Reseña: Chase & Status – RTRN II JUNGLE

La transición de ciertos proyectos de electrónica derivados del breakbeat que mutaron de sus orígenes como DJs/productores hasta convertirse en auténticas bandas en vivo si bien no es una novedad en si misma, le dio un matiz muy especial a ese estilo en la década que está por terminar. De algún modo parecen haber asimilado eso que el big beat puso sobre la mesa en los 90s (la posibilidad de utilizar la energía del rock al servicio del house) pero con armas que en parte por la complejidad en la producción pero tambien por las distintas colaboraciones en multiples discos de actos por el estilo se han sabido llevar de maravilla con esa energía.

Entre esos proyectos Chase & Status es el que conserva más vínculos con el breakbeat original. Aunque inicialmente hicieron del jungle su eje principal, con la grabación de Tribe en 2017 grabaron el que hasta la fecha es su trabajo más accesible. Slaves, Emeli Sandé, Seinabo Sei y Blossoms fueron sólo algunos nombres que colaboraron en esa ocasión para darle forma a un trabajo donde por primera vez el dúo incursionó en una sonoridad más cercana al drum and bass y al UK Garage, siendo el resultado por tanto más luminoso.

Ahora con su quinta placa, RTRN II JUNGLE, tenemos ante nosotros un trabajo más focalizado, casi un ejercicio de estilo al incursionar todavía en la linea del drum and bass pero como indica su título, recuperando mucho del espíritu jungle presente en sus inicios, cosa especialmente obvia al mirar las colaboraciones, particularmente “Shut Up” y “Heather”, esta ultima con la “vieja confiable” del género, General Levy en las voces (el mismo de este clásico de la vida). Muchas de las colaboraciones son de hecho de raperos o personajes con el porte ragga siempre presente en la voz, sirviendo como ejemplo Kabaka Pyramid en “Murder Music”, si bien se encuentra cercana al drum and bass. “Program” con ese ruido de sirena al fondo junto a la imponente voz de IRAH es un detonante de emociones poderoso.

Aparte de “Murder Music”, “Original Business”, “Burning” y “Retreat2018” ponen la cuota netamente drum and bass en el LP, pero a diferencia de lo que ocurría en Tribe, la producción busca claramente orientarse a su lado más oscuro, sin descuidar la sofisticacion que lo caracteriza, así como lo intrincado de los beats y los cambios de ritmo.

Como pasó con su Tribe de 2017 donde desafiaron a su público jungle en aras de ampliar y diversificar su audiencia, de algún modo RTRN II JUNGLE representa el ejercicio opuesto: poner a prueba este nuevo público aplicando una dosis del breakbeat que los puso en el mapa. Y también una conciliación con sus primeros fans, claro está. Es una lástima que corra el riesgo de pasar desapercibido justamente por centrarse en un estilo “de nicho”, pero realmente vale mucho la pena el ejercicio.

Mi recomendada es “Bubble”. Esos beats nerviosos inevitablemente remiten a tiempos un poco más halagueños para hacer música electrónica. Tiempos donde el breakbeat era como alquimia, o ciencia de cohetes.

Aquí va “Delete”.

Calificación: 3.5/5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s