Los 10 discos hispanoamericanos del 2017

Unos encararon situaciones sociales concretas, otros eligieron una mirada cotidiana y el resto impactó porque se lo propuso sin seguir esas reglas.

Suele ser costumbre que Latinoamerica (vista como los países de México hasta Argentina y la ex-metrópoli España) deje sensaciones muy positivas año tras año con el material discográfico que aparece. Más allá de la cosa con “Despacito” y sus secuelas, en este 2017 hubo una especie de salto adelante entre los actos más vinculados a lo alternativo (entendido hoy, supongo, como todo lo que no se relacione con el “urbano”), en particular porque varios grupos decidieron dar un paso al frente y establecer un dialogo con nuestra perspectiva frente al presente que nos toca vivir. Unos encararon situaciones sociales, políticas, económicas y culturales concretas; otros eligieron una mirada cotidiana, varios más se pusieron en un termino medio y el resto impactó porque se lo propuso sin seguir esas reglas.

¿Estamos ante una nueva edad dorada? Es difícil responder a eso ahora mismo. Las señales no son del todo claras, mucho menos con el éxito del reggaeton, el trap y similares en los Estados Unidos. Pero afortunadamente podemos decir que el nicho sucesor de eso que en su momento se llamó “rock en español” se las ingenió para consolidar varios nombres en esta década, a los cuales se suman los inoxidables que siguen haciendo carrera desde los lejanos años noventa y los infaltables actos sorpresa que cada año se las ingenian para colarse. Hay espacio para todos ellos, y es hora de darles su lugar en este repaso.

Se queda por fuera

Los Amigos Invisibles – El Paradise

Es debatible si es su álbum más ambicioso hasta la fecha (no es como que se reserven nada cuando graban, normalmente) pero da la sensación de que nunca antes Los Amigos Invisibles se habían concentrado tanto en lo que se refiere a juntar sonido e imagen con la fuerza que se percibe en ‘El  Paradise’. A lo largo de sus 17 canciones dejan ver que su exploración de los ritmos latinos se pasa más que nunca por el filtro anglo y el de los sintetizadores, a lo que se suma la experiencia acumulada de tipos con tanto tiempo en el negocio. Casi que se siente uno en Vice City o una escena de Scarface escuchándolo. Así de retro es. Lo bueno es que incluso con esos delirios gringos de por medio el resultado es bastante satisfactorio. Recomendable “Sabrina”, donde colabora Oscar D’ Leon.

10. Caloncho – Bálsamo

Siendo todavía fiel a esa mirada indie pop tan personal, Caloncho decide bajar las revoluciones en ‘Bálsamo’ y evocar en un extremo incursiones con el bolero en la canción titular, y en el otro una onda más inocente y tranquila en temas como “Equipo”. Seguramente no es el mejor de sus trabajos, y hasta puede ser un álbum de transición hacía otra dirección creativa, pero hay suficiente valor en él para destacarlo.

9. Somos La Herencia – Zigurat

Cuarteto madrileño fascinado con las formas siniestras del post punk (no se preocupen, no será el único que consiguió abrirse lugar en esta lista), lanzaron su segundo EP ‘Zigurat’ como un abrebocas del que será su primer largo. Y qué abrebocas, pues la mística propia del gótico se apodera de la situación sin reparos en los cuatro temas que lo conforman. Bastante recomendados, y ojala que los deje con la misma expectativa que a nosotros frente a su debut largo.

8. Havalina – Muerdesombra

Me produce algo de vergüenza reconocer que apenas hasta ahora se de la existencia de esta agrupación madrileña. Es el tipo de banda que debería conocer desde siempre y sin embargo hasta hace muy poco en realidad me topé con ‘Muerdesombra’, donde su fascinación por bandas como The Smashing Pumpkins o The Cure es llevada al limite entre guitarras contundentes y momentos donde los teclados o la pedalera de efectos añaden esas texturas tan atractivas de temas como “Malditos Mamíferos” o “Nacidos De La Bruma”.

7. Sexy Zebras – La Polla

El año de la consagración para los españoles Sexy Zebras fue finalmente este. Tras una serie de discos donde no terminaban de decidirse entre hacer neo punk o un hard rock cercano al de Guns N’ Roses o los primeros Manic Street Preachers, finalmente encontraron la respuesta (una combinación explosiva de ambas cosas) en ‘La Polla’, un álbum con guitarras a tope y una que otra palabrota para no perder la costumbre. Inflamable y poderoso en “Yeah”, “Sexo Y Marihuana” o “Mami”, demuestra de igual manera que pueden ser engañosamente melódicos en la memorable “Quiero Follar Contigo”.

