Reseña: Slaves – Take Control

Es para repetirse una y otra vez, mientras se golpea con la pared en la soledad de su cuarto.

El mundo de la música suele tener cierta predilección con eso de enfrentar ciertos grupos por tener cierto parecido estético o de sonido, o cierta popularidad y hacer no solo que se vendan más los discos, sino el merchandising y las polémicas en los medios de comunicación. Beatles Vs Stones, T Rex Vs Bowie, Hendrix Vs Clapton, Sex Pistols Vs The Clash, Iron Maiden, Vs Judas Priest, Metallica Vs Megadeth, Nirvana Vs Pearl Jam, Oasis Vs Blur, Tupac Vs Biggie…
Curiosamente de esos duelos se ha visto más bien poco en el nuevo milenio. Como que muchos grupos decidieron rechazar esa practica y lo máximo que se consigue es una “rivalidad silenciosa” tipo la que tuvieron en su momento The Strokes e Interpol, o comentarios aislados sobre una u otra banda. Sin embargo, esta década podría ofrecernos un duelo de esas proporciones que por algun motivo todavia que no logr comprender aun no ha explotado.
En una esquina, Royal Blood, dúo británico con un debut lanzado hace dos años que se cuenta entre los más demoledores que haya escuchado este servidor, donde el puesto de la guitarra es ocupado por un bajo condenadamente espeso y adictivo.
En la otra esquina tenemos a Slaves, banda también británica (y dúo también) que desde su fundación en 2012 ha escalado a una velocidad demencial posiciones de popularidad gracias a un estilo directo y cargado de adrenalina donde Laurie Vincent e Isaac Holman han demostrado una facilidad insultante para armar canciones donde prima el elemento más básico pero que siempre pueden orientarse hacia un estilo diferente. El año pasado debutaron con ‘Are You Satisfied?’, álbum que si no quedo entre los mejores del 2015 en THIS IS MUSIC es porque lo descubrí demasiado tarde. Mi error.
Sencillos como “The Hunter” o “Cheer Up London” no dejaron a nadie indiferente. Con la firme intención de aprovechar el buen momento, el dúo se metió al estudio con Mike D de los Beastie Boys en la producción, mientras continuaban de gira presentando su debut en festivales como Reading y Leeds, donde básicamente se comieron el escenario. El resultado salió a la venta hace algunos meses con el nombre de ‘Take Control’, acompañado de una portada muy similar a las que se veían en los tiempos del post punk en bandas como The Raincoats. Buen aviso.

Es más rústico que su debut, indudablemente. Son 16 pistas repartidas entre canciones en el estricto sentido de la palabra y audios alocados donde se destila garage por todas partes. Hay momentos rápidos tipo “Spit It Out”, “Take Control”, “Fuck The Hi-Hat” (que no llega al minuto de duración), “Hypnotised” o “Same Again”, temas donde huele a sudor punk por todas partes. Otras como “Rich Man” o “Lies” tiran más del riff.

Algunas son más lentas como “Play Dead”, “Cold Hard Floor”, “People That You Meet” o “Angelica” donde se pueden encontrar incluso momentos medio ligados al blues distorsionado tipo The White Stripes en las dos ultimas. Eso si, sin perder ni un poco de su intensidad. 
Por su parte, hay otras que ofrecen momentos bien extraños, como el caso de “Steer Clear” donde colaboran con Baxter Dury, el hijo del gran Ian Dury, la industrial “STD’s/PHD’s”, o el hip hop con guitarras de “Consume Or Be Consumed”, donde Mike D no se resiste y participa con la banda en un número digno de Rage Against The Machine. Tal vez sea la que mejor refleje esas intenciones más “políticas” en las letras que Laurie Vincent señalaba durante la promoción previa al lanzamiento.

No es un álbum de matices tan variados como ‘Are You Satisfied?’, pero lo compensa con riffs ingeniosos en medio de su carácter primitivo y despojado de virtuosismo. Eso si, cuando eligen ponerse raros, se ponen bastante raros. Como ese tremendo debut del año pasado, ‘Take Control’ es para repetirse una y otra vez, mientras se golpea con la pared en la soledad de su cuarto. Bueno, eso si es que no los está viendo en vivo para dejarse llevar por las ganas de armar pelea entre el publico con tal de sacar toda esa intensidad que llega a su cuerpo. Slaves ratifica que es un grupo para prestarle mucha atención, y ojala que esa leyenda se pueda esparcir a la mayor cantidad de gente posible. Merecen todo el publico posible.
“Steer Clear” es mi recomendada. Se respira por todos lados ese tono dub tan ligado a la Inglaterra de principios de los ochenta.
Aquí va “Take Control”.

Calificación: 5/5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s