Reseña: Lowtide – Southern Mind

Luego de algunos EPs y un debut largo que apeló al uso de lo más etéreo que tiene el shoegaze para ofrecer como caballito de batalla,  los australianos de Lowtide lanzan un nuevo trabajo discográfico titulado Southern Mind, precedido por la partida de su bajista Giles Simon y la necesidad de reacomodarse sin sacrificar todo el trabajo realizado hasta el momento. Afortunadamente la inventiva del guitarrista Gabriel Lewis y la celestial voz de Lucy Buckeridge fueron capaces de reafirmarse como referentes suficientemente sólidos para seguir con la historia de la banda.

Desde un primer momento cuando se publicaron los adelantos “Alibi” y “Elizabeth Tower” quedó en evidencia lo fundamental que sería el uso de punteos en reverb para esta ocasión, mismos que sitúan su música en una línea un poco más cercana al gótico. Prueba de ello la tenemos en la canción titular, una declaración de intenciones que hila caminos con una particular lógica entre lo mostrado en su trabajo previo y lo que han decidido explorar ahora. “Window” puede incluirse en esa categoría con esa mayor prominencia del bajo y la batería en el resultado final.

Lowtide - Southern MindConstantemente escuchamos un tira y afloje entre la catarsis llevada a sus límites más radicales en “A.C”, y la inmensidad ofrecida en “The Fear”, “Fault Lines” o el instrumental “Olinda”, que apelando a la simplificación de los recursos consigue algo muy potente y casi slowcore. Lo que pone en común ambos frentes es la sensibilidad dream pop que les permite dejarnos piezas como “Window” o “On The Fence”, que sin ser lo más notable que tienen para ofrecer todavía resulta suficientemente efectivo para no restarle fluidez a la placa.

Tal como su debut homónimo del 2014, hay una dosis de pesadez que le confiere a todos los tracks una fuerza que no por eso le quita a las pistas esa propiedad típica del shoegaze y el dream pop de ser algo envolvente, atmosférico y nocturno. Las referencias sonoras de Slowdive y Cocteau Twins siguen siendo ineludibles para encarar su naciente catálogo, pero el resultado sigue siendo tan fresco, ensimismado e hipnótico como cuatro años atrás. De momento no parecen interesados en buscar una identidad que les sea más propia, pero mientras conserven ese ingenio para continuar grabando canciones tan enigmáticas, profundas y atrapantes, no tendrán muchos problemas para llamar nuestra atención.

Aquí va “Alibi”.

Calificación: 3/5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s