10 canciones de Duran Duran

¿Los One Direction de su época? Probablemente. ¿La banda más amada y odiada de los 80s? Patentado. ¿Un grupo mucho mejor de lo que parece en una primera impresión? Sin ninguna duda.

Hay algo innegable y es que de todos modos a diferencia de toda esa progenie de boy bands que inspiraron con su ejemplo, el tiempo le terminó dando un lugar un poquito más trascendente a Duran Duran. Así como despectivamente se les calificó como “el lugar donde el punk viene a morir”, ciertamente fueron capaces de poner en común cosas como la música disco, el synthpop, la new wave y la firma sesentera de armar hits (coros pegadizos y melodías sencillas) para forjar una carrera que sigue casi 40 años después fascina tanto por lo conseguido en sus mejores días como por lo que pudieron grabar en los peores. Y para celebrar eso, traemos una selección de diez canciones.

Unas son hits, otras no tanto. Pero de un modo u otro son un repaso por el camino que transitaron hasta hoy, y tal vez seguirán transitando porque aparentemente están preparando nuevo material.

1. Come Undone

Si la pongo de arranque es porque no tiene mucha discusión eso de incluirla. Aún cuando “Ordinary World” fue el tema que los sacó del olvido en los 90s, consideró que esta confirmó su legitimidad no solo como una banda capaz de ser algo más que un fenómeno adolescente en su momento, sino porque dejó claro a todos que ese cuidado por la imagen era algo legítimo y serio, no una cuestión netamente de vender. Fuera de eso, todo en ella es memorable. La línea de bajo (que curiosamente no tocó John Taylor sino un músico de sesión), la guitarra de Warren Cucurullo y la forma en que la voz de Simon LeBon juega con la acompañante femenina es sublime más allá de épocas y lugares. Me atrevería a decir que es la única canción de ellos que logró algo así.

2. Careless Memories

Y fue la única porque antes de eso todo en Duran Duran obedecía al influjo del new romantic, o en sus peores días a seguir tendencias en busca de rascar algo de dinero. Cuando debutaron en 1981 con su homónimo, eran una mezcla de guitarras new wave con ideas disco-synthpop. Unas eran más frenéticas que otras, pero “Careless Memories” era una catarsis garantizada en vivo gracias al ritmo preciso aportado por el bajo-batería de John y Roger Taylor, junto a la infalible guitarra de Andy Taylor, probablemente el 50% de los motivos por los cuales la banda fue la definición de los 80s por antonomasia.

3. Save A Prayer

Antes de “Come Undone”, “Save A Prayer” fue lo más parecido a una canción capaz de trascender épocas que tuvieron. Más sencilla instrumentalmente (el sintetizador de Nick Rhodes hace una línea repetitiva y la guitarra acústica ejerce la melodía con acordes muy básicos), lo que indudablemente le da ese tono especial es la interpretación de LeBon, pasada de rosca como podríamos acusar a Brandon Flowers hoy en día, pero que invariablemente funcionaba.

4. The Wild Boys

Buena parte de mi admiración hacía Duran Duran proviene de que a menudo su música solía ser oscura. No a niveles de The Cure, por supuesto, pero en los temas que no eran sencillos explotaban mucho ese otro espectro. De pronto por eso “The Wild Boys” destacó: atmosférica, con un aura apocalíptica y ese “Wild boys” en los coros repetido como si fuese la firma de un DJ incrementaba esa sensación; seguía teniendo los ganchos típicos de sus sencillos, pero no tenia casi nada del glamour mostrado un año atrás en Rio.

5. The Reflex

Cuando lograron conquistar Estados Unidos en 1984 con Arena, Duran Duran todavía tenía un as bajo la manga para ratificar su conquista: Seven And The Ragged Tiger si bien sacrificaba mucho de lo que los hizo especiales al inicio en favor de puras canciones de estadio, aún dejó claro que incluso para ser una máquina de hits eran implacables. “The Reflex” fue la máxima prueba de eso, entre las guitarras potentes de Andy y un coro digno de esa década que tan bien representaron, para bien y para mal.

6. A View To A Kill

No soy muy cercano al mundo de las “canciones Bond”, por lo que no puedo asegurar con plena certeza que sea la mejor de ellas. Pero de algo si estoy seguro y es que logró trascender sin problema la película para la que se compuso (muy meritorio, tomando en cuenta que fue la última de Roger Moore haciendo de 007). Destacable la versión en vivo que hicieron en Coachella, donde rindieron tributo al recién fallecido compositor de las bandas sonoras de la saga con una sección orquestal para introducir el tema al mejor estilo Bond.

7. Do You Believe In Shame?

Big Thing es posiblemente el álbum más subestimado de Duran Duran y uno que puede presumir de competir con cualquiera de sus mejores discos, pero por salir a la venta cuando todos los daban por acabados no tuvo el reconocimiento que merecía. Me debatía entre esta y “All She Wants Is” para ilustrar mi punto, pero haciendo falta los medios tiempos en este listado me quedé con esta. Los teclados y la producción bien espaciosa pueden ser traicioneras, porque en el fondo estamos ante algo que con más presencia de guitarras seria un blues. Honestamente no estaba nada lejos de la sensibilidad de unos Peter Gabriel o Phil Collins por esos días, al menos en lo que a intenciones se refiere.

8. What Happens Tomorrow

Cuando Duran Duran decidió reunirse con la formación original en 2001, había bastante expectativa pero también muchas dudas sobre cómo podría desempeñarse el grupo tras una trayectoria de altibajos desde mediados de los ochenta hasta entonces. Con Astronaut de 2004 despejaron muchas de esas dudas a pesar de que fue un álbum más justificado por los sencillos que por el disco en si. Este en especial mostraba una faceta más pop rock de lo que acostumbraban, siendo Andy Taylor el protagonista con la guitarra de principio a fin.

9. All You Need Is Now

Algo subestimado a pesar de marcar su mejor álbum desde que Andy Taylor dejó Duran Duran definitivamente, este álbum de 2011 y la canción que le da nombre son indudablemente de lo mejor que hayan grabado. Mantiene ganchos clásicos como las repeticiones de los coros y su forma de jugar con ellas, pero al mismo tiempo la producción sufre una actualización muy por el estilo de la que hicieron en su momento Kylie Minogue o Madonna. Tal vez por eso los sintetizadores de Nick Rhodes suenan retro pero todavía vigentes, sin perder de vista lo hecho por grupos inspirados en su ejemplo como Scissor Sisters.

10. You Kill Me With Silence

Para terminar, en esta canción de Paper Gods se combinan varios elementos bien conocidos en Duran Duran como la melancolía de la letra, los sintetizadores de Rhodes llenando todo el espacio y la interpretación intensa de LeBon con otros relativamente nuevos, como ese aire de “nuevo R&B” que desprende la melodía. El resultado a su modo consigue ese “retro pero vigente” que aplica para prácticamente cualquier canción anglo hoy por hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s