Reseña: Liam Gallagher – Why Me? Why Not

Liam Gallagher sorprendió con As You Were, su debut en solitario de hace ya casi dos años. Un trabajo energético, contundente, preciso, certero, donde dejaba claro que si bien su hermano Noel era el que componía en Oasis, esa banda nunca habría sido lo mismo sin él cantando. Aplica a la inversa también, por supuesto, pero el mayor no tenía necesidad de probar tantas cosas como la tenía el protagonista de esta reseña. Prueba de eso es que en medio de la promoción previa al lanzamiento se atrevió con un Unplugged para MTV que, siendo justos, fue entretenido.

El caso es que, espoleado por ese éxito de su debut, encara un nuevo capítulo con Why Me? Why Not donde la consigna parecía ser continuar con eso que ya le había funcionado, pero tal vez profundizando más en la producción, todavía a cargo de Greg Kurstin, ahora acompañado también de Andrew Wyatt, cantante de Miike Snow. Ambos se encargaron de coescribir con Liam buena parte de las canciones, siendo de hecho que esta vez no encontramos nada que él escribiera solo.

A pesar de lo anterior, no me sentía particularmente optimista con este disco. Los sencillos parecían correctos pero no conseguían impactar tan bien como hubiese esperado de su parte. La producción parecía haber tomado más protagonismo que la composición en si, constituyendo el gran detalle que definirá el segundo en solitario del ex-Oasis.

Dos sencillos se encargan de abrir el disco, justamente. “Shockwave” comienza con un golpe de batería contundente y usando una base similar a la que usa Black Rebel Motorcycle Club en “Spread Your Love”. “One Of Us” tiene un estribillo efectivo y conserva el equilibrio entre las cuerdas y la banda como tal, permitiendo que la voz se apodere de la situación como bien sabe Liam. Britpop puro y duro que todavía tiene un espacio para funcionar. El detalle negativo es que acá comienza a darse algo que ocurrirá en varios tramos del disco: exageraron con los retoques a la voz, y hay puntos donde no se siente realmente al tipo cantando. Entiendo que no tiene el alcance de sus mejores años y ciertamente no es la primera vez que se debe hacer algo así con él, pero ese detalle le restará puntos al resultado final y sobre todo, es más evidente que nunca.

“Once” es la primera balada, pero no termina de funcionar. Es encomiable que la guitarra acústica tire de una ejecución más intima y alejada del rasgueo que se acostumbraba en Oasis, pero es como que pasan los minutos y no despega. Le hace falta ese cambio de tono épico que a menudo caracteriza las canciones de Liam. En “Now That I’ve Found You” suena mucho a Wings en “Band On The Run”. Funciona mejor.

Liam ratificará esa sensación de sacar inspiración de los 70s en la que por mucho es la canción más certera: “Halo”, no muy lejos de lo más pegadizo que tuviera Electric Light Orchestra en sus días de gloria. Una batería contagiosa y una interpretación brillante que, doblada y todo, cumple con el cometido de ser intensa, apasionada y capaz de mover multitudes y, de paso, mejorar con creces las incursiones buenas de por si que hizo en As You Were. Será interesante ver cómo le va con esta en vivo, porque tiene todos los papeles para ser inamovible en sus conciertos.

Debo admitir que tuve mis dudas con la canción que da título al disco, pero finalmente di con el chiste de por donde van las cosas con ella. “Why Me? Why Not” es básicamente Liam jugando a ser Joe Cocker pero con una voz que a ratos es más suave. Por lo demás combina astutamente momentos de guitarra con cuerdas logrando que aun cuando suene cargado a ratos, funcione. “Be Still” vuelve a las guitarras como protagonistas y es de lo más cercano a lo que supo hacer en Oasis. Probablemente y de forma algo paradójica eso la haga pasar algo desapercibida entre muchos que escuchen el disco.

Hasta aquí podemos decir que el álbum va dentro de lo que cabría esperar. A lo mejor no igual de rompedor que el debut, pero en general una buena continuación. Pero en las últimas pistas comienza a flaquear seriamente comenzando con “Alright Now” , una pieza que con todo y sus intenciones (es de las pocas que dejan espacio para cada instrumento) no se siente igual de inspirada que lo mostrado en la primera parte. Algo similar pasa con “Meadow”, que habría resultado una balada llamativa con ese órgano prolongado al fondo si no fuese porque exageraron con los efectos en la voz de Liam hasta hacerlo parecer un robot. Se podría argumentar que ese eco era el buscado en la consola, pero no veo la contribución favorable del mismo.

Intenta remontar con “The River”, de ritmo más contundente y retomando la inspiración de los 70s que tan buen resultado le dejó en los otros temas, pero sin ser mala del todo lo cierto es que no termina de funcionar. El cierre es con “Gone” donde encontramos algo seriamente distinto a esa zona de confort que caracteriza la música de Oasis, pero en general intrascendente. Ni siquiera el hecho de escuchar a Liam hablando en la parte media en vez de cantar resulta suficiente.

Claramente en Why Me? Why Not tenemos un trabajo más orquestado que As You Were. Hay más muro de sonido y las cuerdas son omnipresentes, pero no las usan igual de bien que en, por dar una referencia, “For What It’s Worth”. No dejan espacio para que las canciones respiren y se siente muy sobrecargado por momentos. No es un disco tan espontaneo como cabría esperar de Liam, y el resultado no se traduce en una mejora o un avance, mucho menos como un cambio real. Tampoco es que lo necesitara mucho, pero deja mucho para pensar que una canción tan potente como “Invisible Sun” no fuese incluida en el listado original y estuviese relegada a la edición de lujo.

No es buen síntoma que habiendo resultado medio sosos los sencillos en su momento, muchos se sientan mejores comparados con el resto del disco.

Lo más destacado en el apartado instrumental es la batería. Es la que marca la diferencia, la que impone condiciones entre canciones. Prueba de eso es que “Halo” y “Shockwave” destacan por encima de la media, y cuando esta se ausenta o no es protagonista hay baladas, que en general no son muy convincentes, con la excepción de “Once”, si bien sospecho que tuvo que ver más en eso el video que la canción en si.

Aunque pueda ser inevitable mostrarse algo condescendiente con Liam en eso de la calidad o el resultado (sobre todo siendo quien escribe fan de Oasis) es evidente que por momentos se escucha un Liam incómodo. No se le siente tan afilado, tan empeñado o con tantas ganas de probar algo o cerrar bocas como en el debut. No parece que disfrutara mucho cuando le toca cantar los temas con más producción o detalles que lo saquen de su zona de confort (que básicamente puede ser la misma del fan radical de Oasis). La primera mitad pasa bien a pesar de sus vicios pero en la segunda el bajón es evidente.

En definitiva, esperaba menos de su parte por como iban los sencillos y no es difícil aceptar que fue un sucesor aceptable, pero tampoco es que Why Me? Why Not cumpliera realmente las expectativas creadas con su debut.

Mi recomendada es “Halo”, sin ninguna duda. Cuando realmente se lo propone, Liam puede enganchar sin atenuantes de ninguna clase y esa canción lo demuestra como pocas de su trayectoria post-Oasis.

Aquí va “Why Me? Why Not”.

Calificación: 2.5/5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s