Desde que escucháramos el desgarre punk del tercer trabajo de estudio de los canadienses White Lung, Deep Fantasy, esperamos por su siguiente paso. Y es que forjaron una carrera alrededor de una interpretación del punk con una mira actualizada pero no por eso exenta de agresividad, dando sus frutos hasta convertirlos en uno de los grupos más apasionantes del panorama rock de la actualidad. Mucho tiene que ver la voz de su líder Mish Way, junto a unas letras cargadas de violencia y fatalismo tan adolescente como cinematográfico.
Tras el lanzamiento de Deep Fantasy hubo una gira en medio de la cual su bajista Heather Fortune es reemplazada por Lindsey Troy de Deap Vally. Casi de inmediato ingresaron al estudio para componer y grabar las canciones que conforman Paradise, su cuarto trabajo de estudio. Los adelantos previos “Hungry”, “Kiss Me When I Bleed” y “Below” daban indicios de un cambio importante en el sonido de la banda. Aun manteniendo la acostumbrada dosis de energía, los sencillos dejaron ver un mayor protagonismo de los efectos de guitarra, más atmósferas y en general un sentido más indie rock que en sus producciones anteriores. Incluso si uno se fija en la última pista de ese Deep Fantasy, “In Your Home”, parecía dar pistas de ese giro, pero el resultado no era tan radicalmente separado de lo que finalmente han mostrado en Paradise.
Desde la apertura con “Dead Weight” queda claro que si bien sigue la inspiración punk de sus trabajos anteriores, las formas de llegar a esa intensidad son diferentes. La pedalera de efectos ofrece más posibilidades en la guitarra de Kenneth William, que alterna entre punteos ejecutados como en reversa y rasgueos muy primitivos, junto a una letra muy propia de la angustia adolescente que siempre funciona en sus canciones. “Narcoleptic” apela a esa misma mezcla, reemplazando los puntos de sutura por narcóticos en la letra.
Sin embargo en “Below” hay un cambio de enfoque. Por un lado, tiene un tono más pop, con reverberaciones de guitarra marcando bien new wave más la parada. Por el otro, la canción fue descrita por Mish como una balada “tipo Stevie Nicks conoce a Celine Dion”. Curiosa forma de introducir elementos vinculados con el gótico de The Cure en una banda como White Lung que generalmente está más ligada al hardcore. De hecho “Kiss Me When I Bleed” es algo que pudieron haber coescrito Robert Smith y Gerard Way de My Chemical Romance. Tiene esa dinámica impredecible de las primeras canciones de los norteamericanos, el aura envolvente de los británicos y el drama fatalista de ambos grupos. Con “Demented” mostrando el lado más cercano al punk de sus primeros discos y destilando toda la ira que tiene en su interior, concluye la primera mitad del álbum.
De aquí en adelante vamos a escuchar las mejores canciones que tiene Paradise para ofrecernos, comenzando con “Sister”. Mantiene la energía punk de “Demented” pero pasada por ese filtro medio indie-medio emo del principio del álbum. Nuevamente los punteos hacen acto de presencia, alternados con momentos más reposados que sirven para reforzar el aura oscura y misteriosa del tema. Llega el turno de “Hungry”, una de esos temas que arman afición, sostenido por una estructura propia del college rock con instintos del neo punk y el indie rock. Poesía intensa a su alrededor mediante, el coro “Baby, you’re weak. Baby, you’re starving. The star will melt. And we’re all hungry for it” parece indicar entre líneas el deseo de la banda de tener mayor reconocimiento mediático. Explica de alguna forma el cambio de estilo para esta placa.
“I Beg You” sube las revoluciones con una batería más rompedora y una guitarra que en medio de su ejecución caprichosa no pierde su fuerza. La voz de Mish hace el resto. Pasamos a “Vegas”, más pesada y sobrevolando los terrenos del gótico en la que con distancia es la “canción maldita” del álbum. Para el cierre tenemos a “Paradise”, la canción que por muy buenos motivos da nombre al disco. Rápida, con buenas guitarras yendo entre lo punk y lo indie sin problema, y Mish haciendo que su voz junte todo eso en un todo imbatible, es un cierre espectacular al cuarto trabajo de los canadienses.
Sin duda, es el mejor trabajo de White Lung hasta la fecha. Tiene inventiva, mira hacia adelante sin desarraigarse, y transmite emociones muy poderosas en cada canción. Como de costumbre, se impone la voz de Mish con esa mezcla de espíritu indie y dramatismo de adolescente milenial. Se han convertido en algo similar a lo que supo ser Paramore en sus mejores días, solo que en vez de escuchar a Green Day son más de Hole o Elastica. Remite en muchos sentidos a My Chemical Romance, especialmente a los de la época de “I’m Not Okay” y “Helena”. Si he de ser sincero, puede que se necesitara escuchar algo así en la actualidad. Gente que tenga cierta capacidad para el drama y lo pueda cristalizar en tiempos que no son muy amables.
“I Beg You” es mi recomendada. Es un hibrido estupendo entre el punk y su renovada identidad new wave.
Aquí va “Hungry”.
Calificación: 5/5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s