10 canciones de Underworld

Underworld es una banda que ha visto su carrera desarrollada de una forma algo curiosa. No han gozado plenamente del apoyo de la crítica por formar parte de esa ola de electrónica “progresiva” donde la musicalidad era algo más desarrollada y “libre” que el 4/4 del house tradicional o los breakbeats de las tendencias de los 90s junto al hecho de que las letras de su cantante (y ocasionalmente guitarrista) Karl Hyde suelen ser vistas como rellenos sin sentido. Pero con todo y eso pueden decir que colaron un clásico de los 90s (así fuese por un extraño golpe de suerte con “Born Slippy”, tienen uno de los directos más venerados de la música electrónica con Everything Everything, y a la fecha por una combinación de factores mantienen vigencia en festivales de primera línea en todo el mundo.

Verlos en vivo es algo engañosamente simple. Las luces no abusan de su presencia y desde que lanzaron Barbara Barbara, We Face a Shining Future en 2016 han optado por proyectar los títulos de sus canciones a las espaldas. Por lo demás vemos únicamente a Rick Smith en las máquinas y a Hyde cantando y bailando. El detalle es que no son ruidos cualquiera los que salen de los sintetizadores, no es cualquier baile el que vemos en Hyde, y definitivamente no son canciones cualquiera las que interpreta el hoy dúo. Hay detalles en cada una, peculiaridades que rara vez responden a seguir la fórmula que les dio nombre la primera vez. Básicamente por eso han sobrevivido al paso del tiempo, y básicamente por eso una lista de canciones suyas era un paso lógico.

El catálogo de Underworld es bastante amplio y diverso (estamos hablando de dos tipos que formaron esta sociedad en 1979, incluso antes de llamarse Underworld desde 1987). No nacieron con el house, “simplemente” lo adaptaron a las influencias que tenían en sus inicios mientras ellos mismos iban mejorando como músicos-productores. No garantizamos cubrirlo todo con estas 10 canciones, pero al menos les picaremos la curiosidad por averiguar más. Eso, por supuesto, mientras contamos algo de la historia del grupo.

1. Underneath The Radar

Cuando Underworld lanzó sus primeros discos, Underneath The Radar en 1988 y Change The Weather de 1989, eran una banda hecha y derecha. Además de Hyde y Smith, los acompañaban el bajista Alfie Thomas, el baterista Bryn Burrows y el teclista John Warwicker, haciendo algo más por el estilo de lo que hizo popular a Janet Jackson en sus inicios que eso por lo que finalmente los recordamos. La canción que da título a su debut deja ver que no se distanciaba mucho de las maneras de grupos como Simple Minds, tal vez diferenciándose en que mostraban una mayor fijación en el ritmo. De hecho lograron algo de éxito en Estados Unidos gracias a la aparición del tema en Miami Vice y hasta telonearon a Eurythmics en una gira por ese país. Parece mentira que estemos hablando hoy de la misma banda en términos tan distintos.

2. Mmm… Skyscraper I Love You

Que Underworld sea lo que hoy conocemos tiene nombre propio: Darren Emerson. Cuando Hyde y Smith se quedaron solos tras la partida del resto de miembros durante un receso que se tomaron tras el segundo disco, retomaron el proyecto en plena efervescencia de las raves en Inglaterra. Probablemente vieron ahí la respuesta al “¿y ahora qué?” del proyecto, y por eso llamaron a Emerson de apenas 20 años (Hyde y Smith le llevan más de diez años) para que se uniera en calidad de DJ. La verdad es que fue un gana-gana, pues mientras Emerson aprendía a manipular las máquinas del estudio de grabación con la ayuda de Smith, este aprendía de Emerson todo lo relacionado con las raves. El resultado fue el álbum de 1994 Dubnobasswithmyheadman, que suprime todos los instintos pop mostrados en el pasado en favor de una fusión entre house e instintos progresivos que, en el caso de esta canción, no se diferencian mucho de lo que hacían Leftfield o The Orb por esos mismos días con esos ecos new age de los que hace gala por momentos.

3. Rowla

Cuando Second Thougest To The Infants salió a la venta en 1996, Trainspotting ya llevaba un mes de haberse estrenado. Eso mismo llevaba “Born Slippy NUXX” poniéndolos de moda. Lo cierto es que en ese disco ya se terminaba de perfilar el sonido que los hará reconocidos internacionalmente, siendo este un ejemplo notable de cómo los bajos adquirían una importancia cada vez mayor para darle energía a esos pasajes techno que se iban retroalimentando hasta adquirir con el paso de los minutos una intensidad tremenda.

