Los 10 debuts del 2017

El hecho de que nuevas bandas sigan apareciendo es síntoma de que todavía hay tela para cortar.

Fue un gran año para los debuts este 2017. Numerosos proyectos aparecieron e impactaron de lleno, fuese para volverse los consentidos de la prensa que lenta pero segura dirige sus miradas a otras tendencias, o bien para ser atesorados por ese circulo cada vez más reducido de bloggers que resistimos lo inevitable (aparentemente). Incluso con todo lo que se habla de la muerte del rock, la notoria baja de popularidad de la música electrónica en los dos últimos años, la mayor autenticidad del R&B y el hip hop en la actualidad (que no es tan falso, eso sí) o esa obsesión con lo retro que al parecer hace que tome más fuerza lo de los hologramas de glorias fallecidas, la nueva música sigue apareciendo y, si, sigue sorprendiendo.

No lo veo tan así como lo ve todo ese sector, sin embargo. El hecho de que nuevas bandas sigan apareciendo es síntoma de que todavía hay tela para cortar. Si son puros remiendos o una confección totalmente nueva es cuento aparte, pero los discos y las canciones siguen apareciendo. Varias de ellas gustaron bastante por aquí, y es justo destacarlas.

Se queda por fuera

The Big Moon – Love In The 4th Dimension

Con canciones donde las melodías refinadas conviven maravillosamente con guitarras engañosamente crudas, The Big Moon dice presente con su impecable ‘Love In The 4th Dimension’. Las distorsiones aplicadas a un repertorio sentimental y algo introspectivo dan como resultado un trabajo casi artesanal, donde solo existen la banda y el oyente. Si bien apareció en una cantidad considerable de los listados de otros medios y dejó para el recuerdo sencillos como “Cupid” o “Formidable”, hubo un debut en esa linea más importante y más solido que le quitó la posibilidad de estar entre los elegidos.

10. sir Was – Digging A Tunnel

sir Was es el seudónimo de Joel Wästberg, productor sueco que con este debut puso en común el soul y el trip hop de una manera más explicita que en el pasado. Entre trazos de hip hop (sobre todo en la elección de beats), bajos profundos y alguna instrumentación tradicional perfectamente orquestada se las ingenia para confeccionar un LP lleno de momentos engañosamente relajantes y estados de trance que parecen más propios de alguien encerrado en su propio mundo.

9. American Lips – Kiss The Void

Concebido como un nuevo proyecto del baterista de Death From Above Sebastien Grainger, American Lips se centra en facturar un garage rock repleto de adrenalina y ganchos perfectos para bailar en su debut ‘Kiss The Void’. Ligero, despreocupado y tal vez por eso mismo contundente, nos dejó buenos temas aunque por mucho el más destacado sea “Beyond The 7-11”.

8. Sheer Mag – Need To Feel Your Love

Tras lanzar durante los años anteriores tres EPs donde el punk y el garage dominaban la situación, Sheer Mag debutó con su primer largo propiamente dicho, ‘Need To Feel Your Love’, donde pulen un poco la propuesta hasta definirla en los cánones del hard rock aunque sin sacrificar por completo esa suciedad informal con la cual se identificaron al principio. Suena muy como esos grupos de fines de los setenta tipo Boston o Eagles, con algo de esa tónica de carretera y riffs de guitarra muy de la época. No cumple por completo las expectativas, pero aun se hace querer gracias a lo certero de temas como “Meet Me In Street” o “Suffer Me”.

7. VENN – Runes

Una de las bandas que supo poner el listón bien alto y restaurar mucha de mi fe en el post punk como una tendencia que todavía puede escribir paginas notables en el futuro es VENN, trío que se la pasa entre Londres y Berlin tomando como inspiración el krautrock, el rock industrial y el propio post punk de esos dos lugares. En ‘Runes’ se cristaliza el aprendizaje de los dos años anteriores lanzando sencillos y EPs a la par que adquirían tablas por toda Europa. A lo largo de las nueve canciones demuestra una comprensión absoluta de sus influencias mientras intenta joderlas a su manera. Así tenemos el golpe metronómico y despiadado que le da vida a “Legacy Project”, lineas de bajo pegadizas como en “Real Blood”, pasajes donde el sintetizador se hace amo y señor como en “Slowly Sinking”, o la adaptación de los logros del post punk revival a un contexto renovado como en “Waxen Palms” No me queda sino decir que es una de las cosas más sublimes que haya escuchado en un buen tiempo.

