La historia del post-punk en 7 capítulos: Introducción

“¿Alguna vez sintieron que los habían estafado?” Con estas palabras de despedida de Johnny Rotten al público, en el último concierto de los Sex Pistols el 14 de enero de 1978, se colocó el último clavo sobre el ataúd de lo que fue el periodo clásico del punk”. En ese 1978 había incertidumbre, pero también ilusión. Se fraguaba un movimiento, una actitud que, inspirada en la fuerza de los Pistols, The Clash o Buzccocks y en parte reaccionando al montaje mediático que produjo esta como cualquier escena previa del rock; se propuso cambiar definitivamente la música de su tiempo. Desde puntos de partida distintos entre sus exponentes, el post-punk echaba raíces e iniciaba su historia.

¿Qué es el post-punk a ciencia cierta? Difícil tarea. Las distintas escenas, bandas y sonidos que produjo hacen difícil hablar de una sola forma del género. Aun así, existían elementos comunes entre las bandas que formaron el movimiento original, como un sonido de guitarra más espeso, un bajo que iba más allá de ser un mero acompañante para convertirse en el eje melódico de las canciones, y la incorporación de nuevos instrumentos alejados del rock (especialmente sintetizadores). Pero no es que hubiese realmente una forma patentada de hacer música (o no música) bajo esa modalidad.

Siendo fan del post-punk es inevitable ponerse un poquito romántico definiéndolo. Pero decir que es una fuerza de la naturaleza, un nombre muy bien puesto para una etapa coyuntural dominada por la idea de que los ámbitos de la vida cotidiana podían ser una vía más efectiva para cuestionar la realidad que el centrarse en la mera ideología política panfletaria (e incluso cuando se elegía esa vía se transitaba alterando las formas aplicadas por el rock y el punk hasta entonces) no parece tan alejado de la realidad.

Fue un momento donde se buscó derribar ídolos y desmitificar toda idea romántica que hubiese abarcado la música popular hasta ese momento (aunque paradójicamente se fueron creando varios nuevos ídolos y reafirmando algunas ideas previas de la música popular en el proceso). Entre ambos hubo una relación de causa y efecto, pues si bien había un rechazo marcado del post-punk frente al punk por devenir en una etiqueta comercial más, este supo capturar apenas unos meses atrás las frustraciones de la recesión económica en la cual vivían los Estados Unidos e Inglaterra durante la segunda mitad de los setenta.

De este modo, muchos de los grupos post-punk hicieron que esa frustración mutara de lo virulento y chocante hacia algo más reflexivo, introspectivo y en ocasiones oscuro, dando importancia a la palabra y a las atmósferas por encima de la mera estridencia lírica e instrumental. Así tenemos que Joy Division le debe por igual a Sex Pistols que a The Doors, o el paso de John Lydon (luego de verse impedido de usar el nombre “Johnny Rotten” por líos judiciales con su manager Malcolm McLaren) de los Sex Pistols al experimento más centrado en el dub y la música disco que resultó Public Image Ltd., o la reinvención de The Damned para pasar del punk a ser un exponente del gótico, por dar algunos ejemplos.

Tomó lugar en el Reino Unido, principalmente, pero Estados Unidos, Australia y la Europa continental también seguirían ese influjo de plantar cara a la sociedad desde sus cimientos más fuertes: la cultura y la tradición. Más adelante Latinoamérica y Asia se unirían a la fiesta.

Conforme se fue desarrollando y diversificando en subgéneros la clasificación de lo que era post-punk o no se hizo más difusa, pero con su revival en el nuevo milenio abarcó principalmente aquellas bandas inspiradas en el sonido de agrupaciones arquetípicas como Joy Division, Gang Of Four o Wire, delimitando notablemente el sonido con respecto a lo que supo ser originalmente. No obstante, la tendencia ha variado un poco en la última década al abrir paso nuevamente a propuestas más arriesgadas.

Sin embargo y más allá de la generación a la cual correspondieran, todas las bandas del movimiento comparten la misma meta: desafiar los convencionalismos del rock de su tiempo.

Esperen pronto el que, formalmente, es el primer capitulo de la serie.

Anuncios

Un comentario sobre “La historia del post-punk en 7 capítulos: Introducción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s