6. Lucybell – Magnético

Tras terminar la reunión de todos los miembros que formaron parte de la banda a lo largo de su historia con la grabación del EP ‘Poderoso’, Claudio Valenzuela retomó las cosas por donde las había dejado con Eduardo Caces y Cote Foncea, se exigió como nunca antes para grabar el mejor álbum pos
ible y así surge ‘Magnético’. Es autoreferencial en muchos sentidos, pero al mismo tiempo plantea una nueva ruptura hacía un sonido más cercano que nunca al de The Cure. Todo el disco en si mismo es magnífico, pero “Por Amor” bien vale como único y mejor argumento posible para incluirlo en la lista.

5. Juana Molina – Halo

No muy lejos de ese minimalismo atrapante de Feist, Juana Molina es un caso único. Del desprecio al que se sometió por hacer vanguardia en una Argentina donde los rolingas eran la ley (y para rematar siendo más conocida por su carrera previa como actriz) hizo callo hasta que la sensibilidad de toda Latinoamerica estuvo finalmente alineada con la suya propia y pudo aceptar su música. En ‘Halo’ simplemente reafirma que estuvo en lo cierto desde el primer día.

4. Rakta – Oculto Pelos Seres

Siendo Brasil un lugar tan pródigo en eso de sacar bandas post punk o góticas no es realmente extraño que de vez en cuando aparezca una banda por el estilo que nos llame la atención. Hace un tiempo fue Plastique Noir quien se coló en una de estas listas, y ahora le toca a Rakta. Una mezcla fina entre noise rock y post punk al mejor estilo de Savages con golpes de batería aun más contundentes las ha llevado a lanzar bastante material desde 2013 entre sencillos, EPs y algún LP. En ‘Ocultos Pelos Seres’ dan un salto hasta dominar sus instrumentos para volverlos maquinas generadoras de miedo e imágenes sórdidas.

3. Los Planetas – Zona Temporalmente Autónoma

Más compacto que sus  trabajos anteriores, ‘Zona Temporalmente Autónoma’ refleja entre guitarras brumosas y teclados sobrecogedores un estado de incertidumbre y temor hacia el futuro. El flamenco y la tradición española que venían explotando en sus últimos trabajos se ve rezagada en favor de un sonido que si bien no retorna enteramente al de sus inicios, es decididamente más anglo. El resultado es una dinámica neutra, más ensimismada y que toma nota atenta de los mayores logros de Los Planetas en sus 26 años de trayectoria. Aunque hay referencias al Medio Oriente en títulos como “Islamabad” o “Ijtihad”, las letras de Jota no confrontan al Estado Islámico (no directamente, al menos). Bien pueden referirse a eso como a la situación social y política de España en la actualidad. La sonoridad es oscura a más no poder. Basta escuchar “Una Cruz A Cuestas” para percibir la angustia que predomina en el álbum. Claro que no por eso se olvidan de su lado más melódico, y ahí nos dejan de corrido “Hierro y Níquel”, “Libertad para el solitario”, “Espíritu Olímpico” o “Ijtihad”,  a la par que exploran caminos que bien podrían considerarse como experimentales para los estándares de la banda como “La Gitana” o “Porque Me Lo Digas Tu” (con algunas cuerdas al fondo).
2. La Vida Boheme – La Lucha

Particular trilogía la que termina con ‘La Lucha’, el tercer álbum de La Vida Boheme. De las guitarras del debut a una amplitud notable del espectro en el tremendo ‘Será’, ahora con esta placa distorsionan su propia obra previa hasta volverla un todo donde las tremendas letras de Henry D’Arthenay se articulan con momentos instrumentales impecables que exploran lo latino y los logros de gente como Radiohead en ‘Kid A’. Se han confirmado como uno de los nombres grandes del rock en español en toda su historia, y han plasmado uno de esos trabajos que como hiciesen en su momento Los Fabulosos Cadillacs o Molotov, describen el sentimiento de todo un país pero al mismo tiempo sirven de espejo para toda Latinoamerica.

1. El Mató A Un Policía Motorizado – La Sintesis O’ Konor

Un reto durísimo el que afrontaron los argentinos de Él Mató A Un Policía Motorizado con su tercer álbum. Producido por Eduardo Bergallo (conocido por hacer de ingeniero de sonido para Soda Stereo en sus últimos años) ‘La Sintesis O’Konor’ enriquece el espectro musical de la banda platense al punto que, sin tener ya la presión de ser más auténticos que nadie en su país, Santiago Motorizado ejerce una mirada universal sobre la cotidianidad y deja en el proceso himnos como “Ahora Imagino Cosas”, “Las Luces” o “El Tesoro”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s