Los soundtracks de FIFA: ‘FIFA 09’

Es debatible si fue o no el mejor soundtrack de la historia de FIFA, pero entre los tres mejores si pelea.

En 2008 el mundo del futbol está por iniciar un momento de su historia que aun vivimos hoy: la rivalidad deportiva entre Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, un punto de ruptura para el deporte, para para la rivalidad FIFA Vs PES, y para este juego en si, El hecho de que a partir de entonces y año tras año se enfrentaran por ser el mejor futbolista del mundo a todos los niveles le ha permitido al futbol convertirse en un negocio más rentable de lo que nunca ha sido antes.

No era la realidad del juego, claro (ni siquiera en la portada). Pero visto a la distancia fue el ultimo juego antes de ese cambio tan brusco en el fútbol, que incluyó monetizar, expandir el mercado y llegar a más gente de todas las maneras posibles.

Asia/Oceania: Octubre 2 de 2008
Europa: Octubre 3 de 2008
Norteamérica: Octubre 15 de 2008
Latinoamérica: Octubre 28 de 2008

Las canciones
El aspecto musical seguía igual, o tal vez hasta mejor que nunca. Aunque por primera vez en mucho tiempo se redujo la cantidad de canciones (42 en vez de las 50 de FIFA 08), una vez más la calidad de la selección hizo que no hubiese muchas quejas al respecto.

Una vez más el indie rock ofrece un repertorio incuestionable. A ver si estos títulos les suenan: “Olympic Airways” de Foals, “Kids” de MGMT, “Always Where I Need To Be” de The Kooks, “Fast Fuse” de Kasabian, “Let U Know” de Plastilina Mosh, “Tell Me A Lie” de The Fratellis, “That Kind Of Man” de The Heavy, “Keep Your Head” de The Ting Tings… Ah, que buenos años…

Algunos exponentes menores incluyen “I’m A Villain” de los islandeses Jakobinarina, “What Gods Are These” de My Federation, “Fahrrad” de los alemanes Radiopilot (estas dos, clásicos FIFA con todas las letras), “Gasoline” de The Airborne Toxic Event (que comparados con lo que hacen actualmente son prácticamente irreconocibles), “Open Your Window” de Reverend & The Makers, la pegadiza “Modern Drummer” de los noruegos Ungdomskulen, “61” de los daneses Kissaway Trail como anticipo del “indie de estadio” predominante en la década siguiente, y los repitentes Jupiter One con la vibrante “Platform Moon”.

Pero aun con ese dominio más absoluto que nunca del indie rock, The Script se las ingenió para aparecer con “The End Where I Begin”, apelando para eso a todas las formulas britpop posibles.
El panorama europeo dejaría ver una de sus últimas muestras de variedad en FIFA, para después caer en líneas generales en un estado de homogenización que no juega a su favor. Ese año escuchamos “1ne” de los italianos Caesar Palace, una despedida para mucho del sonido post-Y2K que caracterizaba las combinaciones entre rock y electrónica hasta entonces; pero también escuchamos a Macaco desde España con “Moving”, un tema con cierto parecido a los de Black Eyed Peas cuando no apestaban. Si es que eso alguna vez pasó (?).

Por otra parte el proyecto de la cantante Najwa Nimri y Carlos Jean, Najwajean, dejó algo un poquito más perdurable y consistente con “Drive Me”, mientras The Pinker Tones se sacó otro clásico FIFA del bolsillo con “The Whistling Song”.

Aunque los DJs seguían relegados en líneas generales, todavía hubo espacio para los adictos al sampler como Dj Bitman en “Me Gustan” o Junkie XL en “Mad Pursuit”. La esperanza de recuperar su sitio de privilegio en el futuro quedó a cargo de The Bloody Beetroots con “Butter”, pero era realmente incierto saber cuándo podrían realmente recuperar su lugar.  Eso si, en FIFA 09 volvieron a ser fundamentales solo que en forma de remixes. Y de esos hubo varios. Y muy buenos.

El de Yuksek a “Bonafied Lovin’” de Chromeo y el de Boys Noise a “Working Together” de Gonzales, por ejemplo, son sensacionales y ofrecen perspectivas renovadas de las canciones respectivas. Incluso el tratamiento de Soulwax a “Ready For The Floor” de Hot Chip le añade más ímpetu si cabe a la canción original. Pero el mejor remix fue el de los productores brasileños The Twelves a “I’m Not Gonna Teach Your Boyfriend How To Dance” de Black Kids, uno de los momentos más pegadizos y al mismo tiempo nostálgicos que nos dejó ese juego. Del tinte new wave que tiene la original, el remix suena más cercano a la indietronica. El mismo Junkie XL aportó su remix, en este caso a “Feels Like Music” de Tom Jones.

Hablando de indietronica, ese año dejo una de las mejores canciones posibles en ese apartado: “Lights & Music” de Cut Copy. Synthpop, psicodelia, guitarras y tintes rave se entrecruzan de una manera alucinante e irresistible. Claro que tuvo dignos competidores en “True Stories” de Datarock (banda que repetía aparición en el juego de manera consecutiva), una muy subestimada “Black And Gold” de Sam Sparro, y “Runaway” de Ladytron. Desde una mirada más contundente, “Muzzle #1” de The Whip fue una buena incorporación, aunque no tan apreciada en comparación.

Latinoamérica no defraudó. Brasil puso esta vez más indie que de costumbre, via “Jager Yoga” de CSS (la mejor canción de sus carreras, lejos) y “Magrela Fever” de Curumin, una especie de Caloncho pero paulista. Mientras México aportaba a Plastilina Mosh, Argentina colaba a Señor Flavio con “Lo Mejor Del Mundo”.


Damian Marley vuelve al juego, ahora con “Something For You (One Loaf Of Bread)“ un tema ciertamente excesivo, como si Phil Spector produjera al papá de Damian. El neo soul (más bien neo-northern soul en este caso) tendrá una digna representante con Duffy y su brillante “Mercy”, el hip hop vuelve a dirigir su vista a Europa y suma al francés Soprano y su tema “Victory”, mientras el juego nos dejó ver por primera vez dos de sus exponentes más afilados: Lykke Li, ese año presente con “I’m Good, I’m Gone” y The Veronicas con la tremenda “Untouched”.

Con las dos hermanas australianas me detendré un poco porque hasta el día de hoy me sorprende que un grupo esencialmente confeccionado para ser un producto pop manipulable fuese capaz de trascender esa lógica con una canción que no se esfuerza en trascenderla para nada y conquistar un público más allá del adolescente. Afortunadamente el tiempo les ha dado la razón y hoy tienen una carrera muy respetable (al menos musicalmente hablando). Un poco como t.A.T.u. pero con menos polémica.

Conclusiones
Los diez meses que el juego mantuvo vigencia en los gamers coincidieron con mucha de la música más increíble puesta en un juego. Es debatible si fue o no el mejor soundtrack de la historia de FIFA, pero entre los tres mejores si pelea, con toda seguridad.
Bien dicen que las edades de oro fabrican sus propias decadencias. Aunque profundizaron en varios de los aspectos más destacados del soundtrack anterior y en FIFA 09 el indie rock fue más amo y señor de lo que pudo serlo antes o después, eso fue en contravía con los exponentes de otros lugares del mundo, lo que nos privó de conocer más exponentes africanos o latinos. Se hizo más anglo la selección y en cierta forma más segura. A partir de este momento EA Sports seguirá esa dirección, y aunque seguirá ofreciendo buenas canciones, no volverá a tener ese aire casi revolucionario que ofrecían sus soundtracks, ni la misma asertividad en la curaduría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s