6. King Woman – Create In The Image Of Suffering

Como dije en la reseña respectiva, seguramente el metal y el shoegaze llevan ya una relación de larga data, pero que el shoegaze se acercara al stoner rock puede que si sea nuevo. Y efectivamente eso consigue King Woman con su álbum debut, protagonizado por canciones sórdidas, con el abismo haciéndose sentir en cada espacio donde la guitarra prolonga su rasgueo mientras la cantante Kristina Esfandiari suena extrañamente dulce entre semejante pandemonium. Califica como “metal hipster”, seguramente, pero con piezas tan soberbias como “Hierophant”, “Shame” o “Manna” las denominaciones pierden sentido. Eso si, queda claro que se alinean al sonido que Alcest y Deafheaven vienen popularizando últimamente en algunos círculos, y la mejor evidencia es que la producción corrió a cargo de Jack Shirley, el mismo responsable de producir los tres discos de Deafheaven.

5. The Creases – Tremolow

Aunque todavía no hay mucha disposición de la crítica más influyente en considerar la existencia de un britpop revival, la aparición de una cantidad importante de grupos siguiendo esa linea debería hacer que tarde o temprano eso se de. ‘Tremolow’, el primer trabajo de los australianos The Creases es el que mejor cristaliza en su interior las intenciones de abarcar más que nadie todo lo que esa etiqueta abarca, pero con la sensación de que tienen los pies sobre la tierra. Pegadizos, certeros, con melodías muy bien trabajadas y un vocalista como Joe Agius que encarna ese personaje seguro de si mismo pero a la vez concentrado en no perderse entre su propio ego que describe perfectamente esa nueva tendencia. Naturalmente ayuda mucho tener temazos en la linea de “Is It love”, “Everybody Knows” o “At Last You Find”.

4. Mura Masa – Mura Masa

No siempre se trata de gustos en THIS IS MUSIC. Si se trata en cambio de reconocer el talento cuando se le ve y escucha, venga de donde venga.
Dicho eso, ¿Cómo demonios hizo Mura Masa para 1) poner en común el house, el EDM, el hip hop, y hasta el trap con la música popular y 2) tener colaboraciones que van desde A$AP Rocky y Charli XCX hasta Damon Albarn? No tengo ni la más remota idea. Pero con toda seguridad el tipo consiguió ir un paso más allá de lo que Major Lazer viene haciendo por el mero hecho de que esos invitados y esos géneros se sometieron a un proceso no muy alejado del que aplica Flume normalmente: pura y física deconstrucción musical hasta hacer que esos elementos se armen de forma aparentemente aleatoria en temas extraños pero aun así, atrapantes. Intentó algo que entre los más puristas seguramente equivaldrá a tirarse los pelos: hacer eso que por acá llamamos “género urbano” más blanco, más anglo.

3. Sundara Karma – Youth Is Only Ever Fun In Retrospect

Tras una serie de EPs que se ganaron sus seguidores entre la crítica inglesa, Sundara Karma lanza su primer largo, ‘Youth Is Only Ever Fun In Retrospect’, con deudas importantes hacia The Maccabees y, sobre todo, Arcade Fire (si bien el barroquismo de los canadienses se reemplaza aquí por una mayor presencia de guitarras). Junto a INHEAVEN o The Big Moon, este cuarteto se ha encargado de darle visibilidad a una tendencia que no parece tener mucha relación con el típico continuo del rock británico (invasión británica, glam rock, punk, madchester, britpop, indie rock) gracias a canciones como “Olympia”, “Loveblood” o el tremendo sencillo “Flame”.


2. The World – First World Record

Para entender qué es The World piensen en una versión más anémica de Siouxsie And The Banshees, o en The Raincoats eliminando el factor intimidad que rescataba Kurt Cobain al referirse a ellas en las entrevistas, o en una colisión de frente y sin cinturones de seguridad entre The Pop Group y The B’52s. Nos quedamos con la valentía que suele inspirar la ingenuidad, le sumamos algunos vientos y ahí lo tenemos: un grupo de lo más sorprendente, y un debut que apelando al ingenio y la ironía propias del post punk desde el propio título, ‘First World Record’, ratifica el renovado ímpetu que ha contagiado al género en los últimos tiempos. Las canciones no suelen pasar de los tres minutos y suelen ser gemas tipo “Hot Shopper”, “Namasté”, “Ghost Town” o genuinos diamantes como “Some Like It Hot”. Hay que seguirles la pista.

1. Cigarettes After Sex – Cigarettes After Sex

Vayamos sin rodeos: es uno de los mejores debuts de este milenio. No recuerdo haber escuchado en esa línea del tiempo particular del rock alternativo (ni siquiera en la del rock en general) tant
a elegancia para plantear una atmósfera tan compacta, sobrecogedora y conmovedora como la que plantea Cigarretes After Sex en su muy esperado álbum debut. Tocó más fibras que nadie, consiguió ser más consistente, acogedor y desgarrado que nadie haciendo de la calma su arma y, sobre todo, despertó una aclamación casi que unánime. Greg Gonzalez simplemente dio en el clavo, así como lo viene haciendo en todos estos años que pulió a gusto todo un método para hacer las cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s