Reseña: Cigarettes After Sex – Cigarettes After Sex

El “menos es más” como filosofía para componer canciones de amores perdidos.

Vayamos sin rodeos: es uno de los mejores debuts de este milenio.
No recuerdo haber escuchado en esa línea del tiempo particular del rock alternativo (ni siquiera en la del rock en general) tanta elegancia para plantear una atmósfera tan compacta, sobrecogedora y conmovedora como la que plantea Cigarretes After Sex en su muy esperado álbum debut. Diría que se acerca un poco al ejemplo de Cocteau Twins, pero incluso ellos utilizaban arpegios y melodías más recargadas. Con Cigarretes After Sex prima el “menos es más” como filosofía para componer canciones de amores perdidos.
Es verdad que Greg Gonzalez se tomó su tiempo para componer y grabar el tan esperado debut, pero valió la pena si tomamos en cuenta lo desarrolladas que están las señas de identidad en el acople de la banda. Ademas de la guitarra de Gonzalez y los teclados de Philip Tubbs llenos de sutilezas y arreglos calculados al milímetro, tenemos el hilo conductor en el bajo de Randy Miller, y el arduo trabajo de Jacob Tomsky en la batería, siempre ejecutada con una calma y un estoicismo que parece mentira.

La declaración de intenciones que es “K.” con la referencia geográfica más hipster posible presente en la letra (la historia se desarrolla en el Lower East Side de Nueva York) es prácticamente imbatible en el álbum. Tiene pasta de ser himno generacional (consecuentemente, una presa muy apetecida para los soundtracks de las películas) y conducida por la voz tan androgina como aterciopelada de Gonzalez ha sabido sorprender a más de uno que no los tenia referenciados. Curiosamente la canción que cierra el disco, “Young & Dumb”, también menciona a Nueva York pero la letra es su completo opuesto: sin abandonar los chorus en la guitarra ni esa voz tan intrigante de Gonzalez, son frases llenas de erotismo y, por qué no, perversión. 
Pero si en este espacio se le considera uno de los mejores debuts del milenio es porque debe tener mucho más. Y lo tiene. Esa especie de vals presente en “Sunsetz”, el romanticismo a tope de “Sweet”, “John Wayne” y “Each Time You Fall in Love”, esta ultima con ese tono típico de la música de carretera (y una historia que ahora se traslada a Los Angeles), sus variaciones que oscilan entre lo dramático de “Opera House” y lo fatalista en “Flash”, esa encarnación de las emociones e inquietudes de nuestra generación presentes en “Apocalypse”, la nostalgia pura y dura en “Truly”.

No estoy seguro de a qué género pertenezca Cigarettes After Sex, pero si se le encuadrase en el dream pop seguro es uno muy distinto al de Beach House. Más bien se acerca al estilo de Mazzy Star, pero es un hecho que en ambos casos las sensaciones despertadas son muy diferentes. Como sea, es un álbum notable, repleto de detalles que hacen de su escucha algo apasionante, conmovedor y sublime. Mucho más de lo que podría aparentar un álbum de solo baladas. Es posible que hoy no se le de todo el reconocimiento que merece, pero ojala y en unos años se recuerde ese testamento particularmente bello y tortuoso a la vez que nos deja Gonzalez para lidiar con el rechazo.
Mi recomendada es “Apocalypse”. Bien puede ser una canción de cuna, bien puede ser La Oreja De Van Gogh cantando en ingles… Pero no.
Aquí va “Sweet”.
Calificación: 4.5/5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s