4. Moaner

Nadie enseña a lidiar con la fama, y la de Underworld en años tan salvajes como los 90s afectó al punto que las relaciones entre Hyde, Smith y Emerson estaban por el piso. Aun así de ese periodo tan complicado surgió su obra maestra de 1999, Beaucoup Fish, donde ratificaron su lugar como una de los actos punteros de la electrónica del momento. Entre muchas canciones que podríamos destacar nos quedamos con el tema que cierra el disco (que también cierra su álbum en vivo Everything, Everything) básicamente porque es como si describiera desde el sonido la forma en que las tensiones y la vida de giras y conciertos sin fin de esa época llegaban a un punto de quiebre. No solo por el fin de siglo, sino porque tras terminar la promoción de Everything, Everything, Darren Emerson abandonaba Underworld para centrarse en su carrera solista mientras dejaba a Hyde y Smith con todo un estilo armado.

5. Two Months Off

El siguiente paso tras tener esta identidad consolidada fue desdoblarla. A Hundred Days Off de 2002 fue responsable de eso al probar variando esa inspiración rave hasta llevarla por estructuras más libres y por momentos reflexivas, sin regirse tan estrictamente urgidos a estremecer las pistas de baile como en los discos con Emerson. El sencillo bandera del disco es “Two Months Off” y en el encontramos al ahora dúo apoyado por una percusión tribal, muy en la línea de la que hacía popular a Safri Duo.

6. Boy, Boy, Boy

Otro ejemplo de esa reinvención hacia una electrónica más orgánica se vio en esta pista de Oblivion With Bells de 2007, donde se alejan completamente de la pista para darle más cabida que nunca a sus instintos progresivos con un ritmo lento y alguna guitarra borrosa al fondo. Esa forma de hacer las cosas más alejada del estilo contundente y discotequero de cosa que les restó a partir de entonces el apoyo de la crítica, que empezó a considerarlos pretenciosos porque, en tiempos donde la música se simplificaba cada vez más, ellos hacían la suya más elaborada.  Como dato curioso, en esta pista colabora Larry Mullen Jr., el baterista de U2.

7. Always Loved A Film

Lo anterior puede explicar por qué a Barking de 2010 le fue tan bien sin estar remotamente cerca de igualar los éxitos de los 90s. Más centrado en el house y el drum and bass, con la participación de High Contrast, Paul van Dyk y Dubfire en la producción y sin tanto espacio para las movidas raras; fue una apuesta segura que supo dejar muy buenos temas. Posiblemente el más recordado de ellos sea este por ser de lo más tradicional que hayan grabado jamás, y aun si no está ni cerca de ser lo más auténtico que hayan grabado en sus carreras resulta innegable el temazo que es.

8. I Exhale

Tras una temporada donde decidieron encarar proyectos solistas (Hyde en especial, colaborando estrechamente con Brian Eno en un par de discos conjuntos y lanzando en 2013 el LP Edgeland como solista), Underworld pública en 2016 Barbara Barbara, We Face a Shining Future, muy influidos por lo que hizo Hyde en solitario y donde parece imponerse nuevamente el lado progresivo del dúo en el resultado final. El sencillo principal del disco fue “I Exhale” y una vez más la percusión se sale de la forma más convencional de Barking para favorecer un sonido más “en vivo”. Lenta, atmosférica y repleta de ecos, se convirtió desde su lanzamiento en una fija de los conciertos.

9. Bells & Circles

Esta es una de las canciones del EP Teatime Dub Encounters, donde colaboran con Iggy Pop. Originalmente planeaban aportar entre ambos una canción para T2: Trainspotting, pero al descartar la canción de la banda sonora decidieron reutilizarla junto a otras que tenían en el tintero para este particular lanzamiento donde escuchamos a Iggy cantando sobre una base no muy alejada del krautrock, repleta de tensión y un aura no muy distinta del frenesí de, por ejemplo, “Dark Train”.

10. S T A R

Para cerrar, una de su ambicioso proyecto audiovisual Drift, que les ha servido no solo para mantenerse en movimiento publicando nueva música constantemente, sino para tener un motivo para seguir de gira por el mundo y no depender tanto del ciclo sencillo-album-gira tradicional en la industria. Influida por el drum and bass, esta es de las más recientes y en ella Hyde se dedica a mencionar nombres de famosos que van desde Ayrton Senna hasta Rosa Parks.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s